Bolsonaro habla de la pandemia, la red 5G y la crisis en Venezuela durante su discurso en la ONU

Por Débora Alatriste
22 de Septiembre de 2020
Actualizado: 22 de Septiembre de 2020

Este martes en el marco del 75° Aniversario de la ONU, el presidente Jair Bolsonaro presentó un discurso donde tocó, entre otros temas, la pandemia del COVID-19, la crisis en Venezuela y la red 5G.

Este 22 de septiembre, así como otros líderes de los Estados Miembros de la ONU, el presidente de Brasil presentó su discurso ante la ONU. En el cual empezó hablando sobre la pandemia del virus del Partido Comunista Chino (PCCh), o nuevo coronavirus.

“El COVID-19 se ha convertido en el centro de atención en el transcurso de este año y, en primer lugar, deseo expresar mi dolor por cada y todas las vidas perdidas”.

Al mismo tiempo criticó la cobertura que “algunos” medios de comunicación de Brasil han hecho de la pandemia del virus del PCCh.

“Como ocurrió en gran parte del mundo, algunos segmentos de los medios de comunicación brasileños también han politizado el virus propagando el pánico entre la población. Bajo los lemas ‘quédate en casa’ y ‘nos ocuparemos de la economía más tarde’, casi provocaron el caos social del país”, afirmó el mandatario.

Y explicó que entre las medidas que su administración tomó frente a la crisis de salud están los apoyos económicos distribuidos en programas de asistencia a los más pobres, cubrir las acciones relacionadas con la salud y ayudar a las pequeñas y microempresas. Asimismo destacó la asistencia en forma de alimentos y medidas para prevenir la infección por el nuevo coronavirus.

Unido a esto, dijo que Brasil entregó 400 millones de dólares a la investigación, desarrollo y producción de la vacuna de Oxford en el país.

Actualmente varios países y compañías están compitiendo por desarrollar la primera vacuna contra el virus del PCCh. En Estados Unidos la empresa de biotecnología Moderna, la empresa farmacéutica estadounidense Pfizer y AstraZeneca están llevando a cabo ensayos de fase final. Mientras que en varios países de Latinoamérica se ha permitido la entrada de las vacunas chinas de Sinopharm, CanSino Biologics, Sinovac Biotech y Walvax Biotechnology.

El presidente Bolsonaro ha apostado por la vacuna de la Universidad de Oxford en colaboración con AstraZeneca, pese a que funcionarios del país, como el gobernador del estado de Sao Paulo, Joao Doria, han apoyado la vacuna china desarrollada por Sinovac Biotech, llamada CoronaVac, anunciando que en octubre llegarán al país las primeras cinco millones de dosis.

Esta última pese a ser la más avanzada no ha sido aprobada por la Administración Nacional de Productos Médicos de China (NMPA), el organismo estatal que regula la fabricación de medicamentos.

“Tomar estas vacunas [no aprobadas] es arriesgado. La vacuna podría no funcionar. En el peor de los casos, podría infectar a las personas con el virus de la neumonía de Wuhan [virus del PCCh]”, dijo Chan King-ming, director del Programa de Ciencias Ambientales de la Universidad China de Hong Kong y miembro de la Sociedad de Toxicología de Estados Unidos, a The Epoch Times.

Este 22 de septiembre, 32 líderes presentaron sus discursos. El presidente Bolsonaro inició, seguido del presidente de EE. UU. Donald Trump. Posteriormente el líder del Partido Comunista Chino, Xi Jinping, también presentó su discurso.

Con respecto a su relación con China, el presidente Bolsonaro también habló de la tecnología 5G, “Brasil está abierto al desarrollo de tecnología de punta y a los esfuerzos de innovación, como la industria 4.0, la inteligencia artificial, la nanotecnología y la tecnología 5G”, sin embargo enfatizó “con todos los socios que respetan nuestra soberanía y aprecian la libertad y la protección de los datos”.

Y es que la red 5G ofrecida por la compañía china Huawei ha despertado el escrutinio de las autoridades de varios países, especialmente Estados Unidos, debido a temores sobre el potencial de espionaje y sabotaje por parte del gigante chino de las telecomunicaciones que, supuestamente, está vinculado al estado chino.

Empresas como Huawei están obligadas por la ley de seguridad de China “a compartir cualquier información que tengan y esto incluye la información privada, ya sea información de atención médica u otra información personal de un ciudadano de la República Checa o de un ciudadano de Alemania o Francia”, dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo, en junio.

EE. UU. también  advirtió a finales de junio a Brasil sobre las consecuencias de autorizar a Huawei en su red 5G. El embajador Todd Chapman sugirió que la presencia de la compañía china de telecomunicaciones podría comprometer futuras inversiones por parte de empresas estadounidenses ante el temor de que sus secretos de propiedad intelectual sean violados.

“Diría que no habrá represalias, pero sí consecuencias. Cada país es responsable por sus decisiones”, afirmó Chapman.

Mientras que Pompeo en su reciente reunión con el ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, dijo que ambos hablaron “sobre la seguridad nacional, para mantener las redes futuras de Brasil seguras del Partido Comunista Chino”, dijo Pompeo.

Por otra parte, el presidente Bolsonaro habló de la crisis de Venezuela y dijo que el país “se ha convertido en una referencia internacional por su compromiso y dedicación en el apoyo a los refugiados venezolanos que llegan a Brasil a través del estado fronterizo de Roraima”.

A través del programa Operación Bienvenida, el país ha recibido cerca de 400,000 venezolanos desplazados por “la profunda crisis política y económica generada por la dictadura venezolana”, señaló.

En su reciente visita a Brasil, Mike Pompeo destacó la “compasión” del gobierno brasileño por su “apoyo a la libertad en esta área” al dar refugio a cerca de 260,000 venezolanos. “Nosotros, Estados Unidos y Brasil, los apoyamos”, dijo, y agregó que la administración Trump anunció otros USD 348 millones de ayuda para los refugiados de Venezuela que escapan de la “brutalidad de Maduro”, incluyendo USD 30 millones para Brasil.

Bolsonaro dijo que en la región de Latinoamérica, su administración sigue buscando preservar y promover la democracia “como piedra angular del progreso económico que todos deseamos”.

“La libertad es el mayor activo de la humanidad”, señaló.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

China atrae expertos para el robo de investigaciones e innovaciones

TE RECOMENDAMOS