Buque iraní con combustible evade sanciones de EE.UU. y llega a Venezuela

Por Debora Alatriste
15 de Septiembre de 2020
Actualizado: 15 de Septiembre de 2020

El domingo arribó a Venezuela un buque iraní cargado con combustible con su rastreador apagado y sin identificación, en medio de las sanciones de EE. UU. hacia el país.

El arribo fue confirmado el 13 de septiembre a través de Twitter por TankerTrackers.com, un servicio independiente en línea que rastrea e informa sobre los envíos y el almacenamiento de petróleo crudo en varios puntos de interés geográficos y geopolíticos, y la ONG venezolana Organización Sures.

TankerTrackers.com publicó un video en Twitter donde se ve al buque descargando. “El buque petrolero iraní que transporta 2 millones de barriles de condensado de gas aparece repentinamente en la terminal de José, Venezuela”, escribió en el tuit.

Organización Sures escribió que el tanquero “Arribó al Terminal de Almacenamiento y Embarque de José, Puerto La Cruz, y navegó hasta el país sin nombre para que no ser identificado”.

TankerTrackers.com también señaló que lo más probable es que el navío viajara por todo el sur de África “dado que su transpondedor estaba apagado”, para así evitar las sanciones de Estados Unidos. Asimismo, dijo que tanto el nombre como el número de la Organización Marítima Internacional (OMI) estaban pintados y tenía un nuevo nombre, Honey.

El 11 de septiembre se reportó que un barco llamado “Faxon”, el cual participó en el primer envío de combustible iraní hacia Venezuela, tenía su dispositivo de ubicación apagado y se sospechaba que se dirigía hacia el territorio suramericano. Sin embargo, tenía una ruta desconocida, por las medidas de encubrimiento que tomó para esquivar los radares que pudieran localizarlo y confiscar la carga, pero se sospechaba que rodearía el Cabo de Buena Esperanza de África con dirección hacia el Océano Atlántico.

TankerTrackers.com explicó que el buque transportaba condensado de gas, el cual es diferente de la gasolina, y puede ser refinado “con facilidad en cosas como gasolina de alto octanaje y combustible para aviones (ya que no es petróleo crudo)” y añadió que “probablemente se utilizará como agente de mezcla para mejorar el flujo del petróleo crudo muy pesado de Venezuela con el fin de impulsar la producción”.

El servicio de rastreos escribió en otro tuit que Irán envió tres buques llenos de gasolina que se encontraban en el sur de África. “Llevan aproximadamente 131 millones de litros en total”, afirmó.

De acuerdo con Infobae, dos de esos buques son el Forest y el Fortune, ninguno de ellos ha cambiado su ruta.

Este sería el tercer cargamento que envía el régimen de Hassan Rouhani a Venezuela. Un hecho que sube la tensión entre Teherán y Washington, pues busca evadir las sanciones impuestas a la dictadura de Nicolás Maduro por parte del presidente Donald Trump.

En mayo, Venezuela recibió una primera carga de combustible proveniente de Irán. La flotilla era conformada por cinco buques y fue recibida por una algarabía conformada por los trabajadores de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

El segundo cargamento no contó con la misma suerte. A mediados de agosto el gobierno de Estados Unidos confiscó cuatro buques que llevaban cerca de 1.1 millones de barriles de combustible, tras la emisión de una orden judicial, aprobada por un juez del distrito de Columbia.

Con información de Milagros Boyer.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Venezuela: ¿Llegó el fin del régimen de Nicolás Maduro?

TE RECOMENDAMOS