Bolsas de EE.UU. alcanzan récords tras informes de “principio” de acuerdo comercial entre EE.UU. y China

Por Cathy He
13 de Diciembre de 2019 Actualizado: 13 de Diciembre de 2019

Los índices bursátiles de Estados Unidos alcanzaron máximos históricos el 12 de diciembre después de los informes de que Estados Unidos había llegado a un “principio” de acuerdo con China. Los dos países tratan de resolver una guerra comercial de 17 meses.

Las acciones se dispararon por la tarde después de que Bloomberg informara por primera vez sobre el principio de acuerdo. S&P 500 y el Nasdaq cerraron en máximos históricos.

Según el informe, que cita fuentes no identificadas, las dos partes habían alcanzado los términos de un acuerdo comercial de “primera fase”, a la espera de la aprobación del presidente Donald Trump.

El informe se publicó después de que Trump se reuniera con los principales asesores comerciales por la tarde para discutir el pacto, y pocos días antes de que Estados Unidos imponga nuevos aranceles a casi 160,000 millones de dólares de importaciones chinas el próximo 15 de diciembre.

El acuerdo provisional propuesto incluye un retraso en los aranceles del 15 de diciembre, un programa de reducción de algunos de los aranceles existentes y un compromiso de Beijing de comprar más productos agrícolas estadounidenses, informó Bloomberg. Los términos del acuerdo han sido acordados, pero el texto no ha sido finalizado, agregó la agencia de noticias.

La Casa Blanca aún no ha confirmado tal acuerdo.

A primera hora de ayer, Trump señaló en Twitter que las dos partes estaban “muy cerca” de llegar a un acuerdo comercial, lo que llevó a los tres principales mercados bursátiles de EE.UU. a subir a los máximos de la sesión.

El Dow Jones Industrial Average subió 220.75 puntos, es decir, un 0.79 por ciento, a 28,132.05; el S&P 500 subió 26.94 puntos, o 0.86 por ciento, a 3,168.57; y el Nasdaq Composite añadió 63.27 puntos, o 0.73 por ciento, a 8,717.32.

Las tarifas del 15 de diciembre se aplicarán a cerca de 156,000 millones de dólares en bienes de consumo chinos, incluyendo teléfonos celulares, ropa, computadoras portátiles y juguetes.

Los dos países anunciaron un acuerdo comercial preliminar en octubre, que se esperaba que incluyera un aumento de las compras chinas de productos agrícolas estadounidenses y posibles reducciones arancelarias.

Anteriormente, el 12 de diciembre, el ministerio de comercio del régimen chino dijo que las negociaciones comerciales de ambos lados estaban “manteniendo una estrecha comunicación”.

Dow Jones informó el 12 de diciembre que los negociadores de EE.UU. han ofrecido reducir los aranceles existentes sobre unos 360,000 millones de dólares de productos chinos hasta la mitad, y cancelar los aranceles establecidos que entrarían en vigor el 15 de diciembre. La administración Trump también pidió compromisos firmes para comprar productos estadounidenses y reimpondría las tarifas arancelarias originales si Beijing no cumple con sus promesas, dijo la agencia.

En agosto, China dijo que impondría un 5 por ciento y un 10 por ciento de aranceles adicionales a 75,000 millones de dólares de bienes estadounidenses en dos lotes. Los aranceles del primer lote entraron en vigor el 1 de septiembre y afectaron a los productos estadounidenses, entre los que se incluyen la soja, el cerdo, la carne de res, los productos químicos y el petróleo crudo.

Los aranceles sobre el segundo lote de productos se activarán el 15 de diciembre, afectando a bienes que van desde el maíz y el trigo hasta las pequeñas aeronaves y los imanes de tierras raras.

China también dijo que reinstituirá el 15 de diciembre un arancel adicional del 25 por ciento para los vehículos fabricados en Estados Unidos y un arancel del 5 por ciento para las piezas de automóviles que había sido suspendido a principios de 2019.

La guerra comercial de 17 meses de duración se inició en julio pasado cuando Estados Unidos impuso aranceles a los productos chinos en un intento de obligar al régimen comunista a abordar una serie de prácticas comerciales desleales, como el robo de la propiedad intelectual estadounidense, la transferencia forzada de tecnología, los subsidios a las industrias nacionales y la manipulación de divisas.

Reuters contribuyó a este artículo.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET

TE RECOMENDAMOS