Beijing alimenta la próxima crisis estadounidense en Cuba

Por Alexander Liao
05 de Julio de 2023 1:45 PM Actualizado: 05 de Julio de 2023 1:45 PM

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, visitó recientemente China, tratando de restablecer el diálogo de alto nivel entre Washington y Beijing.

Pero algunos expertos, como Alexander Ward y Jonathan Lemire de Politico, han comentado que el viaje del Sr. Blinken se vio eclipsado por la noticia de que China y Cuba están en conversaciones para establecer una instalación conjunta de entrenamiento militar en la isla, que está a sólo 100 millas de la costa de Florida.

Antes de la visita del Sr. Blinken a China, hice recientemente un viaje a Florida y conduje de Miami a Cayo Hueso; fue muy impresionante, con hermosas vistas costeras por el camino.

La mayor parte de la población de Miami procede de Sudamérica o es descendiente de inmigrantes sudamericanos, por lo que allí se habla más español que inglés. En Miami no hay barrio chino, pero sí un barrio cubano en el centro de la ciudad llamado Pequeña Habana. Con muchos bares musicales y salones de fumadores de puros, es pequeño pero vibrante, inmerso en un ambiente caribeño.

Allí está el Monumento a la Bahía de Cochinos, que cuenta con una antorcha eterna que lleva años ardiendo como símbolo de libertad. La fallida invasión de Bahía de Cochinos en 1961 también formó parte de un drama que estuvo a punto de desembocar en una guerra nuclear en lo que un año después se conoció como la Crisis de los Misiles de Cuba.

El Monumento a Bahía de Cochinos en la Pequeña Habana, Miami. (Alexander Liao)

El Caribe mantiene una compleja y estrecha relación con Estados Unidos. Más de 30 años después de la fundación de Estados Unidos, el presidente James Monroe proclamó su Declaración de Monroe en 1823, en la que advertía a las potencias europeas que no intervinieran en los asuntos de América, lo que incluía descartar cualquier otra colonización. La atención se centró en el Caribe; entre ellos, Cuba era uno de los lugares más importantes para Estados Unidos.

Muchos de los movimientos independentistas cubanos de la década de 1800 tenían presencia en Estados Unidos; entre ellos estaba el poeta José Martí, que estableció el Partido Revolucionario Cubano en Nueva York. Tras más de 10 años de exilio en Estados Unidos, organizó una lucha armada por la independencia de Cuba, pero fue asesinado en combate tal como había llegado en 1895.

Cuatro años más tarde, Estados Unidos y España estaban en guerra tras la misteriosa explosión del acorazado U.S.S. Maine en el puerto de La Habana.

Tras ganar la guerra, Estados Unidos arrebató a España el control de Puerto Rico, Cuba y Filipinas, que también se vio obligada a renunciar a sus reclamaciones sobre Cuba.

Filipinas votó a favor de su independencia en la década de 1950, y Puerto Rico permaneció bajo jurisdicción estadounidense, ni independiente ni estado de EE. UU., lo cual es una versión estadounidense de “un país, dos sistemas”.

Cuba se convirtió en república en 1902, pero estaba bajo cierto grado de control e influencia de Estados Unidos. El éxito de una revolución comunista en Cuba en la década de 1950 tomó al mundo por sorpresa, creando un dilema para Estados Unidos.

En noviembre de 1956, Fidel Castro se puso al frente de 80 revolucionarios y regresó furtivamente a Cuba en un pequeño yate desde México. Dos semanas después, sólo quedaban 20 revolucionarios cuando se adentraron en las montañas del sureste de Cuba. Pero fueron estos 20 combatientes los que empezaron a librar una campaña guerrillera de amplio alcance que acabaría con la derrota del gobierno militar de Batista, y en enero de 1959, Castro estableció su régimen revolucionario en La Habana.

El revolucionario cubano Fidel Castro hablando desde un podio en Camagüey, Cuba, el 4 de enero de 1959. (Hulton Archive/Getty Images)

Los revolucionarios demostraron ser mucho más crueles que el gobierno militar al que se oponían. Ejecutaron a exmiembros del ejército, detuvieron y encarcelaron a otros “contrarrevolucionarios” y confiscaron la propiedad privada, lo que provocó que muchos refugiados huyeran al extranjero. El principal destino de la huida fue Miami, Florida, a 100 millas de distancia.

Cuando libraba su campaña guerrillera, Castro negaba vehementemente que fuera comunista. En aquel momento, un ingenuo gobierno estadounidense se dejó engañar y no sólo permitió que Castro propagara tales falsedades en Estados Unidos, sino que Washington incluso sancionó al gobierno militar y suspendió toda ayuda militar y económica.

Tras su victoria, Castro aplicó inmediatamente diversas medidas comunistas, confiscando la propiedad privada y los bienes de empresas extranjeras, incluidas tierras y otras propiedades de empresas estadounidenses, y sólo entonces los estadounidenses empezaron a alarmarse.

Posteriormente, Estados Unidos reclutaría a miles de exiliados cubanos, y la CIA les proporcionó entrenamiento militar. El 16 de abril de 1961, más de 1000 cubanos armados desembarcaron en la Bahía de Cochinos en Cuba, pero la operación acabó en un completo fracaso.

Esta foto de archivo de abril de 1961 muestra a un grupo de contrarrevolucionarios cubanos, miembros de la Brigada de Asalto 2506, tras su captura en Bahía de Cochinos, Cuba. (Miguel Viñas/AFP/Getty Images)

Según una inscripción en el Monumento de Bahía de Cochinos, toda la operación fracasó debido a una mala planificación y logística. Inmediatamente después de desembarcar, se encontró con la resistencia de las fuerzas militares cubanas. Murieron más de 100 hombres y más de 1100 fueron capturados. La invasión fracasó en 72 horas.

Según documentos estadounidenses desclasificados, Washington había planeado que las fuerzas exiliadas establecieran bases en Cuba, para que un gobierno cubano en el exilio pudiera regresar y pedir la intervención militar estadounidense en caso de guerra civil cubana.

Los soviéticos en Cuba

A partir de 1960, empezaron a entrar en Cuba armas y asesores militares soviéticos.

Tras el desembarco en Bahía de Cochinos, Castro pidió mayor protección a los soviéticos, que desplegaron armas nucleares en Cuba en 1962. Según la inteligencia de la CIA, los soviéticos instalaron al menos 16 lanzamisiles SS4 y SS5 en Cuba e instalaciones de almacenamiento de bombas atómicas. Los misiles con armas nucleares tenían un alcance de 2200 millas y podían atacar directamente la mayoría de las ciudades estadounidenses en diez minutos.

Incapaz de aceptarlo, Estados Unidos llevó a cabo un bloqueo naval contra la Unión Soviética y Cuba, lo que dio lugar a la Crisis de los Misiles de Cuba, que terminó con un compromiso.

Un avión patrulla estadounidense sobrevuela un carguero soviético durante la Crisis de los Misiles de Cuba, en plena Guerra Fría, en esta fotografía de 1962. (Getty Images)

Más de 1000 exiliados cubanos que habían sido capturados fueron liberados más tarde como militares estadounidenses y regresaron a Miami, donde seguirían viviendo sus vidas.

La concesión soviética en Cuba: que retiraría sus armas nucleares de Cuba, fue conocida en todo el mundo, mientras que la retirada estadounidense de sus armas nucleares de Turquía e Italia se mantuvo en secreto.

A ojos de los expertos en estrategia, la Crisis de los Misiles de Cuba fue un fracaso de Estados Unidos. Con tres veces el poder económico de la Unión Soviética y nueve veces el tamaño de sus armas nucleares, Estados Unidos hizo muchas concesiones estratégicas. Además de retirar sus armas nucleares de Europa, también prometió no invadir Cuba, haciendo lo que muchos estadounidenses consideran una concesión humillante en su propio patio trasero.

El entonces presidente estadounidense John F. Kennedy, principal responsable de la toma de decisiones durante la crisis de los misiles, fue, por un lado, un héroe por desactivar una posible guerra nuclear, pero, por otro, los anticomunistas acérrimos de Estados Unidos lo detestaban.

Los exiliados cubanos, en particular, consideraban que Kennedy había traicionado su promesa original y cedido demasiado con los comunistas.

El presidente estadounidense John F. Kennedy firma la orden de bloqueo naval de Cuba el 24 de octubre de 1962, durante la Crisis de los Misiles de Cuba. (AFP vía Getty Images)

Mientras tanto, algunos han relacionado el asesinato de Kennedy en 1963 en Dallas con la cuestión de Cuba.

La crisis determinó la actitud de Estados Unidos hacia Cuba durante muchos años, incluida la aceptación incondicional de los refugiados cubanos hasta 1995, las sanciones económicas y el bloqueo a largo plazo contra Cuba, y el establecimiento de Radio y TV Martí, una emisora dedicada a transmitir a Cuba.

Similitudes con la cuestión de Taiwán

Cuba fue colonizada inicialmente por España, luego controlada por los estadounidenses y más tarde se independizó. Antes de Castro, Cuba siempre estuvo bajo la influencia de Estados Unidos. Esta relación no es muy diferente de la relación entre Taiwán y China continental.

Estados Unidos puede aprovechar su poder contra el comunismo a través de Taiwán, mientras que el bando comunista suele aprovechar su poder contra Estados Unidos a través de Cuba.

Tras comprender esta relación, podemos entender mejor el impacto de la presencia militar del PCCh en Cuba sobre los estadounidenses.

El artículo publicado en Politico el 21 de junio afirmaba que Estados Unidos tiene una fuerte presencia militar en torno a China continental, con bases de recogida de información en Japón, Corea del Sur y Taiwán, así como operaciones militares conjuntas con las fuerzas locales. Por lo tanto, el PCCh cree que Estados Unidos debería tener “reciprocidad” formando una presencia militar y de inteligencia comunista más fuerte en Cuba.

En la cuestión de Cuba, la medida del PCCh tiene un impacto mayor que la detención de unos cuantos estadounidenses para utilizarlos como rehenes y alarmar a la sociedad estadounidense.

Aunque el PCCh dispone de armas atómicas, no ha formado un ataque nuclear integrado comparable al de Estados Unidos. Sí, China tiene misiles intercontinentales y submarinos nucleares, pero su número es limitado y pueden ser interceptados fácilmente. En cuanto a la fuerza aérea estratégica de China, todavía no ha desarrollado una verdadera capacidad de combate, y sus bombarderos estratégicos no pueden sobrevolar el océano Pacífico.

Varias personas ondean banderas cubanas y de la República Popular China mientras varios buques de la Armada china entran en el puerto de La Habana el 10 de noviembre de 2015. (Yamil Lage/AFP vía Getty Images)

Pero con una base militar conjunta en Cuba, puede compensar hasta cierto punto esta deficiencia. El bombardero estratégico chino, el H-6, tiene un alcance máximo de sólo 4500 millas, que es menos de la mitad de la distancia entre los centros geográficos de China y Estados Unidos. Si despega de Shanghái, no puede volar hasta California. Pero si despega de Cuba, puede entrar en Estados Unidos en minutos y llegar a los centros industriales del este de Estados Unidos en una hora.

Por supuesto, pasará mucho tiempo antes de que las fuerzas militares chinas entren en Cuba, pero cuando lo hagan (o si lo hacen), será un momento muy conflictivo para Estados Unidos.

En vista de ello, la relación entre Estados Unidos y China entrará en una nueva situación, en la que la estrategia estadounidense hacia el PCCh se parecerá más a la de la pasada relación entre Estados Unidos y la Unión Soviética, lo que provocará que las grandes tecnológicas estadounidenses y Wall Street den finalmente la espalda a Beijing. Todo esto puede ocurrir en los próximos dos o tres años.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.