Biden propone que jefe de la OMS tenga poderes unilaterales para declarar emergencias de salud pública

Por Mark Tapscott
17 de Mayo de 2022 7:53 PM Actualizado: 17 de Mayo de 2022 7:53 PM

La Administración del presidente Joe Biden está impulsando enmiendas a las regulaciones que rigen la Organización Mundial de la Salud (OMS) para otorgar al director general Tedros Adhanom Ghebreyesus autoridad unilateral para declarar una emergencia de salud pública en cualquier nación en función de la evidencia que elija.

Las enmiendas propuestas por EE. UU. se enviaron a la OMS en enero para su consideración la próxima semana en la 75.ª Asamblea Mundial de la Salud de la ONU en Ginebra, Suiza.

En una carta del 26 de enero a una reunión virtual de la junta ejecutiva de la OMS, Loyce Pace, subsecretaria de Asuntos Globales del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) de EE. UU. describió “la importancia de la equidad y el acceso equitativo a las contramedidas médicas y los impactos negativos de la información errónea y desinformación relacionada con la pandemia. Estamos de acuerdo en que todos debemos hacerlo mejor”.

“Estados Unidos lideró un proceso inclusivo y transparente para desarrollar esta decisión, ya que somos conscientes de que la actualización y modernización del [Reglamento Sanitario Internacional] RSI son fundamentales para garantizar que el mundo esté mejor preparado y pueda responder a la próxima pandemia”.

Entre las enmiendas propuestas por EE. UU., una elimina el requisito existente en la sección 9 de que la OMS “consulte y trate de obtener la verificación” de los funcionarios de una nación en la que se sospeche una crisis sanitaria antes de hacer cualquier declaración pública. La misma enmienda establece que “la OMS puede tener en cuenta los informes de fuentes distintas a las notificaciones o consultas” de la nación con el problema que se sospecha.

Una propuesta de modificación de la Sección 5 ordenaría a la OMS establecer “criterios de alerta temprana para evaluar y actualizar progresivamente el riesgo nacional, regional o mundial que supone un evento de causas o fuentes desconocidas…”.

Una enmienda propuesta a la Sección 10 requiere que la OMS, en caso de que la nación con el problema sospechoso no coopere en 48 horas, deberá “cuando lo justifique la magnitud del riesgo para la salud pública, compartir inmediatamente con otras [naciones] la información de que disponga”.

En ninguna parte de las enmiendas o de los documentos que las acompañan se explica cómo o por qué los funcionarios de salud pública de Estados Unidos creen que el problema de la equidad en la atención médica se abordaría dando a Tedros la autoridad para declarar una emergencia de salud pública en base a la información proporcionada por una fuente distinta de la nación afectada.

Una búsqueda en el sitio web de la Oficina de Prensa de la Casa Blanca solo encontró una referencia a las enmiendas de la OMS. Esa referencia estaba en una hoja informativa del 2 de febrero emitida por la Casa Blanca en la que se decía que Estados Unidos “continuará avanzando en la seguridad sanitaria y en la preparación para las pandemias en el extranjero, incluso mediante el fortalecimiento de la OMS, trabajando con sus socios para lograr enmiendas específicas al RSI…”.

La enmienda propuesta en la sección 5 del reglamento de la OMS también parece ser paralela a la referencia de la Administración Biden en una hoja informativa sobre su propuesta de presupuesto federal para 2023 que se publicó en abril.

Esa referencia compromete a la Administración Biden a apoyar “las innovaciones de detección de amenazas globales a través de una red globalmente conectada de sistemas de vigilancia de la salud pública que optimiza la prevención de enfermedades y la promoción de la salud a medida que fortalecemos las iniciativas de vigilancia para proporcionar los datos necesarios para actuar antes, durante y después de una pandemia.

“El presupuesto incluye 2470 millones de dólares de financiación obligatoria para que los CDC incluyan mejoras en los programas nacionales de vigilancia centinela, la ampliación de la vigilancia de las aguas residuales a nivel nacional y mundial, e inversiones en enfoques de vigilancia genómica mundial, así como en plataformas de vigilancia de enfermedades respiratorias a nivel mundial”.

Las plataformas de vigilancia de las enfermedades respiratorias incluyen cámaras de video y grabadoras que alertan a las autoridades cuando se ve a miembros del público tosiendo o actuando de otra manera que podría indicar la presencia de una enfermedad infecciosa o ayudar a propagar una ya presente en una población. Estos equipos se utilizan ampliamente en China.

Las enmiendas de Biden a la OMS son el último paso en los esfuerzos del actual presidente por reintegrar a Estados Unidos en la OMS, después de que su predecesor en el Despacho Oval, Donald Trump, recortara la financiación de Estados Unidos a la organización sanitaria internacional y luego notificara su retirada.

Uno de los primeros actos de Biden como presidente fue retirar el aviso de retirada de Trump y restablecer la financiación estadounidense, que supone la mitad del presupuesto de la OMS. El descontento de Trump con la OMS surgió de lo que consideró una condescendencia excesiva de la organización sanitaria internacional hacia China en relación con el origen del virus del PCCh que también se conoce como nuevo coronavirus, o COVID-19.

Un portavoz de la Casa Blanca no respondió a la solicitud de información de The Epoch Times sobre las enmiendas y la justificación de la administración para las propuestas. Un portavoz del HHS tampoco respondió a la solicitud de comentarios de The Epoch Times.

Sin embargo, los críticos de las enmiendas, como el Dr. Peter Breggin, no se han resistido a comentar las enmiendas propuestas.

“Las enmiendas darían a la OMS el derecho a tomar medidas importantes para colaborar con otras naciones y otras organizaciones de todo el mundo para hacer frente a la supuesta crisis sanitaria de cualquier nación, incluso en contra de sus deseos declarados”, dijo Breggin en un posteo del 4 de mayo bajo un titular compartido con su esposa, Ginger Ross Breggin.

“El poder de declarar emergencias sanitarias es una herramienta potencial para avergonzar, intimidar y dominar a las naciones. Puede utilizarse para justificar el ostracismo y las acciones económicas o financieras contra la nación en cuestión por parte de otras naciones alineadas con la OMS o que desean dañar y controlar a la nación acusada”, escribió Breggin.

Peter Breggin es un psiquiatra formado en Harvard, exfuncionario del Servicio de Salud Pública de Estados Unidos y exconsultor del Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH). Ginger Ross Breggin es periodista, autora y defensora de la reforma médica.

Travis Weber, vicepresidente de Política y Asuntos Gubernamentales de Family Research Center, con sede en Washington D.C., declaró a The Epoch Times que “el pueblo estadounidense debe expresar su preocupación ante la Casa Blanca, especialmente porque nuestro presidente nos representa en la escena mundial, necesitamos una explicación de lo que está haciendo aquí y por qué”.

Weber dijo que los funcionarios de la Administración Biden “no han hablado realmente de esto, por lo que necesitamos que los periodistas les pregunten en una conferencia de prensa qué están proponiendo y que realmente lo expliquen. La gente puede expresar su preocupación al respecto a la Casa Blanca y expresar su preocupación a sus miembros del Congreso, y necesitamos que los miembros del Congreso desafíen a la administración a dar explicaciones. La primera parte de esto es ‘qué está pasando, qué está proponiendo y por qué'”.

Del mismo modo, Matt Staver, fundador y presidente del bufete de abogados de interés público Liberty Counsel, con sede en Florida, dijo a The Epoch Times que si Estados Unidos decidiera no cooperar con la OMS en una posible emergencia sanitaria y “digamos que vuelve a tener a Trump en el cargo, que quiere retirarse, o tiene a alguien más que no quiere tratar con la OMS, podrían llevarlo ante la Corte Internacional de La Haya para que le impongan multas o alguna otra forma de restricción. Podrían coordinarse con sus otros países miembros para tomar medidas con respecto a los suministros, el intercambio de datos u otra documentación para el comercio, y quién sabe cuáles serían las consecuencias de eso”.

Liberty Counsel también señaló en un comunicado el 12 de mayo que un informe de la ONU afirmaba en mayo de 2021 que la pandemia de coronavirus se habría evitado si la organización sanitaria internacional hubiera tenido más autoridad.

Ese informe también recomendaba dotar a la OMS de “un régimen de incentivos adaptable, [incluyendo] sanciones como reprimendas públicas, sanciones económicas o denegación de beneficios” a las naciones que no cooperen con ella.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.