Biden anuncia USD 7000 millones para 7 centros de energía de hidrógeno “limpio”

Algunos de los centros de hidrógeno pueden terminar utilizando energía producida a partir de combustibles fósiles.

Por Naveen Athrappully
14 de Octubre de 2023 8:09 AM Actualizado: 14 de Octubre de 2023 8:09 AM

La administración Biden anunció una financiación para siete centros de hidrógeno que abarcan 17 ciudades de Estados Unidos, como parte de su agenda de energía limpia, aun cuando persisten las preocupaciones sobre qué tan “limpios” podrían llegar a ser tales proyectos.

Los centros de hidrógeno recibirán 7000 millones de dólares de la ley bipartidista de infraestructura de 2021 “para acelerar el mercado interno de hidrógeno limpio y de bajo costo”, dijo la Casa Blanca en un anuncio del 13 de octubre.

Los centros pretenden producir más de 3 millones de toneladas métricas de “hidrógeno limpio” al año, cumpliendo así un tercio del objetivo de producción de hidrógeno limpio para 2030. En conjunto, los centros eliminarán las emisiones de CO2 equivalentes a más de 5.5 millones de automóviles propulsados ​​por gasolina en un anualmente, según la Casa Blanca.

La energía del hidrógeno se produce mediante un proceso llamado electrólisis, en el que se utiliza electricidad para dividir el agua en hidrógeno y oxígeno. El hidrógeno “limpio” se produce mediante dos métodos, según el Departamento de Energía.

El primero implica la electrólisis alimentada por fuentes renovables, conocidas como “hidrógeno verde”. El segundo utiliza gas natural en lugar de energía renovable, en combinación con la captura y almacenamiento de carbono mediante un proceso llamado método reformado de metano con vapor. Esto se llama “hidrógeno azul”.

Los siete centros de hidrógeno seleccionados para recibir financiación son:

Centro de hidrógeno del Atlántico medio, que cubre Pensilvania, Delaware y Nueva Jersey.
Appalachian Hydrogen Hub, que cubre Virginia Occidental, Ohio y Pensilvania.
California Hydrogen Hub, que cubre California.
Gulf Coast Hydrogen Hub, que cubre Texas.
Heartland Hydrogen Hub, que cubre Minnesota, Dakota del Norte y Dakota del Sur.
Midwest Hydrogen Hub, que cubre Illinois, Indiana y Michigan.
Pacific Northwest Hydrogen Hub, que cubre Washington, Oregón y Montana.

“Los siete centros regionales de hidrógeno limpio seleccionados catalizarán más de 40,000 millones de dólares en inversión privada y crearán decenas de miles de empleos bien remunerados, elevando la inversión pública y privada total en centros de hidrógeno a casi 50,000 millones de dólares”, según la Casa Blanca.

La ley de infraestructura del presidente Biden había reservado 65,000 millones de dólares para inversiones en energía limpia en el Departamento de Energía. Esto incluyó 8000 millones de dólares para un Programa Regional de Centros de Hidrógeno Limpio.

No necesariamente limpio

Aunque la administración está promoviendo el hidrógeno como combustible limpio, la realidad es complicada. Por ejemplo, si bien se dice que el hidrógeno verde proviene de energías renovables, la electricidad generalmente proviene de la red eléctrica, que puede no ser 100 por ciento renovable.

En una conversación con los periodistas el jueves, un funcionario de la administración Biden admitió que, si bien algunos de los centros utilizarían energía limpia, otros dependerían de la electricidad que ya proporciona la red, informó The Hill. Como tal, la electricidad generada a partir de combustibles fósiles como el carbón y el gas podría alimentar algunos de los centros de hidrógeno.

En una declaración a The Hill, Erik Kamrath, defensor federal del hidrógeno en el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, señaló que el Tesoro de Estados Unidos está sopesando actualmente cómo determinar las circunstancias bajo las cuales la energía del hidrógeno se consideraría “limpia” para poder optar a un crédito fiscal independiente.

“Las débiles directrices del Tesoro comprometerán gravemente cualquier beneficio climático proveniente de los [centros de hidrógeno]”, dijo, al tiempo que añadió que es necesario que haya “barras de seguridad fuertes para garantizar que el hidrógeno estadounidense no está creando un problema de emisiones”.

En un comentario para The Epoch Times el año pasado, Peter Castle, un ingeniero mecánico australiano, señaló los desafíos que plantea el hidrógeno verde y azul.

Si el hidrógeno verde funciona con energía solar, sería necesario el despliegue de enormes parques solares que utilicen numerosos paneles solares no reciclables. Los paneles no son “limpios”, ya que para su fabricación se utiliza energía que normalmente proviene de fuentes no renovables. Se necesitarían varios años de funcionamiento para que estos paneles compensen la energía total involucrada en su creación.

Además, los paneles solares contienen materiales que pueden resultar muy tóxicos para el medio ambiente. Un grupo de investigadores del Instituto de Ingeniería Sanitaria, Calidad del Agua y Gestión de Residuos de la Universidad de Stuttgart en Alemania, estimó que en 2016, los paneles solares habían esparcido alrededor de 11,000 toneladas de plomo y 800 toneladas de cadmio en todo el mundo, según el medio alemán Welt.

Mientras tanto, el hidrógeno azul se produce a partir de metano bajo tierra, que es un recurso energético finito. Aunque hay suficiente metano para muchas décadas, aun así se agotará. Como tal, el hidrógeno azul no es una fuente de energía infinita que pueda proporcionar a la humanidad energía duradera.

Preocupaciones por los recursos hídricos

También existe preocupación por la desalinización en los centros de hidrógeno. Para que los centros produzcan grandes cantidades de energía de hidrógeno, necesitarán enormes cantidades de agua. Para ello sería necesario instalar plantas desalinizadoras, que toman agua salada y separan el contenido salino.

Algunos ambientalistas dicen que la desalinización de plantas a gran escala podría impactar negativamente los ecosistemas en las regiones costeras.

Estados Unidos cuenta actualmente con cientos de plantas desalinizadoras. Sin embargo, en su mayoría utilizan agua ligeramente salobre procedente de fuentes continentales. La conversión de grandes cantidades de agua salada del océano podría presentar un problema mayor.

Coastal Alliance to Protect the Environment, un grupo ambientalista con sede en Corpus Christi, Texas, se comunicó con la Secretaria de Energía, Jennifer Granholm, en una carta sobre el tema a principios de este año.

“No tiene sentido crear una supuesta fuente de energía limpia que a su vez destruye un ecosistema completo, amenaza a otras economías que dependen de un sistema de bahías saludable y usurpa el suministro de agua para los residentes”, afirmó el grupo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.