Biden trae planes agresivos para el control de armas, frente al apoyo de Trump a la 2ª Enmienda

Por Matthew Vadum
23 de Febrero de 2021
Actualizado: 23 de Febrero de 2021

Análisis de noticias

Ahora que está en el cargo, el presidente Joe Biden aún no ha revelado los detalles de su programa de control de armas, pero sus comentarios durante la campaña y desde entonces sugieren que será ambicioso.

Por ejemplo, a un mes de su mandato, el mandatario demócrata está considerando exigir que los compradores de armas de fuego caseras que carezcan de número de serie se sometan a una comprobación de antecedentes, según reporta Politico, basándose en fuentes no identificadas.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo al medio que Biden está estudiando “todas las herramientas a nuestra disposición, incluidas las acciones ejecutivas”.

La perspectiva de Biden sobre la Segunda Enmienda es significativamente diferente a la de su predecesor, el republicano Donald Trump, que en general apoyaba los derechos de posesión de armas.

Trump se opuso a las propuestas de restringir la capacidad de los cargadores, prohibir la venta de rifles populares, imponer requisitos de licencia federal para los propietarios de armas que cumplen la ley y obligar a registrar las municiones. Condenó las demandas frívolas contra los fabricantes de armas y el acoso burocrático a los comerciantes de armas de fuego, y apoyó la exitosa derogación de una ley que exigía a la Administración de la Seguridad Social proporcionar información sobre salud mental a un sistema nacional de verificación de antecedentes.

Algunos propietarios de armas y activistas estaban molestos con Trump porque prohibió las culatas de fuego y expresó su apoyo a las llamadas leyes de bandera roja, mientras que se resistía a la gran mayoría de las propuestas del movimiento de control de armas. Las leyes de bandera roja permiten solicitar a un tribunal estatal que retire las armas de fuego a alguien que un juez determine que es un peligro para él o para otros.

Pero según Michael Hammond, asesor legislativo de Gun Owners of America (GOA), la agenda de Biden, que abarca las leyes de bandera roja, la prohibición de los populares rifles AR-15, la prohibición de la impresión de armas en 3-D y la obligación de las a menudo poco fiables “smartguns”, es “lo más extremo que se puede hacer”.

“En primer lugar, quiere prohibir las armas más populares en Estados Unidos, las semiautomáticas, los AR-15 y las armas de ese tipo, lo cual es probablemente inconstitucional”, dijo Hammond a The Epoch Times en una entrevista.

“En segundo lugar, quiere hacer esta comprobación universal de antecedentes, que de hecho es un registro universal de armas, y una vez que tienen los nombres de todos los que poseen un arma, y una vez que saben dónde viven, entonces pueden montar una redada de medianoche de confiscación de armas bajo [la ley] de bandera roja y realmente tomar las armas”.

“Y, por supuesto, el tercer elemento de su agenda es que va a alentar a los municipios y condados de jurisdicciones muy, muy liberales a demandar a los fabricantes de armas y a los vendedores de armas con el fin de ponerlos fuera del negocio de la misma manera que casi ponen a las compañías de cigarrillos fuera del negocio”.

Las propuestas de Biden

Es sabido que Biden apoya algunas de las propuestas de control de armas más duras, como la prohibición de la fabricación y venta de armas de fuego de tipo militar y de cargadores de gran capacidad, así como la regulación de la posesión de las llamadas armas de asalto existentes. Es partidario de limitar la compra de un arma de fuego por mes y de prohibir todas las ventas de armas de fuego, municiones, kits y piezas de armas por Internet.

El presidente también es partidario de ampliar el plazo de comprobación de antecedentes de los 3 días actuales a 10 días, así como de obligar a la comprobación de antecedentes para todas las ventas de armas, incluidas las que tienen lugar en ferias de armas y en internet. Revertiría la derogación de la ley respaldada por Trump que obligaba a la Administración de la Seguridad Social a informar sobre las personas y quiere animar a más estados a adoptar leyes de bandera roja. También quiere que finalmente todas las armas que se vendan sean las llamadas “smartguns”, que necesitan la huella dactilar del propietario para funcionar.

En las últimas semanas, Biden ha estado preparando el escenario para lo que puede acabar siendo un amplio paquete de propuestas contra las armas, ya que utiliza su púlpito para despertar a su base política progresista.

Los dos senadores de Connecticut quieren que Biden tome medidas decisivas.

El senador demócrata Richard Blumenthal, que dijo haber hablado con funcionarios de la Casa Blanca en los últimos días, instó al presidente a avanzar de forma agresiva. “Mi opinión es que cuanto más grande y más audaz sea la prevención de la violencia con armas de fuego, mejor, porque tenemos una oportunidad única”, dijo Blumenthal, citado por Politico.

El senador Chris Murphy, también demócrata, dijo que tiene la intención de reintroducir su proyecto de ley de verificación universal de antecedentes en las próximas semanas

La causa del control de armas “no va a desaparecer”, dijo a McClatchy a principios de este mes el representante Jason Crow (D-Colo.), vicepresidente del Grupo de Trabajo para la Prevención de la Violencia con Armas de Fuego en el Congreso.

“Yo solo diría a cualquier funcionario electo que ignora esta cuestión bajo su propio riesgo. Tienen que asegurarse de que lo abordan porque la marea cambió hace mucho tiempo”.

Los grupos de activistas a favor del control de armas han expresado su apoyo a los esfuerzos de Biden.

“Esta administración tiene qué, tres semanas de vida [pero] es la administración más fuerte de la historia en materia de la seguridad de las armas, tanto si se habla del presidente como de la vicepresidenta o del gabinete”, dijo John Feinblatt, presidente de Everytown for Gun Safety. “Tenemos plena confianza en que van a gobernar como tal”.

“Hemos cambiado las legislaturas estatales. Hemos aprobado referendos de los votantes. Hemos visto por primera vez… [unas] primarias demócratas en las que cada uno de los candidatos intentaba superarse a sí mismo en cuanto a lo mucho que se preocupan por este tema”, dijo Christian Hayne, vicepresidente de política de Brady, antes Consejo Nacional para el Control de las Armas de Fuego. “Prevemos que el impulso seguirá creciendo hasta que consigamos el cambio que necesitamos desesperadamente”.

No es pan comido

Pero es probable que ninguna de las propuestas de Biden sea pan comido en el Congreso, controlado por los demócratas. Hay un Senado dividido en partes iguales, con el filibusterismo legislativo todavía intacto, al menos por el momento, y una Cámara de Representantes con una mayoría reducida.

A pesar de la protección constitucional de la propiedad individual de armas, las armas de fuego son ya uno de los productos de consumo más regulados en Estados Unidos, y no es probable que las personas que poseen armas de fuego acepten los planes de Biden.

Alrededor del 30 por ciento de los estadounidenses posee armas de fuego y el 43 por ciento vive en un hogar donde se guardan armas, reportó David Harsanyi en National Review en agosto de 2020.

Basándose en los datos de comprobación de antecedentes del FBI, la Fundación Nacional de Deportes de Tiro estima que se compraron más de 12 millones de armas en los primeros siete meses del año pasado, mientras los disturbios civiles envolvían gran parte de la nación. Esa cifra es un 70 por ciento más alta que en el periodo correspondiente de 2019.

“Es probable que esta cifra incluya casi 5 millones de propietarios de armas primerizos en lo que va de año”, señaló Harsanyi. “Es probablemente el mayor aumento en la posesión de armas en la historia de Estados Unidos”.

El tiroteo de Parkland

Aun así, el nuevo presidente, que se atribuye el mérito de la prohibición de las armas de asalto y de los cargadores de municiones de gran capacidad de 1994, que ya ha expirado y que él mismo hizó aprobar en el Senado, habla con dureza y promete un cambio que los activistas de izquierda llevan años exigiendo.

En sus comentarios del 14 de febrero, cuando se cumplió el tercer aniversario de la matanza en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Florida, Biden dijo que su administración “lo haría mejor” en su intento de reforzar las leyes de control de armas.

“Durante estos tres años, las familias de Parkland nos han enseñado a todos algo profundo. Una y otra vez, nos han mostrado cómo podemos convertir nuestro dolor en un propósito: marchar, organizar y construir un movimiento fuerte, inclusivo y duradero para el cambio”, dijo en un comunicado.

“Esta administración no esperará al próximo tiroteo masivo para atender ese llamado. Tomaremos medidas para acabar con nuestra epidemia de violencia con armas de fuego y hacer que nuestras escuelas y comunidades sean más seguras”.

Un total de 17 personas perdieron la vida el día de San Valentín de 2018 en lo que fue el tiroteo masivo en una escuela secundaria más letal de la historia de Estados Unidos.

Una semana después de la masacre, el entonces presidente Donald Trump calificó a las escuelas sin armas como un “imán” para los tiradores que atacan a las masas y propuso una paga extra para los profesores dispuestos a llevar armas de fuego ocultas para proteger a sus alumnos.

“Mis oraciones y condolencias a las familias de las víctimas del terrible tiroteo de Florida. Ningún niño, profesor o cualquier otra persona debería sentirse nunca inseguro en una escuela estadounidense”, tuiteó Trump. El senador estadounidense Rick Scott, que en ese momento era gobernador de Florida, calificó el ataque de “absolutamente maldad pura”.

NRA: “Manténganse vigilantes”

El 8 de enero de este año, Biden aprovechó el décimo aniversario del tiroteo contra la entonces representante Gabrielle Giffords, demócrata de Arizona, para prometer en un tuit que “derrotaría a la NRA y pondría fin a nuestra epidemia de violencia con armas de fuego”.

Giffords sufrió una lesión cerebral grave durante el ataque y posteriormente renunció al Congreso. Su marido, Mark Kelly, también demócrata partidario del control de armas, juró como senador junior por Arizona en diciembre tras ganar unas elecciones especiales. Ambos fundaron una organización de defensa e investigación del control de armas llamada Giffords.

La Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) es una organización de derechos civiles con 5.5 millones de miembros. El 15 de enero, el grupo en favor de la Segunda Enmienda se acogió al capítulo 11 de la ley de bancarrota, seis meses después de que la fiscal general de Nueva York, la demócrata Letitia James, denunciara que sus dirigentes habían malversado fondos.

La NRA respondió a Biden con un tuit propio en el que pedía a los propietarios de armas que “se mantuvieran vigilantes” en la defensa de su derecho a portar armas, garantizado por la Constitución, durante el gobierno de Biden.

Hammond, de GOA, reiteró que Biden apoya las leyes de bandera roja, pero minimizó el respaldo de Trump a las mismas, caracterizando su movimiento como un “coqueteo” con la idea, ya que no persiguió realmente su implementación. El nuevo presidente es “aparentemente bastante serio sobre la implementación” de tales leyes, agregó, y no ayuda que “hubo un tiempo en que algunos republicanos decían que este es el control de armas con el que podemos estar de acuerdo”.

“Es uno de los aspectos más desagradables del control de armas decir que, basándose en acusaciones sin fundamento, un juez, sin escucharte, puede sin embargo ordenar redadas secretas en tu casa en medio de la noche y si te resistes, como han hecho algunas personas, te matarán a tiros”, dijo Hammond a The Epoch Times.

Las leyes de bandera roja preocupan a los defensores de las libertades civiles porque, dicen, en algunos estados esas leyes ofrecen poca o ninguna protección del debido proceso, permitiendo que un agente de policía, un miembro de la familia o un miembro de la comunidad, a veces de forma anónima, denuncie a un propietario de armas cuyo comportamiento sugiere que puede ser un peligro para los demás o para sí mismo.

En virtud de las leyes de bandera roja, a veces denominadas leyes de control de armas basadas en el riesgo, un juez determina si el propietario del arma es una amenaza para la seguridad pública basándose en sus declaraciones y acciones. En determinadas circunstancias, puede celebrarse una audiencia sin avisar al propietario del arma. Si el juez considera que el individuo es un riesgo, las armas de la persona pueden ser incautadas provisionalmente a la espera de nuevos procedimientos judiciales. Estas armas incautadas se devuelven a la persona a menos que el juez ordene una prórroga del periodo de confiscación.

Diecinueve estados y el Distrito de Columbia cuentan actualmente con leyes de bandera roja, según Giffords. De ellos, 12 estados y el Distrito de Columbia permiten a los miembros de la familia o del hogar, así como a las fuerzas policiales, solicitar una orden de confiscación, que en algunos lugares se denomina orden de protección de riesgo extremo. Maryland y D.C. permiten a los proveedores de servicios de salud mental presentar peticiones. Nueva York permite a los directores escolares presentar peticiones. Hawai permite que los profesionales médicos, los compañeros de trabajo y los profesores presenten peticiones.

Según Giffords, “las órdenes de protección contra el riesgo extremo proporcionan una forma proactiva de restringir temporalmente el acceso a las armas de fuego a una persona que muestra claros signos de violencia”.

Las leyes que autorizan las órdenes proporcionan “herramientas para salvar vidas que pueden prevenir tragedias con armas de fuego antes de que ocurran”.

La Casa Blanca no respondió a las solicitudes de comentarios de The Epoch Times.

Con información de Charlotte Cuthbertson


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS