Buzo crea increíble amistad de 2 años con diminuto pez mariposa que la reconoce y nada para saludarla

Por The Epoch Times
10 de Enero de 2022 12:28 PM Actualizado: 10 de Enero de 2022 12:28 PM

Rachel conoció a Sonny en las brillantes aguas turquesas de la Polinesia Francesa. Al decir que “conoció” a Sonny, se podría pensar que se trata de una persona, pero Sonny no es una persona, sino un diminuto pez mariposa mapache de color amarillo brillante, que se convirtió en su “amigo” durante los últimos dos años.

La buceadora investigadora, que ha navegado y buceado por todo el mundo, compartió la forma en que se formó y floreció su inusual y reveladora amistad bajo el agua.

“Acabábamos de llegar a Moorea y fue una de nuestras primeras inmersiones allí, e inmediatamente vi a este pequeño pez acercarse a mí, y pensé que era extraño”, dijo Rachel a The Epoch Times. “En otras partes de la isla que visitamos donde se bucea, a veces dan de comer a los peces y éstos son muy amistosos; se acercan en busca de comida. Pero en este sitio de buceo, no alimentan a los peces”.

“Fue inusual que un animal se acercara así. Y nos siguió durante casi 45 minutos. Fue una experiencia única”.

Este inusual encuentro con un pez mariposa pudo haber sido solo un accidente de la naturaleza, pero en su siguiente inmersión alejada del arrecife, donde conoció a Sonny por primera vez, este volvió a aparecer.

(Cortesía de Rachel Moore)

(Cortesía de Rachel Moore)

“Fue un par de semanas después, tres o cuatro semanas más tarde, volvimos y, efectivamente, apareció el mismo pececito. Al principio, no creía que fuera el mismo, y mi esposo decía: ‘Es imposible que sea el mismo pez'”, recuerda. “Comparé sus marcas con el video de la primera inmersión y, efectivamente, era él”.

“Después de eso, continuamos regresando a visitarlo y siempre está ahí después de dos años. Así que incluso cuando nos vamos seis meses, volvemos y él está igual de ansioso por vernos”.

Rachel examinó las marcas en la cabeza de Sonny que se captaron en varios videos, y Sonny tenía una singular mancha amarilla en la frente, y notó que las líneas rectas en las sienes de otros peces mariposa mapache no estaban en la de Sonny.

(Cortesía de Rachel Moore)

“Creo que al principio yo le atraía porque tenía unas aletas naranjas muy brillantes y un tanque amarillo. Pero desde entonces, en los últimos dos años, he cambiado de equipo y ahora tengo aletas blancas y un tanque plateado, y parece que me reconoce bien”, dijo. “Creo que probablemente sea porque soy la única que le habla y le saluda. Siempre lo saludo. Así que creo que apenas ve el saludo que le hago, viene nadando súper rápido para saludar”.

“Pasa de mis aletas a mi pecho y me mira a los ojos. Y por lo general, se queda en mi regazo. Me acurruco en forma de bola y se sienta justo al lado de mi pecho”.

“No podía creer lo que estaba sucediendo en esa inmersión”, añadió. “He hecho cerca de 2000 inmersiones en todo el mundo, y nunca había experimentado algo así. Es un regalo cada vez que lo veo. Es un recuerdo especial, y estoy muy agradecida por eso; porque nunca le he dado de comer. Simplemente elige venir e interactuar porque parece disfrutarlo tanto como yo.

“Si no hubiera experimentado esto, pensaría que estoy loca. Pero después de dos años, sigo sin creerlo. Me encanta bucear con él”.

(Cortesía de Rachel Moore)

Y como cualquier otra amistad, la de Rachel y Sonny se fortaleció con el tiempo. De hecho, por increíble que parezca, Sonny incluso llevó a Rachel y a su esposo a visitar su casa submarina.

“Después de un tiempo, empecé a notar sus comportamientos, veía qué era normal y qué no lo era, y de vez en cuando, él hacía este comportamiento raro”, dijo. “Se puso de lado y fue muy rápido a través de la columna de agua, directamente hacia el arrecife. Lo seguí hacia abajo y luego alejó su cuerpo de este agujero, y justo dentro de él estaba esta pequeña anguila. Y también nos ha llevado a mostrarnos tortugas y todo tipo de bichitos en el arrecife”.

(Cortesía de Rachel Moore)

Rachel, a quien le gusta coleccionar conchas del fondo marino, le mostró una vez a Sonny una de sus conchas y, para su sorpresa, un día le llevó justo a lo que estaba buscando.

“Al final de mis inmersiones, usualmente me gusta buscar conchas marinas, las que aparecen muertas en el fondo. Y cuando encontraba una concha, si él está cerca, la sostenía en mi mano y se la mostraba. Y después de varios meses de hacer esto, un día, él estaba haciendo un extraño baile en el arrecife, y lo seguí hasta allí y, efectivamente, había una concha marina justo al lado de mi mano que no había visto. No sé si estoy loca o si realmente está aprendiendo mis comportamientos o tratando de mostrarme cosas en el arrecife. Pero he pasado mucho tiempo con otros peces mariposa mapache y no parecen hacer esto. Así que no sé si él es especial o yo estoy loca”.

(Cortesía de Rachel Moore)

Es extraordinario que un pececito, con un cerebro diminuto, pueda entablar una amistad y cambiar la vida de alguien tanto como lo ha hecho Sonny con Rachel. Incluso ha cambiado su perspectiva de la vida.

“Ha cambiado mis creencias sobre muchas cosas. En parte, siento que es una pequeña alma gemela. Es muy difícil de describir, porque he llevado a otras personas a conocerlo. Parece que tenemos una conexión muy especial”, dijo. “No sé si está predestinado o es algo que acabamos de crear. Y no sé cuántas personas saldrían durante dos años para pasar el rato con un pez, pero quizá porque yo estoy dispuesta a ir y pasar el tiempo con él. Él está dispuesto a pasar el tiempo conmigo”.

(Cortesía de Rachel Moore)


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.