Biden celebra acuerdo entre EE. UU. y la UE que frenará importaciones del “sucio” acero chino

Por Katabella Roberts
01 de Noviembre de 2021 10:12 AM Actualizado: 01 de Noviembre de 2021 4:14 PM

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, saludó el domingo el acuerdo global conjunto sobre acero sostenible entre Estados Unidos y la Unión Europea, el que calificó de “nueva era de cooperación transatlántica” que aliviará algunos aranceles sobre el acero y el aluminio y frenará las “sucias” importaciones de acero chino.

En una conferencia de prensa conjunta en Roma con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, Biden calificó el acuerdo de “gran avance, que hará frente a la amenaza existencial del cambio climático al tiempo que protegerá los puestos de trabajo y la industria estadounidenses”.

El acuerdo eliminará de inmediato los aranceles en la Unión Europea a una variedad de productos de Estados Unidos que se promulgaron durante la administración del expresidente Donald Trump y reducirán costos para los consumidores estadounidenses.

También garantizará “una industria siderúrgica estadounidense fuerte y competitiva durante las próximas décadas”, al tiempo que protegerá a los trabajadores y a la industria creando “empleos sindicales bien remunerados en casa”, dijo el presidente.

Biden también indicó que el nuevo acuerdo “levantaría el aluminio y el acero de Estados Unidos” e “incentivaría la reducción de emisiones en uno de los sectores más intensos de carbono de la economía mundial”.

El acuerdo también “restringirá el acceso a nuestros mercados del acero sucio procedente de países como China y contrarrestará a los países que han hecho dumping en nuestros mercados golpeando a nuestros trabajadores y perjudicándolos gravemente junto con la industria y nuestro medio ambiente”, dijo a continuación.

La secretaria de Comercio, Gina Raimondo, indicó a los periodistas que el acuerdo mantendrá los aranceles de la “Sección 232” de EE. UU. del 25 por ciento sobre el acero y del 10 por ciento sobre el aluminio, al tiempo que permitirá la entrada en Estados Unidos de “volúmenes limitados” de metales producidos en la UE libres de impuestos. Los funcionarios a su vez no especificaron el volumen de acero libre de impuestos que se permitirá en Estados Unidos en virtud de un sistema de contingentes arancelarios acordado con la UE.

El acuerdo también concede dos años adicionales de acceso libre de impuestos por encima de la cuota para los productos de acero de la UE que obtuvieron exenciones del Departamento de Comercio el año pasado.

El acuerdo exige que el acero y el aluminio de la UE se produzcan en su totalidad en un bloque —una norma conocida como “fundido y vertido”— para poder optar a la exención de aranceles.

Trump impuso en marzo de 2018 un arancel del 25 por ciento sobre el acero y un gravamen del 10 por ciento sobre las importaciones de aluminio. Algunos países fueron eximidos permanentemente de dichos aranceles, entre ellos Corea del Sur, Argentina, Australia y Brasil, mientras que el gravamen a Canadá y México se levantó tras la firma del Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá.

Los aranceles se pusieron en marcha después de que una investigación de la Sección 232 determinara que los productos extranjeros constituían una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. Sin embargo, llevó a los europeos y a algunos otros países a imponer contra aranceles a los productos estadounidenses, como el whisky, las motocicletas, el bourbon, la mantequilla de cacahuete y los vaqueros, entre otros artículos.

Raimondo dijo el 17 de abril que los aranceles de la era Trump salvaron empleos en Estados Unidos.

“Con respecto a los aranceles, hay un lugar para los aranceles. Los aranceles 232 sobre el acero y el aluminio han ayudado, de hecho, a salvar puestos de trabajo estadounidenses en las industrias del acero y el aluminio”, dijo Raimondo a los periodistas en la Casa Blanca.

Sin embargo, el sábado la secretaria de Comercio aplaudió el nuevo acuerdo por “proteger los empleos estadounidenses”.

“Al acordar este marco, estamos protegiendo los puestos de trabajo estadounidenses, estamos demostrando que la fabricación limpia puede ser buena para las empresas y los consumidores, estamos creando más incentivos para que los consumidores de acero y aluminio compren productos estadounidenses y europeos, y estamos ayudando al planeta”, dijo Raimondo en una teleconferencia con el consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, y la representante de Comercio de Estados Unidos, Katherine Tai.

“Durante demasiado tiempo China introdujo su acero barato en Estados Unidos a través de Europa y otros mercados, lo que hizo bajar los precios e impidió que la industria del acero y el aluminio de Estados Unidos pudiera competir”, continuó Raimondo. “Entonces por supuesto, lo hizo perjudicando a la industria, perjudicando a nuestros trabajadores, por lo que el acuerdo de hoy nos posibilita permitir la entrada de volúmenes limitados de acero en EE. UU. sin aranceles, a la vez que protegemos la industria siderúrgica de EE. UU. garantizando que todo el acero que entre en EE. UU. a través de Europa se produzca íntegramente en Europa”.

Con información de Allen Zhong y Reuters


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.