¿Beijing está utilizando su ADN como arma?

¿Por qué una empresa estadounidense de procesamiento de ADN comparte el ADN de los estadounidenses con China? La respuesta es asombrosa
Por James Gorrie
07 de Diciembre de 2021
Actualizado: 07 de Diciembre de 2021

Comentario

Si se ha sometido a una prueba COVID-19, es muy posible que la gente del Partido Comunista Chino (PCCh) y del Ejército Popular de Liberación (EPL) tenga su ADN.

Si es así, es probable que sepan más sobre su salud y las vulnerabilidades de su ADN que usted. Las implicaciones de esto son, como mínimo, inquietantes.

La empresa contratada para realizar las pruebas por COVID-19 es Fulgent Genetics, una empresa de secuenciación de ADN y pruebas de enfermedades a nivel nacional. Según el sitio web de la empresa, su misión declarada es “desarrollar pruebas genéticas flexibles y asequibles que mejoren la vida cotidiana de quienes nos rodean”.

Al parecer, debemos creer que Fulgent Genetics está aquí para mejorar la vida de todos nosotros.

Profundos lazos con China

El 29 de noviembre, la Oficina del Sheriff del Condado de Los Ángeles publicó una carta dirigida a la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles. Dicha carta afirmaba que el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles no participaría en las pruebas por COVID-19 de Fulgent Genetics.

La carta explicaba que la Dirección de Armas de Destrucción Masiva de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) había advertido a la oficina del sheriff Alex Villanueva del riesgo de que las muestras de ADN, procedentes de las pruebas por COVID-19 que iba a proporcionar Fulgent Genetics, “fueran probablemente compartidas con la República de China”.

Villanueva también dijo en una rueda de prensa que “Fulgent tenía fuertes vínculos con BGI, WuXP y Huawei Technology, todos ellos vinculados a la Academia China de Ciencias Médicas, al Consejo de Estado de la República Popular China y bajo el control de la RPC”.

Abundan las preguntas

Varias preguntas vienen a la mente. ¿Quién o qué es la empresa Fulgent Genetics?

¿Por qué querría una empresa estadounidense proporcionar muestras de ADN estadounidenses?

¿Por qué razón China querría muestras de ADN de estadounidenses?

¿Con qué fin?

¿Cuántas muestras de ADN de estadounidenses tienen ya?

Y lo más importante, ¿qué tiene que ver nuestro ADN con la preocupación del FBI por las armas de destrucción masiva (ADM) de China?

Las respuestas a estas y otras preguntas sobre la materia de los peores escenarios distópicos se discuten a continuación. Pero primero, algunos antecedentes sobre Fulgent Genetics.

¿Quién es Fulgent Genetics?

La empresa fue fundada en 2011 por Ming Hsieh, presidente del consejo de administración, presidente y director ejecutivo, y James Xie, director de operaciones. Hsieh es administrador de la Universidad de Fudan (China) desde 2011. Xie se licenció en ingeniería por la Universidad de Chongqing (China) en 1987. Tal vez no sea sorprendente que ambos hombres tengan profundos vínculos con China.

Y aparentemente, Fulgent ha estado compartiendo el ADN de los estadounidenses de costa a costa con China. Como se señala en la declaración de Villanueva, no es la única empresa delegada del EPL que se dedica a recoger el material genético de los estadounidenses. También hay otras, y se ha enviado a China el ADN de millones y millones de personas de Estados Unidos y de muchos otros lugares del mundo.

Aquí es donde las cosas se ponen muy oscuras en el departamento de armas de destrucción masiva. China quiere crear un arma de destrucción masiva de guerra biológica que apunte a su ADN.

Una nueva y oscura era de guerra biológica está aquí

La guerra biológica no es algo nuevo; se ha utilizado a lo largo de la historia. En el siglo IV a.C., los arqueros escitas infectaban sus flechas sumergiéndolas en cuerpos descompuestos. En el siglo XIV, los tártaros catapultaron cadáveres infectados por la peste hacia las líneas de sus enemigos en el asedio de Kaffa. Y en la Segunda Guerra Mundial, el ejército imperial japonés bombardeó ciudades chinas con pulgas cargadas de peste.

Pero estas formas de guerra biológica de la “vieja escuela” son un juego de niños comparadas con la última tecnología de armas biológicas basada en el ADN que aprovecha la inteligencia artificial (IA) y la genómica. Estamos entrando en una era nueva y muy arriesgada.

Guerra biológica y manipulación del ADN

Al igual que la IA y la genómica permiten la manipulación del ADN para ayudar al cuerpo humano a combatir todo tipo de enfermedades, esta misma tecnología también puede utilizarse para crear patógenos únicos que solo afecten a personas concretas. Las armas específicas de ADN pueden dirigirse a una raza, un género o incluso a una familia o individuo con una estructura de ADN específica.

Esto no es solo una posibilidad, es una probabilidad, si no ya una realidad. Además, al menos en teoría, las armas biológicas específicas de ADN no tienen efectos secundarios porque solo dañan a personas con características de ADN específicas. El acceso de China al ADN de los estadounidenses es, sin duda, un problema de seguridad nacional.

Estados Unidos contra China en la “carrera de la muerte 2035”

Algunas estimaciones dicen que el ganador o ganadores de la carrera armamentística de las armas biológicas se determinará en el año 2035. Puede que sea mucho antes. En la carrera por crear armas biológicas altamente efectivas, dirigidas y letales, Estados Unidos y China están empatados. Ambas naciones han invertido mucho dinero en IA y genómica. Cada uno quiere tomar la delantera en la creación de estas súper armas biológicas basadas en el ADN.

Como en todas las carreras armamentísticas, la nación que desarrolle la capacidad de lanzar un ataque biológico sin temor a un efecto boomerang estará en la posición de poder. No es una imagen feliz, pero es la realidad.

Pero no basta con ser capaz de lanzar un ataque biológico mortal, altamente selectivo o incluso con armas de destrucción masiva. La supervivencia de una nación también depende de su capacidad para defenderse de uno. Al igual que la estrategia de represalia nuclear (capacidad de segundo ataque) está destinada a disuadir un primer ataque, la capacidad de represalia de una nación en materia de guerra biológica puede ser un factor crítico para disuadir tales ataques.

Por desgracia, la IA y la genómica facilitan la creación de miles de patógenos letales potencialmente modificados genéticamente. Por otro lado, inmunizar a poblaciones enteras, o incluso a un pequeño número de personas, contra miles de patógenos recién creados es imposible; al menos en este momento.

La tecnología de guerra biológica se vuelve viral

Como era de esperar, la rápida propagación de la información en sí misma es un problema. Internet ha hecho imposible contener la mayoría de los secretos. Si existe una tecnología, por el precio adecuado, se pondrá a disposición de los malos. O, en el caso del EPL y de la comunidad científica china, se desarrollará y —si la experiencia actual con el virus del PCCh es un indicador— se utilizará en su totalidad.

Esta realidad no presagia nada bueno para limitar el acceso y el uso de una nueva y peligrosa arma biológica por parte de China, o de cualquier otro adversario de Estados Unidos. Si Fulgent y otros están ayudando a China a desarrollar agentes patógenos dirigidos al ADN contra los estadounidenses, no hay respuestas fáciles a tal amenaza, ni tampoco buenas. Pero confiscar todos los materiales, datos y activos, y enjuiciar a esas empresas sería un comienzo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS