Biden: Estados Unidos mató al líder de Al Qaeda, Ayman Al Zawahiri

Por Gary Bai
02 de Agosto de 2022 7:07 AM Actualizado: 02 de Agosto de 2022 7:24 AM

Estados Unidos mató al líder de al-Qaeda, confirmó este lunes el presidente Joe Biden.

“El sábado, bajo mi dirección, Estados Unidos concluyó con éxito un ataque aéreo en Kabul, Afganistán, que mató al emir de al-Qaeda, Ayman al Zawahiri”, dijo Biden en un discurso en la Casa Blanca.

Las fuerzas estadounidenses llevaron a cabo un ataque de precisión con aviones no tripulados contra Zawahiri en Kabul, Afganistán, después de que la comunidad de inteligencia estadounidense localizara al líder de al-Qaeda a principios de este año, dijo Biden. El ataque no causó víctimas civiles, indicó el presidente.

El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, escribió en Twitter el lunes que “se llevó a cabo un ataque aéreo contra una casa residencial en la zona de Sherpur de la ciudad de Kabul” el pasado domingo. Mujahid indicó que el ataque fue realizado por aviones no tripulados estadounidenses.

Zawahiri sucedió a Osama bin Laden como líder en junio de 2011, cuando éste fue asesinado por el ejército estadounidense.

El FBI incluyó a Zawahiri en la lista de los “terroristas más buscados” fuera de Estados Unidos por el asesinato de ciudadanos estadounidenses.

Biden calificó a Zawahiri como el “número dos” en el momento del ataque terrorista del 11 de septiembre y “el cerebro” detrás de los ataques contra los estadounidenses “durante décadas”.

Zawahiri también fue acusado por su presunta participación en los atentados del 7 de agosto de 1998 contra las embajadas de Estados Unidos en Dar es Salaam, Tanzania, y en Nairobi, Kenia, según un aviso de búsqueda del FBI. El ataque a las embajadas mató a 224 personas e hirió a otras 4500, dijo Biden. También se cree que Zawahiri planeó el atentado contra el USS Cole en 2000, en el que murieron 17 marineros estadounidenses.

Osama bin Laden (I) sentado con su asesor Ayman al-Zawahiri, un egipcio vinculado a la red al-Qaeda, durante una entrevista con el periodista paquistaní Hamid Mir en un lugar no revelado de Afganistán. (Foto de Visual News/Getty Images)

Un informe del Consejo de Seguridad de la ONU, fechado en el año 2021, dice que en esos momentos Zawahiri estaba “enfermo” en Afganistán y que Sayf-Al Adl sería el “sucesor más probable” de Zawahiri, quien entonces residía en la República Islámica de Irán.

El golpe se produjo un año después de que la administración Biden completara la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán.

“Cuando puse fin a nuestra misión militar en Afganistán hace casi un año, tomé la decisión de que, tras 20 años de guerra, Estados Unidos ya no necesitaba miles de botas sobre el terreno en Afganistán para proteger a Estados Unidos de los terroristas que pretenden hacernos daño”, dijo Biden.

Gran cantidad de confusión

El analista geopolítico y autor de “The Shadow War: Iran’s Quest for Supremacy” (La guerra en la sombra: la búsqueda de la supremacía por parte de Irán), comentó que, a pesar de que el asesinato de Zawahiri fue un “éxito excelente para el ejército estadounidense”, aún persisten muchas preguntas sin respuesta en torno al asesinato y a si realmente es una victoria estratégica para Estados Unidos.

Una fuente de “gran cantidad de confusión”, dijo Weichert, fue el medio por el que la comunidad de inteligencia estadounidense obtuvo el paradero de Zawahiri, teniendo en cuenta que las redes estadounidenses han sido “destripadas desde la desastrosa retirada de Estados Unidos de Afganistán el año pasado”.

“Si esta información provino de los aliados que quedan en el terreno, excelente. Si proviene de una facción rival o de un individuo rival que busca reemplazar al envejecido Zawahiri como líder de Al Qaeda, entonces el poder de Estados Unidos ha sido secuestrado una vez más y mal utilizado para promover los fines de la causa yihadista”, señaló el analista.

Brandon Weichert, autor de “The Shadow War: Iran’s Quest for Supremacy”, el 21 de septiembre de 2020. (York Du/Th Epoch Times)

A pesar de la larga cooperación entre los talibanes y al-Qaeda, según Weichert, la “alianza ha sido de conveniencia”, que puede disolverse si los talibanes comienzan a percibir a al-Qaeda como un “impedimento” para su “restauración total del poder”.

“Ahora que los talibanes están de nuevo en el poder en Afganistán, puede ser que los nuevos dirigentes talibanes estén tratando de debilitar a sus antiguos aliados, al-Qaeda, a quienes pueden ver como un impedimento potencial para la restauración total del poder de los talibanes”.

“Con la desaparición de Zawahiri, la cuestión será: ¿quién viene después? Hemos cortado la cabeza de al-Qaeda. Sin embargo, como ha demostrado la historia, cortar la cabeza no acaba con al-Qaeda. Simplemente surge una nueva cabeza en su lugar”, dijo Weichert. “Además con el acceso de los servicios de inteligencia de EE. UU. a Afganistán severamente limitado desde la retirada del año pasado, ¿qué nos puede esperar ahora?”

Reacciones de Estados Unidos

Funcionarios estadounidenses elogiaron a los militares estadounidenses por llevar a cabo el ataque y condenaron a los talibanes por violar el Acuerdo de Doha, el acuerdo de paz firmado por la administración Trump y los talibanes en febrero de 2020 para poner fin a la guerra de 20 años en Afganistán.

“Al acoger y dar refugio al líder de al-Qaeda en Kabul, los talibanes violaron groseramente el Acuerdo de Doha y las repetidas garantías al mundo de que no permitirían que el territorio afgano fuera utilizado por terroristas para amenazar la seguridad de otros países”, dijo el secretario de Estado Antony Blinken en un comunicado a última hora del lunes.

A cambio de la retirada militar de Estados Unidos, entre otras condiciones, los talibanes acordaron en el Acuerdo de Doha que no utilizarían su posición en Afganistán para amenazar la seguridad de Estados Unidos y sus aliados, según el grupo de expertos estadounidense Council on Foreign Relations.

“También traicionaron al pueblo afgano y su propio deseo declarado de reconocimiento y normalización con la comunidad internacional”, declaró Blinken.

El senador Ted Cruz (R-Texas), calificó el asesinato de Zawahiri como “un importante logro”.

“Todos los estadounidenses respirarán más tranquilos hoy sabiendo que Ayman al-Zawahiri, el líder de al-Qaeda, ha sido eliminado”, dijo Cruz en un declaración el lunes. “Este golpe debería ser un mensaje para los terroristas cercanos y lejanos: si usted conspira para matar a los estadounidenses, los encontraremos y los mataremos”.

El líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer (D-Md.), dijo que el ataque es un “recordatorio crítico de que Estados Unidos conserva la capacidad de realizar operaciones contra objetivos terroristas en Afganistán o en cualquier parte del mundo”.

“Nunca olvidaremos cómo nos atacó al-Qaeda el 11 de septiembre de 2001”, escribió Hoyer en Twitter el lunes.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, el republicano Kevin McCarthy, elogió a las fuerzas militares estadounidenses por haber eliminado a Zawahiri, pero exigió claridad a la administración de Biden sobre el “resurgimiento de al-Qaeda” en Afganistán tras la retirada de las tropas estadounidenses en la región.

“Tenemos una deuda de gratitud con los valientes estadounidenses que acabaron con el terrorista Al Zawahiri”, dijo McCarthy en una declaración en Twitter a última hora del lunes.

“El gobierno de Biden debe proporcionar al Congreso una sesión informativa lo antes posible para discutir el resurgimiento de al-Qaeda en la región tras su desastrosa retirada de Afganistán”, indicó McCarthy.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.