Caen los casos y hospitalizaciones de COVID-19 en el Sur de EE. UU. y aumentan en estados del Norte

Por Zachary Stieber
09 de Octubre de 2021
Actualizado: 09 de Octubre de 2021

Las cifras de COVID-19 en los estados del sur, como Florida, cayeron bruscamente en las últimas semanas, mientras que aumentaron en muchos estados del norte, incluidos los fuertemente vacunados.

Los casos confirmados de COVID-19 en Mississippi, por ejemplo disminuyeron un 95 por ciento desde el repunte de 5018 casos el 19 de agosto a solo 268 el 7 de octubre. Las hospitalizaciones relacionadas con COVID-19 en el estado, uno de los más afectados del país, descendieron de 1667 el 19 de agosto a 403 el jueves 7 de octubre.

En Alabama, Arkansas, Georgia, Florida y Texas se registraron descensos similares.

Al mismo tiempo, las cifras aumentaron en muchos estados del norte, incluido Nueva Inglaterra.

Vermont, por ejemplo, pasó de un caso el 5 de julio a 286 el 1 de octubre y de ocho hospitalizaciones en el mes de junio a 160 en el mes de septiembre, aunque las cifras también disminuyeron en los últimos días.

En Dakota del Norte, los casos activos pasaron de 143 el 5 de julio a 4485 el 7 de octubre, mientras que las hospitalizaciones aumentaron de 9 a 184.

Patrón estacional

Los expertos afirman que el cambio forma parte de un patrón estacional para el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), causante del COVID-19.

El año pasado los casos en el Sur empezaron a descender al mismo tiempo que aumentaban en gran parte del Medio Oeste y otras zonas del Norte. El Dr. Scott Atlas, que asesoró al expresidente Donald Trump y que ahora es miembro senior de la política sanitaria de la Institución Hoover, dijo a The Epoch Times que se está repitiendo el mismo patrón.

“Hemos visto algún tipo de estacionalidad o en realidad ciclos en los que observamos estos aumentos”, añadió el doctor Adnan Munkarah, vicepresidente ejecutivo y director clínico del Sistema de Salud Henry Ford en Michigan, durante una sesión informativa esta semana. Los casos activos y las hospitalizaciones del estado aumentaron un 97 por ciento y un 96 por ciento, respectivamente, desde que se alcanzaron los mínimos a principios de julio.

Los expertos no están seguros de qué es lo que impulsa el patrón. Las ideas incluyen las diferencias de humedad y las diferencias de temperatura, que pueden hacer que más personas pasen más tiempo en el interior. El virus se propaga mucho más fácilmente en espacios interiores abarrotados.

Otro factor clave, según muchos expertos, es la protección que tienen las poblaciones contra el virus. La protección puede provenir de la vacunación o de una infección previa, también conocida como inmunidad natural. Ambas son eficaces contra la enfermedad grave, pero la protección contra la infección ha ido disminuyendo entre los vacunados, reduciéndose a la mitad después de cinco meses en el caso de la vacuna de Pfizer, según un estudio reciente.

El descenso de los casos “se debe probablemente a una disminución de la propagación de la variante Delta debido a la combinación de una proporción creciente de la población que está vacunada y una proporción creciente de la población que ha adquirido inmunidad temporal por haber sido infectada y haber sobrevivido a COVID-19”, dijo Danyelle McNeill, responsable de información pública del Departamento de Salud de Arkansas, a The Epoch Times en un correo electrónico.

Algunos pensaron que el creciente número de personas con inmunidad evitaría otra serie de brotes o aumentos bruscos de casos, hospitalizaciones y muertes por COVID-19, pero eso resultó ser inexacto. Varios estados han registrado cifras similares o incluso superiores a los repuntes anteriores.

“Nosotros pensamos que estábamos fuera de peligro”, dijo a The Epoch Times el Dr. Michael Saag, profesor de medicina de la División de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Alabama en Birmingham. “A finales de junio parecía que todo se estaba estabilizando y entonces llegó el fin de semana del 4 de julio, y eso coincidió con la explosión del Delta y a lo largo de julio y especialmente de agosto se desató el infierno”.

Los nuevos casos alcanzaron su punto máximo en Alabama el 15 de agosto. Desde entonces descendieron un 70 por ciento. Las hospitalizaciones alcanzaron su punto máximo en esa misma fecha y disminuyeron un 62 por ciento hasta el 8 de octubre.

En todo el país, tanto los casos como las hospitalizaciones disminuyeron desde que alcanzaron sus máximos a finales de agosto y principios de septiembre.

El Dr. Scott Harris, funcionario de salud del estado de Alabama, señala una pantalla de computadora en su oficina en Montgomery, Alabama, el 29 de junio de 2021. (Elijah Nouvelage/AFP vía Getty Images)

Disminuido

Los científicos son cada vez más conscientes de que el virus del PCCh es diferente a cualquier otro virus.

La epidemia “es casi imposible de predecir”, dijo Saag. “Me he sentido tremendamente disminuido respecto a esta epidemia en términos de no tener capacidad para predecir, realmente qué esperar”, añadió.

“No estaría diciendo la verdad si le dijera que lo sé”, dijo el Dr. Scott Harris, funcionario de salud del estado de Alabama, durante su actualización semanal el viernes, cuando se le preguntó por qué los casos en el estado disminuyeron tan rápidamente.

Los funcionarios federales de salud y los creadores de modelos se han equivocado constantemente con las predicciones, incluyendo modelos que sobrestimaron enormemente el número de personas que necesitarían atención hospitalaria el año pasado.

“Las cosas cambiaron. Al principio no lo sabíamos”, dijo el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, durante una reciente aparición en el programa de radio de Hugh Hewitt.

Uno de los problemas se deriva del recuento de las hospitalizaciones, señaló Atlas. Aproximadamente la mitad de las hospitalizaciones por COVID-19 pueden haber ingresado “por otra razón completamente distinta”, dijeron los investigadores el mes pasado. Este es un problema importante a la hora de contabilizar las hospitalizaciones de niños. Muchos de los niños tienen el virus respiratorio sincitial, que es más peligroso para los niños pequeños que COVID-19.

Órdenes controvertidas

Los gobernadores de muchos estados impusieron duras restricciones el año pasado, cuando comenzó la pandemia. Otros han seguido emitiendo órdenes, incluyendo el uso obligado de mascarillas.

Los gobernadores de los estados del sur fueron criticados a principios de este año por oponerse en gran medida a los decretos. El presidente Joe Biden les culpó en múltiples ocasiones del aumento de las cifras y sugirió que la oposición estaba contribuyendo a elevar los números en los estados del sur.

“La escalada de casos se concentra especialmente en estados con bajas tasas de vacunación. Solo dos estados, Florida y Texas, representan un tercio de todos los nuevos casos de COVID-19 en todo el país. Solo dos estados”, dijo Biden en una conferencia de prensa en agosto. En una sesión informativa separada, el mandatario dijo que las mascarillas y las vacunaciones son las dos mejores maneras de protegerse contra el COVID-19 y alegó que los gobernadores que intentan prohibir los requisitos de mascarillas para las escuelas están “estableciendo un tono dañino”.

Pero los gobernadores se opusieron y un número cada vez mayor de funcionarios dicen que la eficacia de estas órdenes no está clara.

“Los datos y la ciencia no respaldan” las medidas más restrictivas, dijo esta semana el gobernador republicano de Vermont, Phil Scott, dirigiéndose a los periodistas. “Por ejemplo, creo que hay siete estados en todo el país que todavía tienen un estado de emergencia y órdenes relativas. Sus datos no son diferentes a los nuestros. De hecho, son peores que los nuestros. Así que sus medidas de mitigación no han funcionado y esto se ve una y otra vez”.

Las autoridades de Vermont fomentan el uso de mascarillas en determinadas condiciones e instan a todo el mundo a vacunarse, pero han evitado obligar el uso de mascarillas y la vacunación.

Vermont es la ciudad con menos muertes por COVID-19 por cada 100,000 residentes, según un ajuste de los datos de mortalidad por edad comunicados al gobierno federal. Hawái, que ha impuesto algunas de las medidas más estrictas de todo el mundo, ocupa el segundo lugar.

“Hemos tomado decisiones basadas en la carga de la enfermedad en nuestra comunidad, en el recuento diario de nuevos casos, en las tasas de positividad de las pruebas, en la capacidad de los recursos, como el personal sanitario, la capacidad de los servicios de urgencias, el oxígeno y el número de camas hospitalarias y unidades de UCI (Unidades de Cuidado Intensivo) disponibles y hemos tenido éxito”, dijo el viernes en una rueda de prensa el gobernador de Hawai, el demócrata David Ige.

Incluso tras el reciente repunte en Florida, que registró los mayores totales de hospitalización durante la pandemia, el estado se encuentra en el puesto 27.

El dramático descenso en las estadísticas de COVID-19 en el estado “ocurrió sin cierres, órdenes de mascarillas o pasaportes de vacunas”, dijo Christina Pushaw, secretaria de prensa del gobernador republicano Ron DeSantis, por correo electrónico a The Epoch Times.

DeSantis priorizó el tratamiento temprano del COVID-19, principalmente a través de anticuerpos monoclonales, un medicamento que ha demostrado en estudios que previene las hospitalizaciones, así como la vacunación de los ancianos.

“Hay muchas cosas que todavía no sabemos sobre COVID-19. Sin embargo, en los últimos 18 meses está claro que los casos aumentan y disminuyen en ciertas regiones en diferentes épocas del año, independientemente de que los gobiernos impongan restricciones como cierres y órdenes de uso de máscaras”, dijo Pushaw.

La teniente de la Fuerza Aérea de EE.UU., Allyson Black, una enfermera titulada, atiende a pacientes con COVID-19 en una unidad provisional de cuidados intensivos, en el Centro Médico Harbor-UCLA, en Torrance, California, el 21 de enero de 2021. (Mario Tama/Getty Images)

Avances

Los expertos creen que una mayor tasa de vacunación ayudará a proteger contra futuros brotes, especialmente entre las personas que no tienen anticuerpos por haberse enfermado y recuperado de COVID-19.

“Deberíamos tratar de asegurarnos de que todas las personas mayores que no hayan tenido COVID se vacunen”, dijo a The Epoch Times el Dr. Martin Kulldorff, profesor de medicina de la Facultad de Medicina de Harvard y académico del Instituto Brownstone de Investigación Social y Económica, que ha asesorado a DeSantis.

“Tenemos una serie o grupo de vacunas increíblemente eficaces si logramos que la gente se arremangue y se vacune”, dijo Saag.

Aunque sigue aumentando el número de estadounidenses vacunados que se infectan, se hospitalizan y mueren, los registros de todos los estados del país no mantienen informes de inmunización previa. Cuando son admitidos en los hospitales a menudo se pregunta a los pacientes si han enfermado de COVID-19. Una serie de estudios demuestran que las personas que se recuperan de COVID-19 tienen poco riesgo de reinfección.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS