Buenas historias de China: justo e injusto, la historia de una buena chica

Por The Epoch Times
23 de Enero de 2021
Actualizado: 23 de Enero de 2021

Esta historia popular trata sobre una buena chica que vivió en la dinastía Song hace mil años aproximadamente. La joven no solo era pobre sino que estaba lisiada. Además de eso, perdió a ambos padres a una edad temprana y tuvo que depender de la mendicidad y la ayuda de los aldeanos para sobrevivir.

Un río fluía en el borde de su aldea, y los aldeanos tenían que atravesar el agua cuando recolectaban leña o cultivaban la tierra del otro lado del río. En las temporadas de lluvias, el río era a menudo intransitable. Los aldeanos se acostumbraron a vivir con las molestias, pero la chica tuvo una idea diferente.

Todos los días, recogía rocas cercanas y las amontonaba en la orilla del río. Dijo que quería ayudar a construir un puente de piedra para que la gente pudiera cruzar el río más fácilmente. Los adultos se rieron de su sueño al principio.

Pero con el tiempo, vieron que la pila de rocas crecía, por lo que comenzaron a cambiar de opinión. Así que se unieron a la niña para recolectar piedras.

En poco tiempo, la pila de rocas en la orilla del río creció hasta ser tan grande que los aldeanos invitaron a un constructor de puentes a construir un puente de piedra. La niña pasó todo su tiempo ayudando con la construcción del puente.

Justo cuando el puente estaba a punto de terminarse, ocurrió un accidente en la extracción de rocas y la joven resultó gravemente herida. Ella sobrevivió pero se quedó ciega. Mientras ella continuaba ayudando con lo que podía, los aldeanos suspiraron por la injusticia del cielo hacia la buena chica.

Cuando los aldeanos celebraron la construcción del puente, todos se sintieron tristes por la buena chica ―aunque pobre, lisiada y ciega― que lo había inspirado todo. Sin embargo, la chica no se sintió triste por sí misma. Ella sonrió ampliamente, mostrando genuina felicidad por los aldeanos.

Una inesperada tormenta eléctrica llegó de repente, como para limpiar todo el polvo del nuevo puente. Después de que cayó un rayo tras un estruendoso trueno, la gente se quedó estupefacta al descubrir que la buena chica había muerto electrocutada. No podían comprender por qué el cielo era tan cruel con la chica.

El muy respetado magistrado Bao Zheng, el juez imperial, pasó por la zona. Los aldeanos detuvieron a Bao y le contaron la historia de la chica buena. Le preguntaron por qué el cielo era tan injusto. El magistrado Bao no pudo responder. Entristecido por la historia, escribió las siguientes palabras: “No hagas el mal, no hagas el bien”.

Al regresar a la corte real, el emperador le pidió una reunión privada. La noche anterior, el Emperador acababa de tener un hijo, pero este lloraba a menudo y nadie sabía qué hacer. Bao miró al recién nacido, maravillado por su piel sana. Tomando la mano del recién nacido, Bao se sorprendió al ver en ella  las palabras “No hagas el mal, no hagas el bien”, las palabras exactas que escribió al escuchar la historia de la chica. Su rostro se puso nervioso. Trató apresuradamente de borrar esas palabras de la mano del recién nacido, y esas palabras desaparecieron instantáneamente.

Al ver que la marca de nacimiento en la mano de su hijo había desaparecido, el Emperador se molestó, temiendo que Bao hubiera borrado el signo de la suerte de su hijo. Luego, Bao le contó al Emperador la historia de la chica y su escritura de esas palabras exactas, por las que se había sentido incómodo. El Emperador estaba desconcertado y le ordenó a Bao que buscara explicaciones en el mundo inferior.

Usando una herramienta que le proporcionó un chamán, el magistrado Bao fue al mundo inferior. El Rey del mundo inferior le dijo la verdad. Esa pequeña joven del pueblo provenía de un alma que había cometido grandes pecados, y los Dioses habían dispuesto que ella pagara el karma en tres vidas: la primera vida, pobre, solitaria y lisiada; la segunda vida ciega; y la tercera vida muerta por un rayo. La niña nació lisiada y pobre, pero fue tan amable con los demás que los dioses decidieron acortar su tiempo de retribución en dos vidas. Así que se quedó ciega. La chica no se quejó, y seguía pensando primero en los demás. Entonces, los dioses redujeron su tiempo de retribución a una sola vida y la hicieron morir por un rayo. El rey del mundo inferior le preguntó al magistrado Bao: “¿No crees que es bueno devolver el karma de tres vidas en una sola? Ahora el alma acumuló la virtud suficiente para nacer en un príncipe.

El magistrado Bao, cuyo trabajo era garantizar la justicia para las personas, recibía ahora un nuevo sentido de la justicia que ni siquiera podía comprender. De una cosa estaba seguro: podía dar una buena explicación al Emperador.

Fuente: esta historia es una adaptación de http://www.minghui.org/mh/articles/2006/2/16/120835.html (en chino) 


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS