Cachorrito abandonado nace sin huesos en la pata pero tiene la mejor segunda oportunidad de su vida

Por La Gran Época
14 de Abril de 2019 Actualizado: 16 de Abril de 2019

Cuando la técnica en veterinaria Mikayla Silkman llegó al trabajo un día de julio, se quedó atónita al descubrir un cachorrito peludo abandonado en una jaula en la parte trasera de la oficina.

El cachorro, llamado Nico, tenía 4 semanas de edad y su vida estaba peligrosamente a punto de terminar. Nacido en un hogar de criadores de perros, fue considerado inútil cuando la familia descubrió que apenas podía caminar, así que lo llevaron al veterinario y lo dejaron allí para que lo sacrifiquen.

Nico era tan pequeño que apenas podía abrir los ojos, y la falta de huesos en los tobillos y en la pierna trasera izquierda hacía que caminar fuera una tarea casi imposible para el pequeño cachorro.

Mikayla se enamoró inmediatamente. Así que, aunque sabía que sería una tarea difícil salvar su vida, se puso a trabajar en contactar a un amigo que esperaba pudiera darle a Nico el futuro que se merecía.

Trisha Malfitano estaba en Canadá cuando Mikayla la llamó para preguntarle si podía llevarle a Nico a la organización que había fundado.

La nativa de Connecticut es una activista de animales de toda la vida y autora de una serie de libros sobre perros con necesidades especiales que enseña a los niños cómo aceptar a los que son diferentes a ellos. También es la fundadora de Perfect Imperfections, una organización sin fines de lucro que ayuda a rescatar, rehabilitar y alojar perros con necesidades especiales para salvarlos de destinos como el que enfrentaba Nico.

Trisha aceptó inmediatamente acoger a Nico tan pronto como regresó a Connecticut, así que Mikayla llevó al dulce cachorro a su fundación.

Cuando Trisha conoció a Nico, descubrió que detrás del tímido y sufrido perrito había un amoroso ser esperando ser amado. Aunque una condición conocida como síndrome del pastor de patas rectas lo dejó gravemente discapacitado y necesitaba alimentarse con biberón para prosperar, rápidamente aprendió a arrastrarse por todas partes y a explorar como un cachorro normal.

No pasó mucho tiempo antes que otra amable extraña, una residente de Arizona llamada April Addison, se acercara para preguntar sobre la adopción de Nico.

Su nuevo hogar para siempre estaba a miles de kilómetros de distancia, pero Addison demostró que estaba dispuesta a hacer un esfuerzo extra para asegurarse que Nico tuviera una vida feliz. Ella viajó a través del país para recogerlo, y fue amor a primera vista.

“Cuando lo vi en el aeropuerto, simplemente levantó su cabeza. Cuando lo saqué de la jaula me lamió la cara”, dijo April. “Es muy adorable y solo quiere que lo abracen, y quiere estar conmigo todo el tiempo. Es un perro de velcro”.

Ahora, Nico es un adulto y se lleva tan bien como cualquiera de los otros perros de April.

Con su naturaleza adorable, es difícil no querer acariciarlo o darle un abrazo. Y gracias a Mikayla, eso aún es posible.

Esta camada de cachorros fueron rescatados en una isla

¿Te gusto este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS