Biden expresa sus dudas sobre el derecho al voto tras una reunión a puerta cerrada en el Capitolio

Por Nick Ciolino
14 de Enero de 2022
Actualizado: 14 de Enero de 2022

El presidente Joe Biden admitió el jueves que “no está seguro” de que sus proyectos de ley electoral salgan adelante después de que varios miembros que representan los votos clave en el Senado expresaran su falta de voluntad de votar a favor de cambiar las reglas para conseguir la aprobación de los proyectos.

El martes, el presidente pronunció un discurso en Georgia en el que pidió que el Senado pusiera fin al filibusterismo si era necesario para aprobar dos medidas para revisar las elecciones en EE. UU.

Biden volvió a exponer sus argumentos ante el Senado en una reunión a puerta cerrada en el Capitolio el 13 de enero, pero los senadores demócratas Kyrsten Sinema (Ariz.) y Joe Manchin (W.Va.) ya habían expresado cada uno de ellos su falta de voluntad para apoyar cambios en el umbral de 60 votos necesario para que los proyectos de ley sean aprobados.

Sinema dijo antes el jueves, hablando en el pleno del Senado, que apoya los proyectos de ley de votación, pero que “no apoyaría acciones diferentes que empeoren la enfermedad subyacente de la división que está infectando a nuestro país”, y añadió que no era necesario reafirmar su apoyo a la regla de los 60 votos.

Manchin dijo en una declaración posterior: “Acabar con el filibusterismo sería la salida fácil. No puedo apoyar un camino tan peligroso para esta nación”.

Tras su viaje al Capitolio, Biden expresó a varios periodistas sus dudas sobre los proyectos de ley.

“La respuesta honesta a Dios es que no sé si podemos hacer esto”, dijo Biden. Luego levantó la voz: “Mientras esté en la Casa Blanca, mientras esté comprometido en algo, voy a estar luchando”.

Un proyecto de ley, que lleva el nombre del congresista de Georgia John Lewis, fallecido en 2020, fue aprobado por la Cámara de Representantes siguiendo la disciplina de voto de ambos partidos en agosto y desde entonces se ha estancado en el Senado. Esa medida exigiría, entre otras cosas, la autorización federal para cualquier cambio realizado en las normas electorales locales.

El segundo proyecto de ley, la Ley de Libertad de Voto, también se encuentra en el Senado. Ampliaría el registro automático y en el mismo día, así como el voto por correo y el voto anticipado.

Los republicanos, que se oponen casi unánimemente a la legislación, han denunciado que los proyectos de ley permiten la extralimitación federal. También dicen que muchas de las disposiciones de la legislación, como la eliminación de los requisitos de identificación de los votantes y la financiación obligatoria de los anuncios de campaña, no son populares entre los votantes estadounidenses.

Biden ha defendido que los proyectos de ley representan una elección entre la democracia y la autocracia, y que protegerían el derecho fundamental de los estadounidenses a votar, “el derecho del que emanan todos los demás derechos”.

Si los proyectos de ley sobre el voto siguen estancados, ello supondría el segundo gran fracaso legislativo de la Administración Biden.

Manchin y Sinema también se han puesto del lado de los republicanos para bloquear el plan de gastos “Build Back Better” del presidente, que Biden ha apoyado en decenas de discursos.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo a varios periodistas el jueves que el plan de la administración es “hacer cosas difíciles, intentar cosas difíciles y seguir en ello”, y añadió que “ciertamente podríamos proponer legislación para ver si la gente apoya los conejitos y los helados, pero eso no sería muy gratificante para el pueblo estadounidense”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS