Canciller de Maduro afirma a la FAO que venezolanos se alimentan bien y diputado lo desmiente

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
27 de Junio de 2019 Actualizado: 27 de Junio de 2019

El diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, Miguel Pizarro dijo que “las mentiras han llegado muy lejos” de parte del representante de la dictadura socialista Jorge Arreaza, al hablar ante la 41ª Conferencia de la FAO celebrada en Roma el 26 de junio, y afirmar que los venezolanos están bien alimentados.

Afirmar que en Venezuela la mayoría de la población tiene una ingesta adecuada de alimentos es una de las mayores falsedades”, dijo Pizarro en un mensaje de Twitter.

“La dictadura presentó ante la FAO cifras absurdas sobre el derecho a la alimentación: presentaron datos inverosímiles sobre los CLAP, la distribución de alimentos y el Programas de Alimentación Escolar PAE”.

Las CLAP son los Comités Locales de Abastecimiento y Producción con alimentos que compra el régimen y lo distribuye casa por casa. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos publicó un informe en 2018 que consideraba que el programa CLAP no cumplía ciertas normas relativas al derecho a una alimentación adecuada y documentó la falta de contraloría en el programa y su uso como una herramienta para la propaganda política y el control social.

“Comparto con ustedes algunas estadísticas que dejan en evidencia sus mentiras”, dijo Pizarro.

“En 2018 el PAE fallaba en 90 % de las escuelas de todo el país, más de 1500 planteles dejaron de beneficiarse con este programa y Cáritas de Venezuela indicó que ya en noviembre de 2018, al menos 56% de los niños que evalúan constantemente sufrían algún grado de desnutrición”, dijo el parlamentario.

Pizarro recordó que los programas CLAP son “bajos en proteínas y en vitaminas, algo que no satisface las necesidades nutricionales de los venezolanos”.

Además la distribución carece de total control. “Lugares como Charallave, Los Valles del Tuy, Machiques, Puerto Ayacucho, Cumana, La Guajira, pasan hasta 3 meses sin recibir las cajas CLAP”.

En cambio Arreaza dijo que en el año 2016 se crearon los CLAP “que atiende una alimentación básica mensual o quincenal, a 24 millones de personas, seis millones de hogares, y que su costo está subsidiado”.

“Más de un millón setecientas veintitrés mil toneladas de alimentos fueron distribuidas en el año 2018, gracias a los CLAP siete millones han sido atendidos con paquetes complementarios de alimentos no perecederos”.

El programa de alimentación escolar “lo hemos aumentado a las 23.400 escuelas y hoy llegamos a más de 5,3 millones de niños y niñas que diariamente en su escuela reciben desayuno, almuerzo y merienda”, aseguró el canciller de Maduro.

En las redes sociales se hicieron sentir réplicas contra lo que llamaron “mentiras” de la dictadura.

Arreaza además intentó culpar a las sanciones económicas aplicadas en los últimos años contra líderes del régimen que han participado en el narcotráfico y en el desvío de fondos, como un problema para alimentar la población.

A su vez las sanciones de los últimos meses de parte del gobierno de Estados Unidos, también buscan impedir la salida de fondos por parte de Maduro y ocurrieron después de los informes de la ONU que explican las causas de la baja alimentación de la población.

Desnutridos aumentan al doble en 2018

Una investigación de un equipo de corresponsales de El Pitazo en alianza con la organización Connectas cita que en marzo de 2018, “Cáritas Venezuela concluyó que 44 por ciento de los niños venezolanos menores de cinco años estaban desnutridos, el doble de casos registrados en enero de 2017. A la cifra se suma otro 37 por ciento de niños de la misma edad, que están en riesgo de padecer desnutrición”.

“En marzo de 2018, sólo 22 por ciento de los niños venezolanos menores de cinco años se alimentaban adecuadamente”.

El hambre de los niños, añade el documento, va de la mano con la carencia de comida. Según el Observatorio Venezolano de Seguridad Alimentaria, “el consumo de carnes y aves en niños menores de cinco años disminuyó de 41 por ciento a 22 por ciento, entre 2016 y 2017; la ingesta de pescado disminuyó de 24 a 12 por ciento, en el mismo período; el consumo de lácteos bajó de 59 a 26 por ciento, y el de los huevos —la proteína más económica— cayó de 47 a 29 por ciento”.

Connectas demostró casos de personas que nacieron en el 2013, “cuando la crisis alimentaria se agravó en Venezuela”, que ahora “tienen 5 años, están desnutridos, y el daño provocado a su salud es irreparable”.

ONU en 2018 culpa a la política chavista

Según el informe de las Naciones Unidas de 2018 el Alto Comisionado de DDHH, titulado Violaciones de los derechos humanos en la República Bolivariana de Venezuela: una espiral descendente que no parece tener fin, lo que está afectando el derecho a la alimentación de los venezolanos son las malas políticas del régimen chavista.

“Esta situación de crisis fue causada por una combinación de políticas económicas y sociales aplicadas por el Gobierno durante la última década, como el control por el Estado del precio de los alimentos y de los tipos de cambio de moneda extranjera, la mala administración de tierras de cultivo confiscadas, el monopolio estatal de los suministros agropecuarios, la militarización de la distribución de alimentos y la puesta en práctica de programas sociales sin objetivos nutricionales claros”, dijo la ONU.

Las políticas gubernamentales, agrega el documento, han afectado a casi todos los aspectos de la cadena alimentaria. “Por ejemplo, entre 2013 y 2017, la producción de maíz blanco, que se utiliza para preparar arepas (alimento básico que acompaña todas las comidas venezolanas), se redujo en un 85 por ciento”.

Vecinos del barrio Unión de Petare abren cajas del programa de alimentos CLAP entregado por “Colectivo Resistencia y Rebelión de Caracas” el 4 de abril de 2019 en Caracas, Venezuela. (Eva Marie Uzcategui/Getty Images)

“Cuando era niño, mi familia solía comer una arepa en cada una de las tres comidas diarias. Ahora es difícil conseguir una arepa, y cuando lo logras, no tienes nada con que rellenarla”. Hombre de 24 años, residente de Barquisimeto, estado de Lara.

Aliados de Maduro en la FAO

El partido PT, fundado por el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que reúne miembros de la extrema izquierda, luchó durante años por conseguir importantes puestos en la ONU y logró en 2011 calificar a José Graziano, su Ministro de Seguridad Alimentaria como presidente de la FAO, la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

En 2017 Graziano, aliado del régimen venezolano, condecoró a Nicolás Maduro “por su lucha contra el hambre”, pese a que los informes de la grave crisis de hambre indicaban lo contrario, antes y después del galardón.

Graziano dejó el cargo este año, el cual fue asumido por el nuevo director electo Qu Dongyu, viceministro de Agricultura del régimen de dictadura comunista de China.

***

A continuación

¿Cuál es el origen del grupo de extrema izquierda Antifa?

TE RECOMENDAMOS