Campaña Trump pide a Corte Suprema de Michigan que declare que proceso electoral violó Constitución estatal

El Colegio Electoral aún no ha votado, dice la campaña
Por Janita Kan
08 de Diciembre de 2020 11:03 AM Actualizado: 08 de Diciembre de 2020 11:03 AM

La campaña Trump pidió el lunes a la Corte Suprema de Michigan que revisara una demanda que pretende lograr un “acceso razonable” para que los observadores electorales puedan observar el reconteo de las boletas en el estado.

Aunque Michigan ya ha certificado los resultados de las elecciones de 2020, la campaña pide a la Corte Suprema del estado que declare que la secretaria de Estado, Jocelyn Benson, violó la constitución del estado y las leyes electorales al permitir el reconteo de las boletas de voto ausente sin ofrecer un acceso razonable para que los observadores electorales observasen el reconteo y el procesamiento de las boletas.

Argumentan que las acciones de Benson también violaron el derecho constitucional de los votantes a tener unas elecciones legales y justas.

“Los derechos constitucionales de los ciudadanos de Michigan están siendo violados debido a que la secretaria Benson no impidió que se procesaran las boletas ilegales y no aseguró que los observadores tuvieran una oportunidad razonable de observar y objetar el proceso”, escribió la campaña en su escrito.

La campaña está apelando actualmente una decisión mayoritaria en el tribunal de apelaciones, argumentando que todavía tienen derecho a una reparación porque los electores no se reúnen hasta el 14 de diciembre, y que las cuestiones presentadas en el caso son pertinentes para futuras elecciones.

También señalaron la opinión disidente del juez Patrick Meter del Tribunal de Apelaciones de Michigan, en la cual escribió: “las cuestiones no son irrelevantes porque los electores del estado aún no se han reunido, el Colegio Electoral aún no se ha reunido y el Congreso aún no se ha reunido para considerar el ejercicio de sus poderes”.

El juez añadió además que la campaña tenía derecho a un desagravio por mandato judicial en algunas de las cuestiones.

El equipo legal de Trump presentó inicialmente este caso el 4 de noviembre pretendiendo detener el recuento en el estado “hasta que se haya concedido un acceso razonable” para ver el manejo de las boletas de voto ausente.

La campaña alegó que Benson estaba permitiendo que se contaran las boletas de voto ausente sin equipos de observadores bipartidistas, así como sin impugnadores.

La jueza Cynthia Stephens celebró una audiencia sobre el caso al día siguiente y denegó la petición de la campaña que solicitaba detener el recuento. Señaló que Benson no era la persona que debía ser demandada porque no controlaba la logística del recuento de las boletas, ni siquiera como jefa de las elecciones.

También dictaminó que el testimonio jurado de Jessica Connarn (una observadora electoral republicana que asistió a un centro de recuento de votos del Condado de Wayne) era solo un rumor.

La campaña pidió el 6 de noviembre al Tribunal de Apelaciones de Michigan que revisara la sentencia de Stephens, pero el tribunal rechazó la petición en un fallo 2-1 el 4 de diciembre. El equipo posteriormente elevó la apelación a la Corte Suprema del estado con la esperanza de anular el dictamen de Stephen.

Los abogados argumentaron que los tres órganos administrativos que llevan a cabo las elecciones informan a Benson, quien tiene control de supervisión sobre los funcionarios electorales. Benson también es responsable de asegurar que los funcionarios electorales locales de Michigan lleven a cabo las elecciones de manera justa, equitativa y legal, argumentaron.

“La secretaria Benson es la funcionaria responsable en última instancia de asegurar que se permita a los contendientes observar de manera razonable el proceso de escrutinio a todos los niveles”, escribieron los abogados.

Los abogados también argumentaron que la declaración jurada de Connarn no era un testimonio de oídas, ya que se basaba en una experiencia de primera mano.

La campaña también solicita una orden que otorgue a los observadores designados “un acceso razonable para observar y revisar el escrutinio y el procesamiento de las boletas de voto ausente”, y otra orden en la cual Benson exiga dicho acceso a los funcionarios electorales para “asegurar que los observadores tengan la capacidad razonable de observar el procesamiento y el escrutinio de las boletas de voto ausente, y para permitir que los observadores vean las grabaciones de video de vigilancia de las urnas remotas sin vigilancia”.

Esto se produce después de que múltiples testigos y denunciantes alegaran ante el Comité de Supervisión de la Cámara de Michigan el 2 de diciembre casos de fraude electoral e intimidación durante las elecciones generales.

Una de las testigos, Hima Kolanagireddy, que era una observadora electoral republicana en el centro TCF, compartió sus experiencias sobre cómo fue intimidada cuando vieron que llevaba una etiqueta que indicaba que estaba con los republicanos.

“Por el color de mi piel, todos asumen que soy demócrata. Así que se acercaron a mí y una de las damas me dijo: ‘Saquemos estas m-f’. Y yo estaba como m-f ¿quién? (…) Cuando saqué mi etiqueta, ella me miró y me dijo: ‘Estás en el lado equivocado'”, dijo Kolanagireddy.

Kolanagireddy dijo además que los demócratas, los abogados de la ACLU y los trabajadores electorales solo cuestionaron a los observadores electorales republicanos, no a los demócratas.

Este caso se cita como Donald J. Trump for President, Inc. contra Benson (Tribunal de primera instancia: 20-000225-MZ; Tribunal de Apelaciones de Michigan: 355378).

Jack Phillips contribuyó a la elaboración de este artículo.

Siga a Janita en Twitter: @janitakan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

Biden recibe felicitaciones de Beijing

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.