Biden se niega a decir si apoya ampliar los escaños de la Corte Suprema

Por Zachary Stieber
22 de Septiembre de 2020
Actualizado: 22 de Septiembre de 2020

El candidato presidencial demócrata Joe Biden se negó el lunes a responder a una pregunta sobre si apoyaría un esfuerzo de algunos demócratas para llenar la Suprema Corte si ganan más poder en las próximas elecciones.

“Es una pregunta legítima, pero déjenme decirles por qué no voy a responder a esa pregunta, porque cambiará todo el enfoque”, dijo Biden a WBAY-TV en Wisconsin.

“Eso es lo que él quiere. Nunca quiere hablar sobre el tema en cuestión. Siempre trata de cambiar el tema. Digamos que respondo a esa pregunta, entonces todo el debate será, ‘bueno, Biden dijo o no dijo’. ‘Biden dijo que lo haría o no lo haría’. La discusión debería ser sobre por qué se está moviendo en una dirección que es totalmente inconsistente con lo que los fundadores querían”.

Biden dijo que la Constitución establece cómo funciona el proceso de confirmación de la Suprema Corte: los votantes pueden elegir un presidente, ese presidente elige un nominado, y el Senado considera al nominado antes de votar para aprobar o rechazar la nominación.

Biden afirmó que la elección de un nominado por parte del presidente Donald Trump ahora, tan cerca de las elecciones del 3 de noviembre, iría en contra de la Constitución, aunque no explicó su argumento.

“Para cuando se celebre esta audiencia en la Suprema Corte, si es que la celebran, se estima que entre el 40 y el 45 por ciento del pueblo estadounidense ya habrá votado”, dijo Biden.

“Es una violación fundamental del principio constitucional”.

La jueza Ruth Bader Ginsburg murió la semana pasada, dando a Trump la oportunidad de nominar a un tercer juez.

Durante las primarias demócratas, Biden se comprometió a no apoyar el esfuerzo para añadir escaños a la Suprema Corte de nueve jueces.

De pie desde la izquierda: juez asociado Neil Gorsuch, jueza Sonia Sotomayor, jueza Elena Kagan y juez Brett Kavanaugh. Sentados de izquierda a derecha, en la fila inferior: juez Stephen Breyer, juez Clarence Thomas, presidente del Tribunal Supremo John Roberts, jueza Ruth Bader Ginsburg y juez Samuel Alito. (Mandel Ngan/AFP vía Getty Images)

“No estoy preparado para seguir y tratar de llenar la corte, porque viviremos para lamentar ese día”, dijo en julio de 2019.

En un evento al mes siguiente, añadió: “No creo que se pueda empezar a hacer tonterías para cambiar la estructura de la Constitución legislativamente. Intentamos una ley de llenar la corte bajo Roosevelt. Incluso los demócratas se opusieron en su momento”.

El número de jueces en la Suprema Corte ha cambiado con el tiempo.

La primera versión incluía solo seis jueces. Unos 20 años después, el número se redujo a cinco, pero pronto volvió a aumentar a seis.

En 1807, el Congreso añadió un séptimo juez. Varios otros fueron añadidos en 1800, aumentando el número a 10.

El número actual se ha mantenido igual desde 1869, en virtud de la ley reguladora del Poder Judicial.

El presidente demócrata Franklin D. Roosevelt trató de añadir jueces en la década de 1930 porque estaba molesto con los fallos del Tribunal Supremo.

“Este plan mío no es un ataque a la Corte, sino que busca restaurar la Corte a su legítimo e histórico lugar en nuestro sistema de gobierno constitucional y hacerla reanudar su importante tarea de construir de nuevo basándose en la Constitución ‘un sistema de ley viva’. El propio tribunal puede deshacer mejor lo que el tribunal ha hecho”, dijo Roosevelt al público estadounidense por radio en marzo de 1937, según el National Constitution Center.

El proyecto de ley que habría añadido seis escaños fue rechazado por el Comité Judicial del Senado.

“El proyecto de ley es una invasión del poder judicial como nunca antes se ha intentado en este país”, escribió el comité en un informe.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber

A continuación

China atrae expertos para el robo de investigaciones e innovaciones

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS