Biden permanece en silencio mientras los talibanes invaden Kabul

Por Zachary Stieber
16 de Agosto de 2021 9:23 AM Actualizado: 16 de Agosto de 2021 9:23 AM

El presidente Joe Biden no ha hablado con los medios de comunicación sobre el derrocamiento del gobierno de Afganistán por parte de los talibanes desde su última declaración del sábado, un día antes de que el grupo terrorista asaltara Kabul.

“Hemos transmitido a los representantes de los talibanes en Doha, a través de nuestro comandante de Combate, que cualquier acción por su parte sobre el terreno en Afganistán, que ponga en peligro al personal de EE. UU. o nuestra misión allí, será respondida con una rápida y fuerte respuesta militar de EE. UU.”, decía un comunicado de la Casa Blanca el 14 de agosto.

La principal portavoz del presidente Joe Biden estará fuera de la oficina durante una semana, mientras el presidente guarda silencio sobre el derrocamiento del gobierno de Afganistán por parte de los talibanes.

Los talibanes tomaron el domingo el palacio presidencial de Kabul mientras el presidente afgano Ashraf Ghani huía de Kabul, la capital del país.

Los dirigentes talibanes dieron por terminado el conflicto entre el grupo terrorista y las fuerzas afganas. Los talibanes están dispuestos a declarar la nación como Emirato Islámico de Afganistán, dijo una fuente muy bien informada a The Epoch Times.

Al mismo tiempo, la embajada de EE. UU. advirtió a los estadounidenses que aún se encontraban en Kabul que “se confinaran”, ya que, según se informa, el aeropuerto de esa ciudad fue atacado por combatientes talibanes. Algunas imágenes de video también muestran a grupos de afganos asaltando el aeropuerto en un intento de subir a los vuelos que salen del país.

Los principales acontecimientos, que se producen mientras Estados Unidos trabaja en la finalización de su retirada tras dos décadas en el país, no han recibido ninguna intervención pública de Biden, la vicepresidenta Kamala Harris o Psaki.

Harris, que se encontraba con Biden cuando el presidente decidió la retirada de Afganistán, no ha hablado públicamente desde el 10 de agosto. Psaki, que suele informar diariamente a la prensa en días laborables, no ha dado una conferencia de prensa desde el 11 de agosto. Biden fue a Wilmington (Delaware) y más tarde a Camp David (Maryland) después de hacer declaraciones sobre el precio de los medicamentos con receta el 12 de agosto.

Biden no aceptó preguntas al partir hacia Delaware o hacia Camp David. Habló por última vez en tiempo real sobre Afganistán el 10 de agosto, diciendo a los periodistas que no lamentaba haber dado luz verde a la retirada de EE. UU. y que los combatientes afganos tendrían que “luchar por sí mismos, luchar por su nación”.

En una declaración escrita el sábado, Biden dijo que estaba en estrecho contacto con su equipo de seguridad nacional, dándoles instrucciones “sobre cómo proteger nuestros intereses y valores mientras terminamos nuestra misión militar en Afganistán”.

El presidente dijo que autorizó el despliegue de unos 5000 soldados estadounidenses para ayudar a evacuar al personal estadounidense y aliado, así como a los afganos que ayudaron a las tropas en los últimos años.

También dijo que los funcionarios estadounidenses habían transmitido a los talibanes que cualquier acción que llevaran a cabo y que pusiera en peligro al personal estadounidense o a la misión de EE. UU. “será respondida con una rápida y fuerte respuesta militar de EE. UU.”.

También defendió la retirada de EE. UU., diciendo que se enfrentó a una elección cuando llegó a la presidencia: seguir un acuerdo que el expresidente Donald Trump hizo con los talibanes, o enviar más tropas a Afganistán.

“Fui el cuarto presidente que presidió una presencia de tropas estadounidenses en Afganistán (dos republicanos, dos demócratas). No quiero, y no quiero, pasar esta guerra a un quinto”, dijo.

Un helicóptero militar de EE. UU. sobrevuela la embajada de EE. UU. en Kabul el 15 de agosto de 2021. (Foto de WAKIL KOHSAR/AFP vía Getty Images)

El domingo, la Casa Blanca publicó una foto de Biden solo en una sala de Camp David celebrando una reunión informativa con altos funcionarios en otros lugares, entre ellos Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, y Harris, así como con personal de la CIA y funcionarios de la inteligencia estadounidense en Doha, Catar.

“Esta mañana, el presidente y la vicepresidenta se reunieron con su equipo de seguridad nacional y con altos funcionarios para escuchar novedades sobre la reducción de nuestro personal civil en Afganistán, las evacuaciones de los solicitantes del SIV y de otros aliados afganos, y la situación de seguridad en curso en Kabul”, dijo la Casa Blanca. SIV son las siglas de Visados Especiales para Inmigrantes.

La ausencia de un discurso público de Biden sobre lo que está ocurriendo ha provocado las críticas de algunos, entre ellos varios congresistas republicanos.

“Estoy atónito por lo que falta: ¿dónde está el presidente Biden? ¿Cómo es que está desaparecido en esta crisis generacional de política exterior? Tenemos un vacío total de liderazgo que es humillante + inexcusable. Especialmente en estos tiempos imposibles, necesitamos líderes que den la cara”. escribió el representante Peter Meijer (R-Mich.) en Twitter.

“El presidente Biden le debe al público estadounidense una explicación de por qué lideró desde atrás y permitió que los terroristas se impusieran”, dijo el senador Bill Hagerty (R-Tenn.) en un comunicado.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, está “fuera de la oficina” del 15 al 22 de agosto, según un mensaje de correo electrónico automatizado que The Epoch Times recibió a primera hora del lunes en respuesta a varias preguntas. La ausencia de Psaki también llamó la atención.

“Biden está fuera de la vista y los correos electrónicos a la secretaria de Prensa de la Casa Blanca reciben una respuesta de fuera de la oficina”, dijo Tim Murtaugh, el director de Comunicación de la campaña de Trump para 2020, en las redes sociales.

El secretario de Estado, Antony Blinken, sí apareció en un programa de entrevistas dominical, rebatiendo las críticas a la administración.

“El hecho es este, fuimos a Afganistán hace 20 años con una misión en mente, y era ocuparnos de la gente que atacó el 11 de septiembre. Y esa misión ha tenido éxito. Llevamos a Bin Laden ante la justicia hace una década. Al-Qaeda, el grupo que nos atacó, ha disminuido enormemente. Su capacidad para atacarnos de nuevo desde Afganistán ahora mismo, no existe. Y vamos a asegurarnos de que mantenemos en la región la capacidad, las fuerzas necesarias para detectar cualquier resurgimiento de una amenaza terrorista y poder hacer frente a ella”, dijo.

Aun así, Blinken reconoció que las fuerzas afganas “demostraron ser incapaces de defender el país”.

“Y eso ocurrió más rápidamente de lo que habíamos previsto”, dijo.

El Pentágono y el Departamento de Estado dijeron más tarde el domingo que estaban asegurando el aeropuerto internacional Hamaz Karzai en Kabul para permitir la salida segura del personal estadounidense y aliado, aumentando el número de tropas allí (casi 1000 más), tras abandonar la base aérea de Bagram.

“Mañana y en los próximos días, trasladaremos fuera del país a miles de ciudadanos estadounidenses que han residido en Afganistán, así como al personal local de la misión de EE. UU. en Kabul y a sus familias, y a otros nacionales afganos especialmente vulnerables”, dijeron las agencias. “Y aceleraremos la evacuación de miles de afganos que reúnen los requisitos para obtener los visados especiales para inmigrantes de EE. UU., de los cuales casi 2000 ya han llegado a Estados Unidos en las últimas dos semanas. Para todas las categorías, los afganos que hayan superado el control de seguridad seguirán siendo trasladados directamente a Estados Unidos. Y encontraremos lugares adicionales para los que aún no han sido examinados”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.