Beijing impulsa vacunas contra COVID-19 puerta a puerta y los ciudadanos se preocupan

Por Alex Wu
12 de Marzo de 2021
Actualizado: 12 de Marzo de 2021

Las autoridades chinas iniciaron recientemente un programa de vacunación contra COVID-19 puerta a puerta en el distrito de Chaoyang, en la ciudad capital de Beijing. Algunos residentes compartieron sus preocupaciones con The Epoch Times sobre su desconfianza en el Partido Comunista Chino (PCCh) y su propaganda acerca de las vacunas contra COVID-19 y la pandemia.

Los medios de comunicación de China continental informaron el 10 de marzo que el distrito de Chaoyang de Beijing inició un nuevo programa de vacunación puerta a puerta en comunidades residenciales y aldeas. El programa se lleva a cabo también en cinco tipos de lugares tales como oficinas gubernamentales, el Distrito Central de Negocios (CBD), parques industriales, oficinas comerciales y campus escolares.

Chaoyang es el lugar donde se encuentran las empresas internacionales, las embajadas extranjeras, muchas agencias del gobierno central de China y comunidades residenciales de alto nivel. El líder del PCCh, Xi Jinping, visitó el distrito para inspeccionar la situación de la epidemia de COVID-19 el año pasado.

Una residente de apellido Zhao dijo a The Epoch Times que su comunidad acababa de postear el aviso de vacunación puerta a puerta, diciendo que era voluntario.

“No nos aplicaremos la vacuna sin importar si es gratis o no. Porque si nos vacunamos, nos preocupa que nuestros cuerpos tengan reacciones anormales, así que nos negamos a vacunarnos”, dijo.

Zhao agregó: “El aviso dice que no se puede beber alcohol ni tomar una ducha después de la vacunación. Creo que si no se puede dar una ducha, entonces puede infectarse fácilmente [por COVID-19]. Hay muchas restricciones luego de recibir esta vacuna (…) así que creo que realmente no deberíamos vacunarnos”.

Ella dijo que sus amigos y vecinos no se vacunaron después de que se dio a conocer el aviso.

Y enfatizó: “Creo que nadie quiere recibir esta vacuna. Si sus cerebros funcionan correctamente, entonces no recibirían esta vacuna”.

Un estudiante de la Universidad de Beijing de apellido Wang dijo a la edición que no confía en el régimen chino.

“Creo que el PCCh tiene motivos ocultos detrás. De hecho, muestra que esta vacuna tiene tantas restricciones y poca eficacia. Además, las vacunas contra COVID-19 fabricadas en China tienen informes sospechosos sobre reacciones adversas y se han iniciado apresuradamente. Muchos chinos se resisten a ser vacunados, por lo que [el PCCh] está impulsando algo así como la vacunación puerta a puerta que las autoridades no han hecho antes”, dijo Wang.

Enfatizó: “De hecho, incluso si es gratis, aún así no me vacunaré. Después de todo, hay tantas restricciones y reacciones adversas con esta vacuna e incluso los funcionarios han reconocido los problemas. Dados los problemas previos de seguridad de las vacunas chinas, no me atrevo a vacunarme”.

En los últimos años, los medios de comunicación de todo el mundo han informado ampliamente sobre una serie de escándalos relacionados con las vacunas en China.

En 2019, se descubrió que un hospital chino había vacunado a personas contra el virus del papiloma humano (VPH) sin obtener una licencia adecuada.

En 2018, se descubrió que la compañía farmacéutica china Changsheng Bio-technology había enviado más de 250,000 dosis de una vacuna contra DTaP defectuosa (una vacuna combinada para la difteria, la tos ferina y el tétanos), que afectó a más de 200,000 niños.

Un abogado de Beijing de apellido Wu compartió sus puntos de vista con la edición.

“La gente que conozco definitivamente no está dispuesta a vacunarse. Las personas que conozco y las que se han comunicado conmigo sobre las vacunas no están dispuestas a vacunarse en el futuro cercano, incluso si son gratuitas”, dijo Wu.

“Además, nadie sabe qué efectos secundarios tiene la vacuna. Especialmente para la gente común, para las personas que no tienen seguro médico como yo, definitivamente no la recibiré. ¿Y si hay un problema? ¿Qué tengo que hacer? Ninguna de las personas que conozco está dispuesta a vacunarse”, dijo.

El Sr. Wu agregó que la calidad de la atención médica en China continental no es tan buena como la de Estados Unidos y los países desarrollados de Europa. Otro aspecto importante es que el gobierno encubrió la epidemia de COVID-19 cuando estalló por primera vez en Wuhan a fines de 2019, lo cual dificulta la confianza en las autoridades, dijo.

“Las autoridades siempre han tratado la vida de los chinos como un asunto insignificante, y siempre ha sido así. No se puede contar con el gobierno. La principal preocupación de los funcionarios del PCCh es proteger sus puestos oficiales. Todo lo que hacen es para protegerse”, dijo Wu.

Con información de Luo Ya y Zhang Yujie.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS