Caen dos bandas que blanquearon millones de euros de empresas constructoras

Por EFE
14 de Mayo de 2018 Actualizado: 14 de Mayo de 2018

La Policía Nacional Española ha desarticulado dos organizaciones especializadas en fraude fiscal y blanqueo de capitales, que generaban beneficios de 12 millones de euros mediante el desvío de capitales procedentes de importantes empresas dedicadas a la construcción.

Según informa la Dirección General de Policía, ambas redes conformaban unas estructuras empresariales afincadas en Madrid y Las Palmas de Gran Canaria. 11 personas han sido investigadas como presuntos autores de delitos como: blanqueo de capitales, evasión impositiva, falsedad documental y estafa, según los casos.

Asimismo, se han intervenido 99 obras de arte, 27 vehículos, 280 propiedades inmobiliarias y 11 cuentas bancarias, en las que han sido bloqueados alrededor de 320.000 euros.

Esta investigación, iniciada en 2015, detectó un posible fraude a la Hacienda Pública de casi tres millones de euros cometido a través de la emisión de facturas falsas procedentes de importantes empresas dedicadas a la construcción.

Los agentes localizaron a los dos grupos empresariales que habrían recibido de estas mismas empresas constructoras unos 12 millones de euros, de los cuales una parte habría sido evasión impositiva y la otra parte blanqueo mediante su reintroducción en el circuito económico en operaciones de inversión.

Entre sus actividades, estas estructuras manipulaban las facturaciones de diversas empresas procedentes de ejercicios fiscales anteriores con el propósito de eludir la acción del fisco. Empleaban a distintas personas a modo de testaferros como titulares legales de la administración empresarial de sus mercantiles.

Algunas de estas empresas investigadas pertenecían al mismo grupo, lo que reflejaba una evidente vinculación económica, comercial y personal de sus gestores.

Además, estas estructuras empresariales, al parecer, se unificaron con el fin de crear un complejo entramado societario cuyos fines eran la expedición y cobro de facturas de dudosa credibilidad y la generación de deudas entre ellas, por los que se desplazaba un enorme flujo de fondos en efectivo entre ellas.

TE RECOMENDAMOS