Beijing se enfrenta a Taiwán en la celebración del Día Nacional y rechaza el diálogo diplomático

Por Frank Fang
11 de Octubre de 2020
Actualizado: 11 de Octubre de 2020

TAIPEI, Taiwán— China reaccionó con hostilidad después de que la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, extendiera una rama de olivo para las conversaciones entre ambos lados del estrecho durante su discurso del Día Nacional, el 10 de octubre.

Taiwán celebró su 109º Día Nacional, que marca el inicio del Levantamiento de Wuchang en 1911, el cual derrocó al emperador de la dinastía Qing y estableció la República de China (ROC, en inglés) —que es el nombre oficial de Taiwán.

Después de que la República de China se retirara a Taiwán al ser derrotada por el Partido Comunista Chino (PCCh) durante la Guerra Civil China, el PCCh estableció el régimen llamado República Popular China (PRC) en 1949, mientras que Taiwán se convirtió en una democracia. Hasta el día de hoy, el régimen chino se ha negado a reconocer la soberanía de Taiwán y busca traer la isla a su redil, por la fuerza militar si es necesario.

En su discurso del 10 de octubre en la plaza frente al edificio de la Oficina Presidencial, Tsai pidió el diálogo entre Taipei y Beijing y dijo que era “responsabilidad conjunta” de las dos partes “mantener la estabilidad a ambos lados del estrecho”.

“Mientras las autoridades de Beijing estén dispuestas a resolver los antagonismos y mejorar las relaciones entre ambos lados del estrecho, mientras se mantengan la paridad y la dignidad, estamos dispuestos a trabajar juntos para facilitar un diálogo significativo”, dijo Tsai.

En los últimos meses, Beijing ha intensificado su intimidación a la isla autónoma realizando ejercicios militares y envíos de aviones militares chinos a su espacio aéreo —incluyendo la noche previa a la celebración del Día Nacional y del discurso matutino de Tsai.

En respuesta al discurso de Tsai, Zhu Fenglian, portavoz de la Oficina de Asuntos sobre Taiwán, una agencia del gobierno chino que depende del Consejo de Estado, similar a un gabinete, la acusó de tener una mentalidad “confrontativa y hostil”.

Zhu exigió que la administración de Tsai reconociera el “Consenso de 1992”, para que pudieran reanudarse las conversaciones entre ambos lados del estrecho.

El Consenso de 1992 fue un concepto acuñado después de una reunión semioficial entre representantes de China y Taiwán en 1992, bajo la cual Beijing y Taipei acordaron que solo hay “una China”, pero ambas partes podrían interpretar lo que es “una China”.

El actual partido gobernante en Taiwán, el Partido Democrático Progresista (DPP), se ha negado a reconocer el Consenso de 1992 porque Beijing ha utilizado el concepto impreciso para afirmar su reclamo sobre la isla.

Poco después de que Tsai asumiera el cargo en mayo de 2016 para su primer mandato, Beijing suspendió las comunicaciones oficiales, ya que no respaldaba el Consenso de 1992.

Después del discurso de Tsai, el editor en jefe de la prensa estatal militarista de China, Global Times, Hu Xijin, escribió un artículo en el que afirmaba que las recientes actividades militares chinas asustaron a Tsai para que se volviera “menos arrogante”.

“La parte continental de China debe mantener una fuerte presión militar sobre la isla de Taiwán, que puede activarse en cualquier momento, para garantizar que ciertas fuerzas en la isla se contengan”, escribió Hu.

La agresión militar continuó tras el discurso de Tsai. Esa noche, la emisora ​​estatal china CCTV informó que las fuerzas armadas de China habían estado realizando ejercicios de aterrizaje en varios lugares de las provincias sureñas de Fujian y Guangdong —ambas ubicadas frente a Taiwán.

Al día siguiente, la prensa estatal china informó que el ejército llevaría a cabo simulacros con fuego real en la costa este de Gulei, una ciudad ubicada en Fujian, del 13 al 17 de octubre.

El Consejo de Asuntos Continentales (MAC), una agencia gubernamental de Taiwán responsable de los asuntos sobre ambos lados del estrecho, en un comunicado emitido el 10 de octubre, condenó los comentarios hechos por el portavoz de Beijing. Pidió a China “que no volviera a juzgar mal la situación mientras crea antagonismo”.

En una declaración aparte, el MAC condenó los comentarios de Hu, cuestionando su motivación para avivar el conflicto entre las dos partes.

Beijing “no debe permitir que su prensa estatal diga tonterías que aumenten la hostilidad entre los dos lados del estrecho”, declaró el MAC.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


¿Sabías?

Funcionarios chinos que violan los derechos humanos no podrán entrar a Taiwán

TE RECOMENDAMOS