Cadmus intrépido en un camino divino: ‘Cadmus mata al dragón’

Llegar al interior: lo que el arte tradicional ofrece al corazón
Por ERIC BESS
26 de Enero de 2021
Actualizado: 26 de Enero de 2021

En la mitología griega, Cadmus es considerado el primer héroe griego. Siguió la guía de los dioses y más tarde se convirtió en el fundador y primer rey de Tebas.

Cadmus era un príncipe nacido del rey Agenor y la reina Telephassa. Cuando Cadmus era joven, su hermana Europa fue secuestrada por Zeus, que se había disfrazado de toro blanco. Zeus llevó a Europa a Creta, donde se convirtió en la primera reina de la isla y más tarde daría a luz al cruel rey Minos.

La familia de Europa, sin embargo, no tenía idea de lo que le había sucedido. El rey Agenor envió a sus hijos a buscarla y les dijo que no regresaran a menos que lo hubieran hecho.

Ninguno de los hijos tuvo éxito y se establecieron por todo el territorio, ya que no pudieron regresar a casa. Cadmus, sin embargo, no estaba dispuesto a darse por vencido todavía, y fue al Oráculo de Delfos para solicitar la ayuda de los dioses para encontrar a su hermana.

El Oráculo, sin embargo, le dijo que dejara de buscar a su hermana. En su lugar, debía establecer una nueva ciudad encontrando primero una vaca con un símbolo de media luna en el costado y luego siguiendo al animal hasta que se detuviera. En ese lugar, debía fundar la nueva ciudad.

Cadmus hizo lo que se le ordenó. Encontró la vaca, y cuando la vaca descansó, decidió sacrificarla a la diosa Atenea para agradecerle su guía. Envió a sus amigos acompañantes a buscar agua pura para el sacrificio. Sus amigos encontraron un manantial, pero todos fueron atacados y asesinados por un dragón. Cuando Cadmus encontró sus cuerpos sin vida, también encontró al dragón. Para vengar a sus amigos y obtener el agua pura necesaria para el sacrificio, el héroe luchó y lo derrotó.

Cuando Cadmus finalmente regresó para sacrificar la vaca, Atenea se le apareció y le dijo que tomara los dientes del dragón y los plantara en la tierra. Cadmus siguió su orden.

De los dientes sembrados, surgió una tribu de guerreros, que inmediatamente comenzaron a luchar entre sí. Lucharon hasta que solo quedaron cinco; estos hicieron las paces y se hicieron conocidos como los Spartoi. Ayudaron a Cadmus a construir lo que más tarde sería la ciudad de Tebas.

“Cadmus mata al dragón”, entre 1573 y 1617, de Hendrick Goltzius. Óleo sobre lienzo, 74,4 pulgadas por 97,6 pulgadas. Galería Nacional de Dinamarca. (Dominio publico)

‘Cadmus mata al dragón’

En “Cadmus mata al dragón”, el artista holandés del siglo XVI, Hendrick Goltzius, representó gráficamente la escena en la que Cadmus encuentra y mata al dragón.

Cadmus aparece vestido con una piel de animal. Lo más probable es que él mismo cazara y matara al animal, y su piel ahora representa su valentía al enfrentarse cara a cara y superar los peligros de su entorno para poder sobrevivir.

Sin miedo, Cadmus sostiene una lanza y se inclina hacia adelante para clavarla en la boca de la cabeza central del dragón de tres cabezas, que se encuentra frente a su cueva oscura.

El cuerpo del dragón está atravesado por flechas, lo que sugiere los intentos fallidos de los amigos de Cadmus para defenderse. La parte superior de la cabeza del dragón mira hacia arriba y fuera del plano del cuadro. Su cabeza inferior se traga la cabeza de uno de los amigos de Cadmus.

En el suelo yace uno de los amigos sin vida de Cadmus. Los huesos de animales y humanos, víctimas anteriores del dragón, están esparcidos por el suelo.

Un enfoque intrépido para presentar un peligro

Teniendo en cuenta la imagen y la historia que muestra, ¿qué sabiduría podemos extraer de la vida de Cadmus y de este cuadro?

Goltzius describió a Cadmus como intrépido. Cadmus clava su lanza en el mismo peligro que ha destruido a sus amigos. El dragón representa un peligro no solo para Cadmus y sus hombres, sino también para los muchos aventureros que se encuentran ante ellos, como lo sugieren los huesos esparcidos por el suelo. Cadmus, sin embargo, no huye del peligro, sino que se inclina hacia él.

Hay muchos peligros en nuestras vidas hoy. Las drogas, el alcohol, la promiscuidad y el culto al dinero se promueven en nuestras artes y medios. Estos son, en parte, nuestro dragón.

Estoy seguro de que todos hemos sido testigos de que las personas que nos rodean pierden años de su precioso tiempo en la tierra al lidiar con estos peligros. Muchos de nosotros nos ocupamos de estos peligros.

Hemos creado una cultura que nos anima a viajar hacia el dragón, no para matarlo, sino para ser asesinados por él. Muchos de nosotros ―tanto consciente como inconscientemente― nos sacrificamos a él.

Cuanto más somos víctimas de estos peligros, más nos consume el miedo y es menos probable que sigamos el camino divino que está disponible para nosotros.

¿Cómo lidiaría Cadmus con estos peligros actuales?

Al encontrar los cadáveres de sus amigos y ver al dragón, podría haberse dado la vuelta para huir, pero no lo hizo. Luchó contra el peligro que destruyó tantas vidas.

¿Qué hizo que Cadmus tuviera éxito cuando sus amigos y los aventureros antes que él no lo tuvieron?

Es difícil saber por qué Cadmus fue el único capaz de derrotar al dragón. Sin embargo, es innegable que dos cosas contribuyeron a su éxito: su valentía y su disposición a aceptar la guía de los dioses.

Entonces, creo que con una actitud intrépida y lo divino de su lado, Cadmus podría apoyarse en los peligros actuales tal como lo hace en la pintura. Lo haría no para ser víctima de ellos, sino para eliminar su amenaza.

Cadmus no tendría miedo en su enfoque, pero esto no significa que sería imprudente. Pudo haber arrojado la lanza desde la distancia, pero en cambio tuvo el coraje de acercarse al dragón y clavar su lanza en el punto justo que haría el trabajo. Comprendió a su enemigo y lo que se necesitaba para realizar su tarea.

Solo después de derrotar al dragón, Atenea le ordena a Cadmus que plante sus dientes, haga surgir la tribu guerrera y construya su nueva ciudad. Tal vez estamos destinados a derrotar lo que nos amenaza y construir algo nuevo a partir de sus restos.

¿Cómo podríamos identificar primero los peligros que acechan en nuestras vidas? ¿Cómo podemos evaluar nuestro propio camino para asegurarnos de que realmente tenemos lo divino de nuestro lado? ¿Cómo podemos reunir el valor, la valentía, para apoyarnos en nuestros peligros a fin de comprenderlos y destruirlos de una vez por todas para que podamos seguir construyendo no solo ciudades y culturas, sino vidas dignas de lo divino?

Las artes tradicionales a menudo contienen representaciones y símbolos espirituales cuyo significado puede perderse en nuestra mente moderna. En nuestra serie “Alcanzando el interior: lo que el arte tradicional ofrece al corazón”, interpretamos las artes visuales de una manera que puede ser moralmente reveladora para nosotros hoy. No asumimos que debemos proporcionar respuestas absolutas a las preguntas con las que las generaciones han luchado, pero esperamos que nuestras preguntas inspiren un viaje de reflexión hacia nuestro ser seres humanos más auténticos, compasivos y valientes.

Eric Bess es un artista representativo en ejercicio y es candidato a doctorado en el Instituto de Estudios Doctorales en Artes Visuales (IDSVA).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS