A sus 31 años sigue la batalla contra el cáncer mientras continua su pasión por la gastronomía

Para la joven empresaria de alimentos Layla Ali-Ahmad, rendirse nunca está sobre la mesa
Por Andrew Thomas
22 de Septiembre de 2019 Actualizado: 22 de Septiembre de 2019

Layla Ali-Ahmad, de 31 años, creció en Orange County, California. Después de la universidad, se mudó a Long Beach y comenzó a trabajar en una firma consultora de ingeniería civil. Sin embargo, no encontró su trabajo satisfactorio.

Su pasión por la comida y la interacción con la gente la motivó a construir su propio negocio de tours de comida y cócteles, llamado Beach City Food Tours.

En el camino, sin embargo, tendría que luchar una larga batalla contra el cáncer.

Persiguiendo una Pasión

Después de dejar su trabajo de consultora, Ali-Ahmad comenzó a trabajar para una distribuidora de vino, yendo a restaurantes para vender vino, y conectándose cada vez más con la escena gastronómica de Long Beach.

El concepto de su negocio comenzó a gestarse después de que hiciera una gira gastronómica durante un viaje a Edimburgo, Escocia, en 2015.

“Fue entonces cuando decidí que quería ver si podía empezar una en Long Beach”, dijo Ali-Ahmad a The Epoch Times. “Investigué esa noche y no había ninguna, y fue entonces cuando surgió la idea de Beach City Food Tours”.

Pero mientras estaba preparando su plan de negocios, sintió un abultamiento en su seno izquierdo durante un paseo en bicicleta.

Combatir el cáncer

A los 26 años, Ali-Ahmad fue diagnosticada con cáncer de mama en Etapa 3. La sabiduría convencional le había enseñado que no necesitaba comenzar a hacerse mamografías hasta los 40 años.

“Definitivamente me sorprendió. No pensé que a los 26 años me iba a pasar algo así”, dijo.

Layla Ali-Ahmad
Layla Ali-Ahmad fue diagnosticada con cáncer de seno en etapa tres a los 26 años. (Cortesía de Beach City Food Tours)

Después de su diagnóstico en junio de 2013, se sometió a un año de tratamiento convencional, que incluyó quimioterapia, una mastectomía bilateral, cirugía reconstructiva, radiación y terapia hormonal. Los médicos le aseguraron que sobreviviría, y ella confió en ellos.

“Yo mantuve mi ojo en el objetivo todo el tiempo, y fue como, `Bueno, si puedo pasar este año de tratamiento entonces todo será normal, y puedo volver a mi vida normal después de eso. Todo saldrá bien”, recordó Ali-Ahmad.

En febrero de 2014, estaba en remisión. Comenzó a trabajar como representante mayorista para una cafetería, y empezó a guiar los tours de comida los fines de semana por su cuenta.

El cáncer regresa

Sin embargo, dos años después, a Ali-Ahmad se le diagnosticó cáncer de hueso en estadio 4.

“La segunda vez fue mucho más aterradora, definitivamente”, recordó.

Se sometió a otro año de tratamiento convencional, y su familia se involucró más. Mientras tanto, contrató a dos mujeres para que la ayudaran a manejar su negocio mientras buscaba otro tratamiento.

Pero el tratamiento comenzó a fallar; el número de células cancerosas en su cuerpo había aumentado.

Ali-Ahmad encontró un tratamiento alternativo en Viena que no estaba aprobado en los Estados Unidos. Se sometió a terapia de calor e inmunoterapia, y de nuevo regresó a los Estados Unidos en remisión.

Cassidy Liston
El guía turístico Cassidy Liston. (Cortesía de Beach City Food Tours)

Pero no sería capaz de tomar un descanso.

Después de regresar de su viaje a Viena, descubrió que el cáncer se había extendido a su hígado. Le habían dicho que estaría bien, porque el cáncer no se había propagado a un órgano vital, y ahora tenía que enfrentar la realidad que tenía.

“Sentí que se me estaba acabando el tiempo”, dijo.

Voló a Florida y se sometió a una combinación de quimioterapia de baja dosis y productos farmacéuticos, y luego a México para recibir una inyección directa de medicamentos de inmunoterapia en su hígado. Continuó volando a Florida cada tantos meses para recibir tratamiento y mantener su cáncer bajo control.

Comiendo como un lugareño

A pesar de su continua batalla contra el cáncer, Ali-Ahmad y sus dos empleados continuaron haciendo crecer su negocio. En septiembre de 2016, el equipo comenzó a ofrecer tours gastronómicos de miércoles a domingo, y un tour de cócteles los viernes por la noche.

Ali-Ahmad quería evitar las trampas turísticas y diseñar tours que representaran lo mejor de la comida y bebida de Long Beach.

“Traté de pensar en restaurantes que me apetecía que estuvieran haciendo cosas interesantes en la comunidad, y lugares [donde] realmente quería comer”, explicó.

También hay paradas históricas y culturales en el camino, entre cada restaurante.

“Queríamos traer de vuelta a la comunidad local”, dijo Ali-Ahmad.

La excursión a pie por el centro de Long Beach cuenta con ocho paradas, comenzando por George’s Greek Cafe, una institución en Long Beach.

A los clientes se les sirve Saganaki, un queso frito que se rocía con brandy y se enciende al lado de la mesa, y se termina con aceitunas Kalamata y un chorrito de limón.

Saganaki
Saganaki en George’s Greek Cafe en Long Beach. (Cortesía de Beach City Food Tours)

Naturalmente, ninguna excursión gastronómica estaría completa sin el postre. El tour termina en una chocolatería artesanal llamada Romeo Chocolates, donde los clientes pueden disfrutar de una de sus trufas de chocolate.

Mientras tanto, el tour de East Village Craft Cocktail cuenta con cuatro bares diferentes y ofrece a los turistas la oportunidad de refrescarse en algunos de los mejores pozos de agua de Long Beach.

Entre las paradas se encuentra The Blind Donkey, donde se filmó una escena de la película “La La Land“. Los turistas aprenden sobre la historia del old-fashioned cocktail, y pueden elegir entre disfrutar de un old-fashioned cocktail o un whisky sour.

El final del camino es en un restaurante llamado Padres, donde todos reciben un taco antes de subir al bar de mezcal para disfrutar de un tequila o margarita de mezcal de temporada.

Imagen Ilustrativa. (Mathew MacQuarrie/Unsplash)

Al servicio de la comunidad

Los clientes han reaccionado bien a los tours, dijo Ali-Ahmad, y mucha gente le ha dicho que es el tour de comida favorito en el que han estado. Los tours son privados, con un límite de 12 personas para el tour de comida y un límite de ocho personas para el tour de cócteles.

Para Ali-Ahmad, su negocio consiste en mantener a la gente contenta y mostrarles los mejores sitios de su ciudad.

Desafortunadamente, en julio se enteró de que el cáncer había regresado a su hígado y huesos. Ahora, está planeando los siguientes pasos de su tratamiento y recuperación.

“Trato de mantenerme positiva porque sé que eso es la mitad de la batalla. Tengo mucho por lo que vivir”, dijo.

A medida que Ali-Ahmad continúa luchando contra el cáncer, se esfuerza por no asumir demasiado trabajo y acepta que su negocio puede no crecer tan rápido como a ella y a sus colegas les gustaría. Mientras tanto, ella ha confiado en su fiel personal.

Dijo que su experiencia la ha convertido en una persona más sólida. No se preocupa por las cosas pequeñas y se aferra a sus amigos y familiares. Su sistema de apoyo de amigos y familiares le ha ayudado a mantener el rumbo.

La comunidad de Long Beach también ha conseguido apoyo para Ali-Ahmad, y ha organizado una recaudación de fondos para ella que ha recibido 150.000 dólares.

“Quiero vivir”, dijo Ali-Ahmad. “No quiero defraudarlos, y siento que tengo mucho más que hacer. Para mí, rendirme nunca está sobre la mesa”.

Un hombre recibe 80 cajas de pizza por error y lo convierte en un acto de bondad

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS