Capitales de mercados estadounidenses financian el totalitarismo en China

Por Emel Akan - La Gran Época
07 de Junio de 2019 Actualizado: 07 de Junio de 2019

WASHINGTON—Los estadounidenses estarían, con sus pensiones y fondos de jubilación, financiando abusos a los derechos humanos de China. Sus carteras de inversión contienen compañías chinas como Hikvision, la cual ha sido puesta bajo escrutinio por su rol en la vigilancia masiva de millones de ciudadanos chinos.

Los estadounidenses están “sin saberlo, en complicidad, ayudando al negocio de los campos de concentración” en China, afirma Roger Robinson, un ex miembro del Consejo de Seguridad Nacional Presidente Ronald Reagan y CEO del Grupo Asesor RRW, el cual rastrea inversiones chinas en todo el mundo.

Muchos estadounidenses tienen acciones en compañías como Hangzhou Hikvision Digital Technology Co. en sus fondos de jubilación u otros fondos de inversión, como fondos indexados, fondos cotizados en bolsa y fondos mutuos.

Hikvision es el mayor proveedor mundial de productos y soluciones de vigilancia por video. Con sede en Hangzhou, China, la compañía produce más de un quinto de las cámaras de vigilancia del mundo.

Se dice que la administración de Trump considera agregar a Hikvision a una lista negra, para restringirle la compra de tecnología estadounidense. Si se aprueba, las compañías de EE. UU. tendrían que obtener aprobación del gobierno para venderles componentes a Hikvision.

“Obviamente, es un tremendo golpe a la reputación corporativa y al valor de sus acciones”, dice Robinson.

Las crecientes necesidades monetarias del régimen chino dieron un impulso al valor de Hikvision en años recientes, convirtiéndolo en uno de los favoritos de Wall Street. Las acciones de la compañía han más que quintuplicado desde que comenzó a operar en la Bolsa de Shenzhen en 2010. No obstante, las acciones cayeron un 11 por ciento luego del informe sobre las posibles sanciones de EE. UU.

La compañía colabora estrechamente con Beijing en el desarrollo de tecnología potenciada por inteligencia artificial, para vigilar a los ciudadanos, incluyendo a musulmanes uigures en la región Xinjiang de China. Según el Departamento de Estado de EE. UU. y las Naciones Unidas, más de 1 millón de uigures y otras minorías musulmanas están retenidas en centros de internamiento, lo cual ha causado la condena mundial.

Hikvision podría ser agregada a la Lista de Entidades del Departamento de Comercio de EE. UU. Si eso pasara, la compañía podría sobrevivir en el corto plazo, según Robinson, pero con el tiempo perderá ventaja tecnológica, al igual que Huawei.

Pero las sanciones no solucionarían todos los problemas, dice Robinson. El MSCI, por ejemplo, una de las firmas más grandes en índices bursátiles, podría mantener sus acciones en Hikvision a pesar de las sanciones de EE. UU., afirmó.

Esto mostraría “una cierta frialdad, un cierta flagrante indiferencia al riesgo”, y “sería muy problemático”, agregó.

MSCI cuadriplica sus acciones chinas

MSCI publica varios índices que actúan como punto de comparación para los fondos de inversión. Así, si un fondo quiere comparar su efectividad con el índice, necesita comprar acciones incluidas en ese índice.

La firma de índices bursátiles anunció en febrero que aumentaría gradualmente el peso de las acciones chinas A en sus índices de comparación, desde 5 al 20 por ciento. La decisión de MSCI hará que miles de millones de dólares fluyan hacia las acciones chinas.

La mayoría de los inversionistas estadounidenses no saben sobre estas compañías y sus actividades maliciosas. Los prospectos de inversión y los documentos legales que estas compañías publican durante la oferta de acciones no revelan tales riesgos a los inversionistas estadounidenses.

“Nunca se ha visto, hasta donde yo sé, que se quite a una compañía como Hikvision de un fondo indexado estadounidense, por razones de derechos humanos y seguridad nacional”, dice Robinson.

“No creo que haya pasado y si pasara, será un gran precedente que abre la puerta a varias otras compañías cuestionables que están en el MSCI, como también en otros índices, incluyendo el índice agregado Bloomberg Barclays”.

El índice agregado Bloomberg Barclays anunció en enero que incluiría cientos de compañías chinas en su índice.

Irónicamente, según Marketwatch, varias administraciones de fondos de inversión internacionales que se enfocan en invertir en firmas socialmente responsables también tienen acciones de Hikvision. Por ejemplo, al 30 de abril, Aberdeen Standard Investments invirtió más de USD 93 millones en acciones de Hikvision a través de sus varios fondos. Congest SA, una administradora de activos de Francia, tiene casi USD 265 millones en acciones, según su más reciente declaración.

Robinson acusó a los fondos de no realizar suficiente diligencia debida relacionada a los asuntos de derechos humanos y seguridad nacional.

“Este será un punto ciego que ya no se les ofrece”, dijo, a medida que crece el conocimiento público.

“Los estadounidenses se enfurecerían al enterarse que sus dólares de jubilación e inversión están siendo invertidos en compañías que son tan carentes de sensibilidad hacia los asuntos de derechos humanos, que están ayudando en complicidad a la represión, que están participando en poner en peligro a nuestro país”, dijo.

Hay otras compañías que han entrado en las carteras de inversión de gente de EE. UU., como China Unicom, AVIC Aircraft y China Shipbuilding. Estas compañías están asociadas con violaciones a sanciones, proliferación de armas de destrucción masiva, ciberataques, o construir y militarizar las islas en el Mar de la China Meridional, dijo.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan

***

A continuación

Conoce a uno de “Los Valientes”, un investigador que logró comprobar la sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia en China

TE RECOMENDAMOS