Benevolencia en medio de una peste durante la dinastía Qing

Por Minghui
31 de Enero de 2021
Actualizado: 31 de Enero de 2021

Un hombre llamado Gu Cheng que vivió en Jinling, en marzo de 1654, durante el reinado del segundo emperador de la Dinastía Qing, tenía una nuera de apellido Qian.

Qian había regresado a la casa de sus padres, situada en un pueblo vecino, para visitarlos cuando un brote de peste se esparció por el pueblo de su suegro Gu Cheng.

Los parientes cercanos, incluso tenían miedo de pasar o visitar el pueblo, y desafortunadamente Gu Cheng y su esposa se infectaron con la enfermedad. En una rápida sucesión, ocho miembros de la familia, incluidos varios yernos y nueras de la familia, también se infectaron. Se encontraban confinados a sus camas, jadeando de dolor y dando su último aliento.

Después de enterarse que su suegra y otros familiares sufrían la peste, Qian se preparó rápidamente para regresar y ocuparse de ellos. Sus padres le suplicaron que se quedara con ellos para evitar la enfermedad mortal.

“Mi esposo se casó conmigo para cuidar de sus ancianos padres. ¿Cómo puedo ignorarlos ahora cuando sé que están gravemente enfermos? ¿Cuál es la diferencia entre un animal y yo si no lo hago? Tengo que volver y cuidarlos. Incluso si muero, no habrá nada que lamentar”, expresó. Se apresuró a volver a la casa de la familia de su esposo.

Cuando llegó a la casa de Gu Cheng, escuchó una voz que decía: “Seres divinos están protegiendo a esta mujer virtuosa. Escondámonos, rápido”.

Todos los miembros de la familia de Gu Cheng se recuperaron poco tiempo después.

Este artículo se publicó en Minghui.org


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS