Cae a la Tierra el laboratorio espacial chino Tiangong-2 en el Pacífico Sur

Por Chriss Street - La Gran Época
20 de Julio de 2019 Actualizado: 20 de Julio de 2019

El 19 de julio, China llevó a cabo una desorbitación controlada de su laboratorio espacial Tiangong-2, que se desplomó en el Pacífico Sur después de 1000 días en el espacio.

La Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China (CMSEO) afirmó que las 8,6 toneladas del Tiangong-2 (Palacio Celestial 2) habían excedido la vida útil de su misión original, y el control terrestre ajustó su curso en el espacio para ejecutar una maniobra estable de desorbitación y apuntó a un aterrizaje en el Océano Pacífico Sur.

Esta maniobra de precisión contrasta con el prototipo de estación espacial chino Tiangong-1 de 8,2 toneladas que se lanzó en 2011 y se convirtió en un viajero rebelde circulando a 27.000 kilómetros por hora. El “Palacio Celestial 1” se rompió en abril de 2018 y se quemó en la atmósfera mientras sus escombros se lanzaron incontrolablemente hacia la Tierra.

La estación espacial Tiangong-2 de 10 metros de largo fue lanzada desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan el 15 de septiembre de 2016. Un mes después, los astronautas chinos (taikonautas) Jing Haipeng y Chen Dong pilotaron su nave espacial Shenzhou-11 para reunirse y atracar con éxito en el laboratorio espacial. La tripulación completó una misión récord de 33 días y regresó a salvo a Siziwang Banner, Mongolia Interior, el 18 de noviembre de 2016.

Las dos primeras estaciones espaciales Tiangong fueron diseñadas como vehículos de prueba orbitales temporales para adquirir experiencia y prepararse para el lanzamiento del Tiangong-3 modular. La estación espacial permanente de 22 toneladas tendrá una longitud de 18 metros y un ancho de 4. Aunque es sustancialmente más pequeña que la Estación Espacial Internacional (ISS) de 408 toneladas que mide 117 metros de largo y 73 de ancho, la ISS comenzó a construirse en 1998 y se acerca rápidamente al final de su vida útil en 2024.

La arquitectura de Tiangong-3 incluye un módulo central llamado “Tian He”, cuyo lanzamiento está previsto para el próximo año, que proporcionará alojamiento a tres taikonautas. Dos misiones subsiguientes levantarán cada una un laboratorio científico de 15 metros que injertará al Tain He en órbita. El diseño moderno de Celestial-3 proporcionará alrededor del 25 por ciento del volumen presurizado de la ISS.

China también planea lanzar un telescopio espacial que será similar al Telescopio Espacial Hubble de Estados Unidos que fue lanzado en 1990. El telescopio chino asumirá una órbita similar a la de la estación espacial y podrá atracar para facilitar su mantenimiento. Pero el telescopio chino estará equipado con un espejo principal de 2 metros capaz de un campo de visión 300 veces mayor que el Hubble.

Aunque el régimen chino anuncia su exploración espacial como científica, Enodo Economics llama al espacio un “dominio virtualmente libre de leyes” donde las aspiraciones de China se extienden al establecimiento de colonias espaciales y a la explotación minera del espacio en busca de recursos naturales.

China se ha “convertido rápidamente en una potencia espacial de primera línea” que participa en una contienda militar con Estados Unidos, según Enodo. China no está sujeta al Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre firmado en 1966 entre Estados Unidos y la URSS, que prohíbe a ambas naciones reclamar objetos celestiales y desplegar armas de destrucción masiva.

Enodo señala que el tratado no dice nada sobre las armas espaciales ni sobre el uso de armas terrestres contra instalaciones espaciales. Con el armamento guiado de precisión de Estados Unidos dependiente de los satélites de posicionamiento global (GPS) como blancos, China demostró la vulnerabilidad de los satélites norteamericanos en 2007 cuando lanzó un misil balístico al espacio que golpeó y destruyó con éxito uno de sus difuntos satélites que se encontraban en una órbita baja de la Tierra.

China está construyendo su propio sistema de navegación por satélite BeiDou, como alternativa al GPS, y el 25 de junio de 2019 lanzó con éxito su 46º satélite BDS a bordo de un cohete Long March 3B desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang.

*****

A continuación:

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS