Biden niega su apoyo al Green New Deal, y ofrece su propio plan de energía limpia

Por TOM OZIMEK
30 de Septiembre de 2020
Actualizado: 30 de Septiembre de 2020

El candidato demócrata de Estados Unidos, Joe Biden, durante el primer debate presidencial del martes por la noche en Ohio, negó que apoye al Green New Deal (Nuevo Acuerdo Verde), que muchos moderados y conservadores han denunciado como poco realista, costoso y sinónimo de la extralimitación de la izquierdista.

“El Green New Deal no es mi plan”, dijo Biden durante el debate en Cleveland.

Cuando el debate se centró en la cuestión de las propuestas de Biden para un cambio hacia una economía verde, el moderador de Fox News, Chris Wallace, preguntó sobre los planes del candidato sobre “2 billones de dólares en empleos verdes” y “poner fin al uso de combustibles fósiles para generar electricidad en 2035 y a las emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2050”.

“Nadie va a construir otra planta de carbón en Estados Unidos. Nadie va a construir otra planta de fuego de petróleo en Estados Unidos. Van a pasar a la energía renovable”, respondió Biden. Los pasos que prometió tomar incluyen la climatización de los edificios, la reincorporación al Acuerdo de París, y la construcción de una nueva infraestructura ecológica.

El presidente Donald Trump, en un momento dado, intervino diciendo: “Él está hablando del Green New Deal”, agregando que costaría “100 billones de dólares” y que esto es “más dinero del que nuestro país podría ganar en 100 años”.

Biden se opuso a la afirmación de Trump de que él apoya el Nuevo Trato Verde, diciendo: “Estoy hablando del plan de Biden”, rechazando la noción de que sería tan costoso.

“De hecho, he estudiado su plan, e incluye la mejora de 4 millones de edificios, la climatización de 2 millones de hogares en cuatro años, la construcción de un millón y medio de viviendas de bajo consumo energético”, dijo Wallace añadiendo que “eso suena como si fuera a costar mucho dinero y perjudicar la economía”.

Biden respondió diciendo que “crearía miles y millones de puestos de trabajo” y que los costos netos serían menores debido a los ahorros en forma de miles de millones que ahora se gastan “en inundaciones, huracanes, aumento de los mares”, debido al calentamiento global.

Wallace presionó entonces a Biden para que especificara el coste de sus promesas medioambientales, a lo que el candidato respondió que “el Green New Deal se pagará a sí mismo a medida que avancemos”, lo que llevó a Wallace a preguntar: “¿Apoya usted el Green New Deal?”

“No, no apoyo el Green New Deal”, respondió Biden.

Trump interrumpió dicendo: “Oh, ¿no [lo apoyas]? Bueno, esa es una gran declaración. Eso significa que acabas de perder a la izquierda radical. Esta se ha ido”.

Biden entonces dijo: “Apoyo el Plan Biden que yo propuse”; añadiendo “que es diferente de lo que él llama el Green New Deal radical”.

La diputada Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY) y el senador Ed Markey (D-Mass.) anuncian la resolución del Green New Deal en una conferencia de prensa a las afueras del Capitolio en Washington el 7 de febrero de 2019. (Saul Loeb/AFP/Getty Images)

La legislación del Green New Deal (pdf) fue presentada al Congreso por la representante Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY) en 2019 y posteriormente no fue aprobada en el Senado en el proceso de un voto 57 a 0.

Aunque Biden se distanciara del Green New Deal y formuló su propio plan, llamado Plan Biden para una Revolución de Energía Limpia y Justicia Ambiental. El sitio web de su campaña hace referencia a la controvertida legislación como los fundamentos de su plan.

“Biden cree que el Green New Deal es un marco crucial para hacer frente a los desafíos climáticos que enfrentamos. Captura poderosamente dos verdades básicas, que están en el centro de su plan: (1) Estados Unidos necesitan urgentemente adoptar una mayor ambición a escala épica para hacer frente al alcance de este desafío, y (2) nuestro medio ambiente y nuestra economía están completa y totalmente conectados”, afirma.

The Epoch Times se acercó al equipo de la campaña presidencial de Biden con una pregunta para aclarar la aparente estrecha alineación del Plan Biden con el Green New Deal, pero no recibió una respuesta inmediata.

Mientras que los anteriores esfuerzos demócratas de reducción de emisiones se centraron en gran medida en mecanismos de mercado como los impuestos sobre el carbono, el impulso del Green New Deal es una combinación de mandatos de arriba hacia abajo para lograr objetivos de energía limpia, un gasto gubernamental masivo, una política industrial para crear puestos de trabajo en sectores específicos y un enfoque de “justicia ambiental” para las comunidades más afectadas por la contaminación.

El plan de Biden tiene un precio de USD 2 billones, tiene un objetivo de cero emisiones netas para 2050 y trata de lograr una electricidad limpia para 2035 por medio de mandatos gubernamentales. A su vez, presenta iniciativas de tipo de política industrial como el uso de fondos gubernamentales para estimular la investigación en energías renovables y utiliza un “enfoque inclusivo de empoderamiento de todo el gobierno” para canalizar el 40 por ciento de la inversión en “una revolución de energía limpia para las comunidades desfavorecidas”.

“En nuestra opinión, básicamente, Joe Biden respaldó un Green New Deal  substancialmente”, dijo Julian Brave NoisCat, vicepresidenta de estrategia y política de la empresa de encuestas y políticas progresistas Data for Progress, en declaraciones a Slate, cuando se le preguntó sobre lo cerca que el plan de Biden refleja el Green New Deal.

El senador Ed Markey (D-Mass.), quien copatrocinó el Green New Deal, sugirió una estrecha alineación entre el plan de energía limpia de Biden y el Green New Deal, en su Twitter después del debate del martes. “El movimiento por el Green New Deal va a derrotar a Donald Trump y sus compinches de los combustibles fósiles. Vamos a elegir a Joe Biden y a luchar para aprobar la agresiva acción climática que necesitamos”.

Ocasio-Cortez, por su parte, quien es la copresidenta del panel de cambio climático de la campaña de Biden, respondió a los reclamos de Trump durante el debate sobre un costo de 100 billones de dólares por el Green New Deal.

“Cuando los republicanos hablan de que el Green New Deal es 100 billones de dólares, por favor, sepan que están haciendo esa cosa del Dr. Malvado en la que gritan números aleatorios y crecientes para sonar ominosos”, escribió en Twitter, y compartió un enlace a la legislación, instando a la gente a “verla por sí misma”.

Si bien el proyecto de ley no incluye estimaciones de costos para el plan, sí incluye la afirmación de que el calentamiento global costaría, para 2100, más de USD 500,000 millones al año en pérdidas económicas y arriesgaría un total de un billón de dólares en daños a la infraestructura pública y a los bienes raíces costeros en Estados Unidos. Esto contrasta con la opinión expresada por Biden durante el debate, y otros antes que él, de que el Nuevo Trato Verde “se pagaría a sí mismo” eliminando el costo de la inacción.

Una cifra de un costo de 93 billones de dólares del Green New Deal fue a menudo referida en los debates.

“Hay una carrera para que los grupos de expertos, los analistas y los académicos sean los primeros en dar con una cifra y se puede ver el por qué —mire cuánta gente se aferró a esa cifra de USD 93 billones”, dijo Nick Loris, un economista de la conservadora Heritage Foundation, en declaraciones a Politico. “Muchas veces uno sólo ve el número y no obtiene mucho de la historia detrás del número.”

La cifra de USD 93 billones se basa en un informe de un grupo de expertos conservadores, American Action Forum (AAF), y se llegó a ella sumando las estimaciones de costos que los autores pusieron en diferentes aspectos de la plataforma Green New Deal.

Uno de los autores del informe, el presidente de la AAF, Douglas Holtz-Eakin, exdirector de la Oficina de Presupuesto del Congreso, dijo a Politico que cualquier precisión en los cálculos más allá de la estimación de que llegue a billones, “es ilusoria”.

Según Holtz-Eakin, las estimaciones de costos de su organización deben verse como “una estimación sincera pero heroica de una propuesta no muy bien especificada”, refiriéndose a la naturaleza aspirante, más que específica, del Nuevo Trato Verde.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


¿Sabía?

‘No hay emergencia climática’: científicos piden un debate razonado

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS