Capítulo 14: Cultura popular, una indulgencia decadente (ACTUALIZADO)

Traducción en partes del libro: “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo”
Por The Epoch Times
23 de Julio de 2018
Actualizado: 08 de Agosto de 2020

La Gran Época publica aquí entregas traducidas del inglés de un nuevo libro: “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo”, del equipo editorial de “Nueve comentarios sobre el Partido Comunista chino”.

Tabla de contenidos

Introducción

1. La cultura del Partido Comunista

2. El comunismo subvierte la cultura de masas de Occidente

3. Cultura popular y caos social
a. Hip hop y rock and roll
b. Drogadicción
c. Pornografía y prostitución
d. Videojuegos
e. La cultura de violencia
f. Moda decadente

4. Recuperar las bases morales de la cultura humana

***

Introducción

Lo divino creó a los seres humanos, y a lo largo de la historia, estableció una cultura ortodoxa para que la humanidad viva en base a esta. A pesar de que las naciones del mundo tienen diferentes culturas, todas comparten un conjunto de valores sorprendentemente similares. Todos los grupos étnicos de Oriente y Occidente prestan importancia a las virtudes de sinceridad, bondad, generosidad, justicia, moderación, humildad, valentía, altruismo, y así –virtudes a las que cada nación ha rendido tributo y enseñado a sus descendientes a través de sus obras clásicas. Todos los grupos tienen en común el rendir homenaje a lo divino y respetar las leyes divinas, porque lo divino legó la cultura y el código de conducta que la humanidad debe poseer y personificar. Este es el origen de los valores universales.

Los Padres Fundadores de Estados Unidos daban gran importancia a la moral y la etiqueta. En sus años tempranos, George Washington copió a mano 110 reglas de civilidad y comportamiento decente en compañía y conversación, basadas en normas formuladas por jesuitas franceses en 1595 [1]. Pese a que algunas cuestiones específicas pueden cambiar con el tiempo, las normas contienen principios universales: hay que ser reverente cuando habla de los dioses y de asuntos relacionados, tratar con respeto a los demás, ser modesto, prestar atención a la moral pública, no dañar los sentimientos e intereses de otros, comportarse de manera decente en todas las ocasiones, vestirse prolijamente y ser un ejemplo de buen gusto, abstenerse de tomar represalias, abstenerse de hablar mal de otros detrás de sus espaldas, aprender de los sabios y buenos, escuchar a la propia conciencia, etc.

De manera similar, las trece virtudes de Benjamin Franklin eran templanza, silencio, orden, determinación, frugalidad, diligencia, sinceridad, justicia, moderación, higiene, tranquilidad, castidad y humildad. [2]

Antes de los años 1950, los valores morales de la mayoría de la gente en general alcanzaba un estándar común respetable. La gente de Oriente y Occidente conservaba muchas de las tradiciones y costumbres que los humanos deben tener. En China, aunque el Partido Comunista Chino (PCCh) había comenzado a arruinar el patrimonio cultural y la moral del país, el pueblo aún conservaba muchas de las virtudes tradicionales que predominaban antes de que el Partido usurpara el poder.

Pero con la expansión del poder y la influencia del comunismo, especialmente luego de los años 60, la gente en Oriente y Occidente se deslizó más y más por el camino de la corrupción moral.

La Revolución Cultural del PCCh comenzó en 1966 con la campaña para erradicar a los “cuatro viejos” (viejas costumbres, vieja cultura, viejos hábitos y viejas ideas), que duró una década. Esta se vio acompañada por el feroz movimiento contracultura en Estados Unidos y otros movimientos antitradicionales en otras partes del mundo. Todos estos fueron eventos globales que se alinearon con el espectro comunista para destruir la tradición y provocar el colapso moral de la humanidad.

Estos movimientos políticos y culturales dejaron profundas cicatrices en el mundo de hoy. Desde aquella época, los cimientos de la cultura tradicional de la sociedad china han quedado completamente destruidos, y la moral ha estado en un rápido declive. En la sociedad occidental se arraigaron el vacío espiritual, la drogadicción, la liberación sexual y la promiscuidad, la música rock y la cultura hippie, dañando seriamente los cimientos de la tradición occidental.

Luego de que los jóvenes radicales de la contracultura se encontraron manejando los hilos de la sociedad, continuaron con su movimiento por otros medios. Aparecieron el arte y literatura de vanguardia, ideologías modernas y conceptos desviados. Con la ayuda de la tecnología, incluyendo internet, teléfonos celulares y varios medios masivos de comunicación, la raza humana entera se desvió velozmente del estilo de vida y la cultura tradicionales, y se dirigió hacia un abismo de perversión y degradación.

Si observamos el mundo, es estremecedor contemplar el declive de la moral humana y la corrupción de casi cada aspecto de la cultura popular y de la vida social. Luego de que el Partido Comunista Chino destruyera la profunda cultura tradicional china a través de incesantes campañas políticas, este creó un sistema perverso de cultura del Partido. La generación más joven creció en esta cultura del Partido y no sabe nada de la cultura tradicional inspirada en lo divino. A excepción de algunos segmentos de la sociedad occidental que se aferran a la tradición y se rehúsan a ser tentados y sobornados, es justo decir que el comunismo casi tuvo éxito en alcanzar su objetivo de arruinar la cultura humana en todo el mundo.

1. La cultura del Partido Comunista

A partir de la “reforma y apertura” del Partido Comunista de los años 80, la conducta del pueblo chino al viajar al extranjero conmocionó a los ciudadanos de otros países. En ese tiempo, muchos occidentales mantenían la imagen del pueblo chino tradicional como gente amable, cortés, modesta, bondadosa, trabajadora y simple. No obstante, luego de que el Partido Comunista les lavara el cerebro y los transformara durante décadas, el pueblo chino había cambiado completamente. Eran groseros y comenzaron a hablar alto. No se ponían en fila, no eran respetuosos ni silenciosos en público. Fumaban frente a letreros de prohibido fumar. Se vestían de manera desaliñada, escupían en la vereda y arrojaban basura. Eran rápidos para aprovecharse de la bondad y gentileza de otros.

Actualmente, el comportamiento de algunos turistas chinos es aún más pronunciado. Se trepan y dañan reliquias culturales y sitios históricos, dejan que los niños orinen en público, no tiran la cadena luego de usar el baño, agarran rápidamente cualquier cosa gratis y desperdician comida en cafeterías, contienden por pequeños desacuerdos y crean problemas en aeropuertos, haciendo que los aviones salgan tarde.

¿Qué le ha pasado a los chinos?

La respuesta es sencilla. El PCCh destruyó la cultura tradicional china y la reemplazó con la cultura del Partido Comunista, un componente principal en la corrupción de la humanidad.

El término “cultura del Partido” se refiere a la forma de pensar, hablar y comportarse que surge de las características del Partido Comunista, que se pueden resumir en engaño, malicia y lucha. La ideología que guía a la cultura del Partido es el ateísmo y el materialismo, incluyendo los conceptos comunistas que el Partido inocula a quienes están bajo su régimen, los cuales incluyen todo tipo de elementos culturales desviados, la filosofía de la lucha y los peores aspectos de la antigüedad, con una nueva presentación. El PCCh ha utilizado eficazmente la cultura del Partido para transformar el pensamiento del pueblo chino.

La revolución proletaria del PCCh catalogó de “clases explotadoras” a aquellas que sostenían la moral, la civilización y los modales tradicionales. El PCCh describió a los hábitos del proletariado (la clase trabajadora) como revolucionarios y buenos, convocó a los intelectuales chinos a revolcarse en el barro y a que les crezcan callos en las manos, y describió a los piojos en el cuerpo como “bichos revolucionarios”. Desde el líder del Partido hasta los cuadros comunes, todos se enorgullecían de decir palabrotas porque eso mostraba su conciencia de clase, su compromiso con la revolución y su cercanía a las masas.

Así, el Partido obliga a la gente a abandonar todo lo elegante y civilizado y a aceptar en su lugar el estilo de vida tosco de los vándalos proletarios. Un país con una historia tan larga, reconocido por sus buenos modales, se ve así reducido a un estado de convulsión, donde todos compiten por fama y fortuna. El Partido convirtió a China en un salón de exhibición de la vulgar cultura comunista. Bajo el control y la infiltración de la cultura del Partido, todas los ámbitos de la vida cultural –incluyendo la literatura, las artes y la educación– se han degenerado.

El Partido quiere luchar con el Cielo, la Tierra y la humanidad. Inculca un juego de estándares perversos del bien y el mal, y distorsiona la manera de pensar de la gente. Este adoctrinamiento está respaldado con la violencia estatal. Los súbditos del Partido son entonces influenciados imperceptiblemente por lo que constantemente ven y oyen, desde el día en que nacen, porque el Partido monopoliza todos los recursos sociales. Una máquina de propaganda que zumba constantemente fuerza a la gente a leer los textos de los líderes comunistas, mientras que se apropia de la élite para producir libros de texto, literatura, cine, noticias y así, todos los cuales existen para inculcar aún más la cultura del Partido.

Al comunismo solo le tomó unas pocas décadas hacer que los chinos piensen con los pensamientos del Partido, hablen con el lenguaje del Partido, dejen de creer en lo divino, actúen sin importarles las consecuencias y se atrevan a hacer cualquier cosa. Casi cada interacción interpersonal puede involucrar engaño, y no hay límites para nada. El lenguaje al estilo zombi del Partido y sus mentiras preparadas son abrumadores.

La cultura del Partido hizo que los chinos de hoy estén apartados de los valores universales. La mente, los pensamientos y el comportamiento de la gente pasaron por un profundo cambio y desviación. Sus relaciones familiares, sociales, educativas y laborales son anormales, y su comportamiento suele ser incompatible con el de la gente de sociedades no comunistas, a quienes se les hace difícil entenderlos.

Durante la Revolución Cultural, los Guardias Rojos estaban inmersos en la cultura del Partido y ahora pasaron esos hábitos viciosos a la generación más joven. Los niños y adolescentes que crecieron en la cultura del Partido tienen una astucia y madurez que no se corresponde con su edad. Conocen todo lo malo a una edad joven.

Los jóvenes en general no tiene creencias espirituales y son inmorales y arrogantes. Cuando son provocados o se enojan, son propensos a reaccionar con una ferocidad irracional. La abstinencia sexual y la moral han colapsado. Habiendo perdido sus raíces tradicionales, los chinos están adoptando lo peor del movimiento de contracultura de Occidente.

Manifestaciones de la cultura del Partido Comunista

Hoy en día, el PCCh habla de restaurar la cultura tradicional, pero lo que está restaurando no es la verdadera cultura tradicional. Es simplemente cultura del Partido con una apariencia tradicional, pero carece del aspecto más importante de la tradición de China: la fe en lo divino.

Bajo la influencia de esta cultura del Partido, la gente incluso utiliza a supuestos dioses para hacer dinero. El Templo de la Abuela en la provincia de Hebei es muy popular y se dice que allí la gente puede encontrar a todos los “dioses” que quiera adorar. Si uno quiere ser un funcionario de gobierno, hay un supuesto “dios de los funcionarios” para adorar. De manera similar, hay un “dios de la riqueza” compuesto de billetes, un “dios del estudio” e incluso un “dios de los autos” que sostiene un volante. El administrador del Templo de la Abuela alardeó: “Si falta algún dios, simplemente haz uno nuevo”. [3]

Es imposible revivir la cultura tradicional sin remover al mismo tiempo la corrupción moral provocada por el PCCh. A pesar de que muchas obras literarias y artísticas contemporáneas presentan adaptaciones de historias antiguas, el contenido está manchado con ideas contemporáneas. Los actores llevan vestimenta tradicional pero muestran historias contemporáneas; de esta manera la cultura tradicional se convierte en una fachada y su verdadero significado se ensombrece aún más. Por ejemplo, en años recientes se han vuelto populares las historias de palacio ambientadas en la China imperial, pero estas giran en torno a envidia e intrigas –una demostración de la lucha y el odio inherente en el comunismo más que un reflejo de la realidad histórica.

Adaptaciones arbitrarias de Viaje al Oeste incluso hace que Sun Wukong (el Rey Mono) abrace y se enamore de los demonios que en la novela clásica derrota y no pueden engañarlo. Lo que es incluso aún más aterrador es que muchos –especialmente los jóvenes que no saben nada de la cultura tradicional china– consideran a todo esto como algo tradicional, o parecido. Esta es la consecuencia de que el Partido haya hecho estragos con la verdadera cultura inspirada en lo divino de China, tras adoctrinar al pueblo durante décadas. Entonces los chinos llegaron a pensar que los valores de lucha son tradicionales, y que la literatura, las historias y el arte impregnado con las ideas de la cultura del Partido, al estar vestidos con trajes tradicionales, son válidos.

La cultura del Partido destruye la fe en lo divino y la reemplaza con el ateísmo. La consecuencia más directa es una crisis de integridad: fraude, productos falsificados, alimentos tóxicos, corrupción, entre otros, se han convertido en un fenómeno común. La llamada “cultura de Shanzhai” es un ejemplo típico de esta crisis de integridad. La cultura de Shanzhai se refiere a la falsificación de productos o marcas reconocidas, en particular, extranjeras. Es tanto un robo como un engaño. El término se ha hecho tan conocido que el Diccionario de Oxford Chino-Inglés lo ha incluido como neologismo. [4]

El comportamiento de Shanzhai en China no solo falsifica productos, sino tiendas enteras. Varias veces se han registrado tiendas de Apple falsas en China. Las tiendas están decoradas cuidadosamente con todas las características de las verdaderas tiendas de Apple: frente de vidrio, mesas para exhibición de madera, escaleras sinuosas, pósters de productos de Apple, paredes con accesorios prolijamente exhibidos y logos de Apple en blanco. Los empleados visten la característica camiseta azul oscuro con el logo de Apple y hasta parecen creer que trabajan en una verdadera tienda de Apple. [5]

En una atmósfera social caracterizada por tales engaños, algunos chinos no se ponen límites cuando se trata de sus intereses y no temen al castigo ni del Cielo ni del hombre. Mentir y falsificar se han vuelto parte de la cultura dominante. Quienes se rehúsan a falsificar son considerados un bicho raro.

La cultura del Partido también ha arruinado el idioma chino, como se puede ver en el uso constante de palabras y frases hiperbólicas. Hay restaurantes llamados El Cielo sobre el Cielo, El Emperador por Encima de Todos los Emperadores, o El Rey de Reyes. El estilo literario y la propaganda también se han vuelto pomposos. La propaganda oficial suele usar frases como “el primero del mundo”, “el más formidable en la historia”, “Estados Unidos tiene miedo”, “Japón está horrorizado”, “Europa se arrepiente”, etc.

Las noticias están llenos de titulares como “La fuerza científica y tecnológica de China supera a Estados Unidos y es la número uno del mundo”, “China ha vuelto a ganar el primer lugar en el mundo, derribando a las acciones de EE. UU. y derrotando completamente a Apple”, “Algo grande está por ocurrir. Un arma mágica en China nuevamente hace que EE. UU. tenga miedo, el mundo está en asombro, Japón está lleno de miedo”, “¡China es el número uno del mundo en otro campo! Completando un gran cambio histórico en apenas treinta años, deja en asombro a EE. UU., Japón y Corea del Sur”, y “Huawei anunció que ha creado el primer chip 5G del mundo, ¡el mundo está en asombro!”

La película de propaganda, ¡Increíble, mi país! y la serie de televisión especial llamada ¡Grandioso, mi país! también están llenas de exageraciones de tono y significado. Hacen parecer que todo el mundo está rendido ante China, transmitiendo una actitud que recuerda a la propaganda utilizada durante el Gran Salto Adelante, cuando el Partido declaró que China iba a superar a Gran Bretaña y alcanzar a Estados Unidos.

La nueva ola de exageración es la manifestación concreta del “comportamiento falso, exagerado y vacío” (como se lo conoce en China) de la cultura del Partido en la era digital. El quid de la cuestión sigue siendo la integridad. La reforma y la apertura en los años 80 y 90 trajo cambios a China en la forma de los peores aspectos de la cultura occidental contemporánea, como la liberación sexual, la drogadicción, la homosexualidad, los videojuegos, etc. Los programas de entretenimiento en la televisión se han vuelto vulgares. Toda la sociedad se ha convertido en un palacio de placer para la indulgencia en los deseos materiales y carnales.

El comunismo ha convertido a China, un país que supo ser civilizado, magnífico y hermoso, en un lugar incivilizado.

2. El comunismo subvierte la cultura de masas de Occidente

Los países occidentales del mundo libre son conocidos por sus sociedades civilizadas, donde los hombres son refinados y las mujeres son virtuosas y llenas de gracia, y donde la gente se trata con honestidad y amistad. El comunismo ha implementado mecanismos en países occidentales para subvertir y sabotear esta civilización. Aunque no puede usar la violencia y el totalitarismo para dañar directamente a la civilización occidental como hizo en China, sí ha provocado que la gente tenga pensamientos y comportamientos negativos y rebeldes para así socavar la tradición, destruir la moral pública y arruinar la moral individual.

Mientras la gente celebraba el triunfo de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial, los comunistas ya estaban trabajando intensamente en los campos de la ideología y la cultura. Mientras reflexionaban sobre la guerra y las nuevas olas de ideología que vendrían, ayudaron a provocar un alejamiento sistemático de las tradiciones que conectaban al hombre con lo divino.

En Estados Unidos, los escritores estadounidenses de posguerra de la Generación Beat, que aparecieron en la década de 1950, fueron los progenitores de un movimiento de arte y literatura cuyo objetivo fue redefinir la cultura. Aunque despreciaron con razón algunas de las hipocresías y corrupciones morales de la sociedad de la época, su respuesta fue rechazar cínicamente y revertir toda la moral tradicional. Promovían la libertad sin restricciones; se sumergían en el pseudomisticismo, las drogas y el crimen; y llevaban una vida sin disciplina y llena de caprichos. Su intento de crítica radical a la sociedad burguesa capitalista coincidía con el empuje ideológico del comunismo en Occidente, y así fue que se convirtieron fácilmente en una herramienta del movimiento izquierdista.

Muchos miembros de la Generación Beat realmente estuvieron profundamente influenciados por la ideología comunista y socialista. Por ejemplo, antes de que uno de los cofundadores del movimiento, Jack Kerouac, se hiciera famoso, escribió la historia corta “El nacimiento de un socialista” sobre su rebelión contra la sociedad capitalista [6]. Otro representante del movimiento, Allen Ginsberg, dijo que no se arrepentía de las creencias comunistas que tuvo. También apoyó la pedofilia (ver el Capítulo 11). Las obras del grupo rechazaban las convenciones tradicionales, estaban intencionalmente desorganizadas y usaban un lenguaje vulgar.  Representaron un movimiento de contracultura que invadiría Occidente en los años 60 –el primer alejamiento importante de las normas y los principios tradicionales.

La década de 1960 fue testigo del desarrollo y el alcance de lo propuesto por los Beats, con subculturas como la hippie, la punk, la gótica y demás. Estas tendencias contracultura encontraron un público entusiasta en las zonas urbanas de Occidente, tentando a una generación de jóvenes tras otra hacia la violencia, la drogadicción, la liberación sexual, la vestimenta no convencional, la enajenación cultural y finalmente, haciéndolos inclinarse hacia la oscuridad y la muerte.

En lo que se conoció como el Verano del Amor, en 1967, miles de hippies se reunieron en el Parque Haight-Ashbury y en el Parque del Golden Gate de San Francisco durante varios días, expresando su resistencia a la sociedad con comportamientos extraños, consumo de drogas, desnudez, canciones, poesía y música de rock and roll. Este movimiento alcanzó su punto cúlmine en torno a los asesinatos de Martin Luther King y Robert Kennedy, y con la intensificación de la Guerra de Vietnam.

En el verano de 1969, más de 400,000 personas se reunieron de la misma manera en el festival de Woodstock, realizado en una granja al noroeste de la ciudad de Nueva York. Cientos de miles se entregaron al libertinaje mientras gritaban sobre el “amor”, la “libertad” y “paz”. Woodstock fue un evento cultural significativo en los años 60, y en las décadas siguientes, el Central Park de Nueva York, el Parque del Golden Gate de San Francisco y Woodstock se convirtieron en símbolos de la contracultura estadounidense.

Al tiempo que la contracultura despegaba en Estados Unidos, millones de personas crearon disturbios en Francia, lo que se conoce como Mayo del 68. Los eventos comenzaron con jóvenes estudiantes enojados, que se rebelaron contra la moral y la cultura tradicionales. En esa época, las escuelas tenían una estricta separación entre los dormitorios de los varones y las mujeres, y estaba prohibido que los estudiantes fueran y vinieran libremente de los dormitorios del sexo opuesto. La abolición de esta disposición y la demanda del derecho a la actividad sexual en los dormitorios de estudiantes eran los objetivos principales de las protestas iniciales. La rebelión de los estudiantes luego obtuvo el apoyo del partido comunista y el socialista de Francia. 

Se dice que a fines de los años 60, había dos centros para la revolución: uno era Beijing, donde la Revolución Cultural estaba a toda marcha; el otro era París, donde los acontecimientos de Mayo del 68 sacudieron al mundo. Muchos lo llamaron la Revolución Cultural de Occidente. En ese tiempo, los estudiantes chinos marcharon con lemas y pancartas en apoyo a los estudiantes rebeldes de Francia, mientras que en la lejana París, los “Guardias Rojos occidentales” vestían gorras militares verdes y uniformes con bandas rojas en apoyo a los maoístas de China. En sus marchas, sostenían enormes retratos de Mao Zedong, y los “tres M” –Marx, Mao y Marcuse– se convirtieron en su pilar ideológico. [7]

Japón también comenzó su propio movimiento contracultura en los años 60. La Liga de Autonomía Estudiantil de Todo Japón, asociada al Partido Comunista Japonés, tuvo una enorme influencia entre los estudiantes de esa época. Ellos, a su vez, estaban organizados por el Partido Comunista Japonés, quien los movilizaba en base a las actividades de los Guardias Rojos en China. La Liga organizó muchas manifestaciones contracultura en Japón junto con otras organizaciones estudiantiles de izquierda, como el Ejército Rojo Japonés y los Consejos de Lucha Conjunta de Todas las Universidades, y llegaron incluso a proponer y cometer actos terroristas contra la sociedad japonesa. [8]

En algunos países de América Latina también estalló un caos similar. Por ejemplo, bajo la influencia del Partido Comunista Cubano, el movimiento estudiantil de México organizó protestas, como la manifestación en la Plaza de las Tres Culturas , y otros grupos estudiantiles de izquierda enviaron telegramas a los estudiantes de París en apoyo a la rebelión de Mayo del 68.

Desde una perspectiva global, los movimientos contracultura que surgieron simultáneamente en varios países constituyeron un ataque comunista masivo contra la sociedad tradicional. Las ancestrales tradiciones y valores morales que lo divino transmitió a la humanidad se han desarrollado durante miles de años, pero con el impacto de este movimiento comunista mundial, han sufrido un inmenso daño. 

La cultura del rock, la drogadicción, la liberación sexual, el aborto, la vestimenta no convencional y el arte de vanguardia que se impusieron en Occidente se apartan de las normas tradicionales y la fe ortodoxa. Al igual que en la China comunista, donde el régimen totalitario del PCCh se dedicó activamente a destruir la antigua cultura del país, los movimientos de contracultura en el mundo libre lograron en gran parte remover los tesoros de la civilización occidental y desarraigar la fe en lo divino.

3. Cultura popular y caos social

Con la cultura tradicional bajo ataque desde adentro y desde afuera, los elementos negativos de la ideología antitradicional comenzaron a echar raíces en la sociedad. Debido a su influencia a nivel mundial, Estados Unidos es el líder de facto en cuanto a establecer el tono de la cultura popular en todo el mundo, y la corrupción de la cultura popular estadounidense ha afectado al mundo entero. Como se mencionó anteriormente, algunos países tradicionalmente conservadores, con profundas culturas tradicionales, como China y Japón, tampoco han podido resistirse ante las tendencias distorsionadas de EE. UU. y comenzaron a imitarlas. El mismo caso se da prácticamente en cada país y región que ha estado expuesto a la globalización; la cultura popular sin restricciones, sin moral, antisocial y autoindulgente se ha propagado por todo el mundo.

a. Hip hop y rock and roll

El foco de la música tradicional era civilizar al hombre, cultivar la virtud y ayudar a la gente a mantenerse sana tanto mental como físicamente. Su efecto era la armonía social y la armonía entre el hombre y la naturaleza. Se promovía la música bella que celebraba la gloria de lo divino, mientras que la música atonal, caótica y licenciosa era aborrecida. Pero hoy en día, la cultura popular está llena de producciones musicales escandalosamente corrompidas, y el hip hop y el rock and roll son claros ejemplos.

El hip hop emergió en Nueva York en los años 70. En las últimas décadas, el hip hop, el rap y el breakdance han sido exportados desde Nueva York y se pusieron de moda en todo el mundo, y el hip hop ha pasado a ser parte de la cultura popular en Asia, Europa y muchas regiones africanas. A pesar de la obvia corrupción moral de esta música, que suele estar enfocada en la promiscuidad, el asesinato, la violencia y las drogas, ha logrado un reconocimiento mundial e incluso ha sido celebrada en reconocidos teatros.

El origen del rock and roll se remonta a la década de 1940. Para los años 60, se había convertido en el estilo de música del movimiento contracultura. Canto histérico, guitarras eléctricas distorsionadas y una violenta percusión provocan en sus oyentes un estado mental loco e irracional. Con la razón dejada de lado, la naturaleza demoníaca –que normalmente es mantenida a raya debido a los requisitos de la civilización– corre desenfrenada. El nihilismo y otros estados mentales turbios se convirtieron en temas dominantes de muchos subgéneros de rock. El rock psicodélico incentivaba el uso de drogas, mientras que otras formas más oscuras de rock convocaban a la rebelión, el suicidio y la violencia, o alentaban la promiscuidad, el adulterio, la homosexualidad y el rechazo al matrimonio. Las letras sugieren obscenidad o lujuria, o se deleitan en alabar al mal y repudiar a lo divino. Algunas superestrellas de rock justifican el acoso sexual a niñas menores de edad con sus letras populares, lo cual desensibiliza al público ante una cultura de abuso sexual y promiscuidad.

Algunas letras están llenas de violencia: “¡Ey! Dijo mi nombre es Disturbio / Gritaré y chillaré / Mataré al Rey, se lo recriminaré a todos sus servidores”. Una canción se llama “Simpatía por el diablo”. Un álbum de rock psicodélico se llama “El pedido de su majestad satánica”. Una canción famosa dice: “Ey Satán / Pagué lo debido […] Estoy en la carretera al infierno”.

Algunas canciones de rock alaban al socialismo y al comunismo. La canción “Imagina” insta a los oyentes a imaginarse una sociedad comunista libre de religión, país y propiedad privada.

Aun a los grupos religiosos se les hace difícil resistirse al impacto negativo del rock and roll. La música de iglesia cristiana es para alabar a Dios, sin embargo, la música moderna de las iglesias cristianas adoptó elementos de rock para atraer a los jóvenes, lo cual produjo la llamada música cristiana contemporánea. [9]

La música de rock va acompañada de adulterio, violencia, decadencia, drogadicción, corrupción y la oposición a la creencia en lo divino. El rock trajo aparejado comportamientos corruptos que están prohibidos por la moral y las creencias tradicionales.

b. Drogadicción

La drogadicción se ha convertido en un problema mundial en las últimas décadas. En las primeras etapas, la raíz de la drogadicción generalizada de Occidente fue la contracultura. En su campaña contra la moral burguesa, los hippies buscaban deconstruir y socavar todas las tradiciones a fin de erigir sus propias creencias, estándares morales y estilo de vida. El LSD y los viajes con hongos alucinógenos contaban como sus exploraciones espirituales, mientras que usaban anfetaminas o cocaína como estimulantes, y heroína y barbitúricos como sedantes, siempre con la intención de alejarse del mundo y entrar en otro estado.

Muchos jóvenes del movimiento contracultura eran muy aficionados a la filosofía oriental y a la cultivación espiritual. Pero los alucinógenos se convirtieron en un atajo para obtener visiones sin tener que soportar los desafíos de cultivar la mente ni el dolor físico de la meditación. En cambio, simplemente tomaban una tableta de ácido, lo cual los metía en una experiencia pseudoespiritual, aunque no los conectaba con nada real. Tales drogas simplemente hacen que sus cuerpos sean controlados por elementos demoníacos, y no tienen ninguna relación con las verdaderas prácticas de cultivación ortodoxas. Estas experiencias llevaron por el mal camino a muchas personas con verdaderas aspiraciones espirituales.

Muchos cantantes de pop y estrellas del rock murieron jóvenes, generalmente debido a una sobredosis. En el Estados Unidos contemporáneo, la guerra más larga y lamentable ha sido la guerra contra las drogas. El país se ha dedicado a arrestar y monitorear a millones de traficantes de drogas durante décadas. Funcionarios de gobierno han advertido repetidas veces sobre el consumo de drogas ilegales, y sin embargo, aún prevalece. Entre los años 2000 y 2008, al menos 300,000 estadounidenses han muerto por sobredosis de opioides. El 26 de octubre de 2017, el presidente Donald Trump declaró a la crisis de los opioides como emergencia de salud pública y delineó un plan para combatir el problema. [10]

De acuerdo con un informe de 2017 del Instituto Nacional sobre Drogadicción en Adolescentes, el uso de marihuana entre los estudiantes está fuera de control: el 45% de los alumnos de 12° grado dijo que había consumido marihuana al menos una vez, y el 37.1% dijo que la había usado en el último año; el 71% no creía que el consumo frecuente de marihuana fuera muy perjudicial. [11]

El consumo de éxtasis y de marihuana se ha vuelto algo normal entre los jóvenes, mientras siguen apareciendo drogas nuevas y más fuertes, como el fentanilo. El fentanilo es un opioide sintético que es cincuenta veces más potente que la heroína y cien veces más fuerte que la morfina. Es tan mortal que ha sido considerado incluso un arma química; dos miligramos pueden ser fatales [12]. Sin embargo, tales drogas destructivas inundan las calles de Estados Unidos a un ritmo aterrador, y matan a muchas más personas que otros opioides, simplemente porque es fácil sufrir una sobredosis con ellas.

Según el Instituto Nacional sobre Drogadicción, entre los aproximadamente 67,000 que murieron por sobredosis en 2018, unos 31,000 murieron debido al fentanilo y sus análogos [13]. El contrabando de fentanilo desde China es algo que se ha denunciado ampliamente. En 2018, autoridades portuarias de Filadelfia estaban haciendo una inspección de rutina cuando descubrieron e incautaron 110 libras (casi 50 kilos) de fentanilo en un cargamento de óxido de hierro proveniente de China. Las drogas incautadas se podrían haber vendido por USD 1.7 millones. [14]

En China, la drogadicción también se está convirtiendo en un cáncer de la sociedad. La producción y el abuso de drogas, especialmente drogas sintéticas, es desenfrenada, y la venta de drogas en Internet también está fuera de control. Según el informe de 2015 de la Comisión Nacional de Control de Narcóticos de China (CNCNC), el número de usuarios de drogas ilegales excede los catorce millones. La cifra real probablemente es mayor, ya que los consumidores de drogas incluyen cada vez más a empleados de oficina, trabajadores independientes, artistas y funcionarios públicos [15].

El Informe de Situación de Narcóticos en China de 2017 de la CNCNC muestra que los departamentos de narcóticos de China han resuelto 140,000 casos de drogas, destruido 5534 grupos narcotraficantes, arrestado a 169,000 sospechosos de narcotráfico, confiscado 89.2 toneladas de drogas y realizado 870,000 allanamientos, los cuales revelaron 340,000 nuevos consumidores de drogas. [16]

Las drogas suelen ser altamente adictivas, lo que provoca que la gente destruya sus familias, arruine sus carreras, sabotee sus reputaciones y amistades, cometa crímenes e incluso pierda su vida por sobredosis. Consumir y traficar drogas daña a las personas, las familias y toda la nación, y así es que se ha convertido en uno de los tantos fenómenos oscuros que plagan la sociedad moderna.

c. Pornografía y prostitución

Entre todas las formas de revolución que impulsaron los comunistas, la más completa probablemente sea la revolución sexual. Si la toma del poder político marcó una revolución contra los componentes externos de la sociedad, la liberación sexual es la revolución comunista instigada dentro del hombre mismo.

El pansexualismo de Freud, una teoría que considera que todos los deseos e intereses se originan en el instinto sexual, proveyó la base teórica para la liberación sexual, mientras que el surgimiento de los anticonceptivos orales comenzó a separar al sexo de la reproducción. La revolución sexual azotó a la moral tradicional, y produjo y promovió el feminismo radical, el aborto, el sexo premarital y el movimiento homosexual. La liberación sexual estableció la idea distorsionada de que el sexo por diversión y el comercio sexual son derechos humanos básicos. Destruyó la ética sexual tradicional y sus restricciones, y permitió que el sexo se convirtiera en una forma de entretenimiento. Convirtió a los humanos en meras herramientas sexuales y abrió las puertas para que la pornografía se infiltre y sabotee la sociedad.

En la década de 1950, la revista Playboy jugó un papel excepcionalmente importante en la promoción de la indulgencia sexual al convertir a la pornografía en un negocio. Mientras el lema “hacer el amor, no la guerra” estaba por todos lados en la época antiguerra, la Película azul se convirtió en el primer film con escenas de sexo explícito en estrenarse ampliamente en los cines de Estados Unidos. Acompañada por la música de rock y el rechazo a las tradiciones, en Occidente emergió la era del “porno chic”, que duraría quince años (1969-1984).

En los 70, normalmente las películas porno solo estaban disponibles en sórdidos cines para adultos. Para comienzos de los 80, el VHS llevó la pornografía a millones de hogares, mientras que la aparición de Internet a fines de los 90 y luego la era de los smartphones puso a la pornografía al alcance de la mano. En todo el mundo, la industria pornográfica recaudaba unos USD 97,000 millones por año en 2015, con entre USD 10,000 millones y USD 12,000 millones solo en Estados Unidos [17].

La aparición de Internet y los smartphones ha provocado grandes cambios a la industria del porno. Todo el contenido pornográfico al que estaría expuesto un adulto típico de los 80 en varios años, ahora un niño puede accederlo en cuestión de minutos. En promedio, los niños ahora están expuestos a la pornografía a los 8 años de edad. Un niño británico de 12 años se volvió tan adicto al porno por Internet que violó a su hermana. Un fiscal que participó del caso dijo: “Habrá cada vez más casos de esta naturaleza ante la corte debido al acceso que tienen ahora los jóvenes a la pornografía explícita”. [18]

Que los niños estén expuestos a la pornografía tiene muchas consecuencias, como una actividad sexual precoz y una mayor incidencia de crímenes sexuales. La pornografía refuerza la impresión de que el sexo es una forma de entretenimiento o una transacción comercial, más que una parte privada de la vida matrimonial, y también hace parecer que el comportamiento que se ve en el porno es algo normal, promoviendo la depravación y la perversión sexual.

La industria del porno en Japón está normalizada como una parte de la sociedad; en supermercados se pueden ver estantes llenos de revistas e historietas para adultos, y hay programas nocturnos de la televisión protagonizados por actores porno. Las actrices pornográficas son presentadas como ídolos para adolescentes y aparecen abiertamente en los medios de comunicación. La industria pornográfica de Japón ha tenido una influencia profundamente negativa en toda Asia.

Incluso países predominantemente musulmanes como Egipto y Túnez, la industria del porno –prohibida por el Islam– también avanza a toda marcha, operando de forma clandestina.

En muchos países europeos la prostitución es legal, y muchos europeos la consideran simplemente como un trabajo más. En 1969, Dinamarca se convirtió en el primer país en legalizar la pornografía gráfica. Noruega, que antes tenía las limitaciones más estrictas a la pornografía en toda Europa, legalizó la pornografía dura en 2006 [19]. La compra de sexo en Dinamarca a veces incluso está subsidiada por el gobierno. Por ejemplo, para proteger la “igualdad de derechos”, algunos discapacitados pueden visitar un burdel y el contribuyente paga la tarifa [20]. Uno de los primeros en promover este tipo de pensamiento fue el socialista utópico Charles Fourier, en el siglo XIX.

China, una sociedad que solía caracterizarse por su ética familiar conservadora y autocontrol moral, y donde incluso hablar de sexo era un tabú, también se unió a la ola mundial de degeneración sexual en las últimas décadas. Entre todas las políticas del PCCh, se puede decir que la más “exitosa” ha sido la de liberación sexual, mucho más que la apertura del sistema económico o político. En el espacio de treinta años, ha habido una transformación total desde la “disciplina revolucionaria” a la “liberación sexual”. La prostitución está generalizada en China; a fines de la década del 2000 se estimaba que en el país había entre veinte y treinta millones de trabajadores sexuales [21]. Cuantas más amantes tiene un empresario exitoso o un funcionario corrupto, mayor su estatus social. China es considerada la fábrica del mundo, pero también exporta un gran número de prostitutas, incluyendo a Japón, Malasia, el Medio Oriente, Estados Unidos, Europa y África. Estimaciones de 2018 sugieren que había entre 13,000 y 18,500 prostitutas chinas en la África subsahariana. [22]

Los países del sudeste asiático y Sudamérica no son diferentes. Muchas ciudades se han convertido en principales destinos del turismo sexual, una práctica que aunque es ilegal, está tan generalizada que tiene un impacto en el crecimiento económico. 

La consecuencia más directa de una sociedad inundada de pornografía y prostitución es la destrucción de la familia y el matrimonio. El porno en particular es conocido como “el asesino silencioso de la familia” [23]. Ver pornografía provoca un desinterés por las relaciones familiares sanas, al tiempo que alimenta el deseo y la lujuria, lo cual a su vez crea un ansia sexual que por lo general solo puede ser satisfecha con aventuras extramaritales o algo peor, incluyendo actos violentos o criminales.

En una audiencia del Senado en 2005, Jill Manning presentó datos recabados entre abogados dedicados al divorcio y matrimonio que mostraban que en el 56% de los casos de divorcio, uno de los integrantes de la pareja tenía un “obsesivo interés en sitios web de pornografía” [24]. En la reunión anual de la Asociación Americana de Sociología en 2016, se presentó un estudio que mostraba que la cantidad de divorcios en los que una de las partes dijo mirar pornografía era el doble que en los casos en los que ninguna de las partes miraba pornografía. La investigación mostró que si un marido comienza a mirar porno, la tasa de divorcios aumenta del 5% al 10%, mientras que si la esposa comienza a mirar porno, la tasa de divorcios aumenta del 6% al 18%. Cuanto más joven la persona, más probabilidades de divorcio. [25]

Antes de la década de 1950, todas las culturas tradicionales del mundo consideraban al sexo antes del matrimonio como algo indecente y una contravención de los mandamientos divinos transmitidos a la humanidad. Tanto la presión social como la opinión pública tenían un rol en suprimir tales actividades. Si un hombre y una mujer tenían un hijo antes de casarse, se esperaba que asumieran la responsabilidad, se casaran y criaran al hijo juntos como familia. En esa época, la mayoría de la gente creía que si un hombre embarazaba a una mujer, lo único decente era que se casara con ella [26]. Si alguien cometía un error, se esperaba que asumiera la responsabilidad.

Sin embargo, con la decadencia moral y el surgimiento de la liberación sexual a partir de los años 60, los embarazos fuera del matrimonio se incrementaron drásticamente. Todo esto ocurrió justamente al mismo tiempo en que la industria del porno comenzó a tener un mayor impacto en la conciencia pública. En 1964, en la mayoría de los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, en general los embarazos antes del matrimonio representaban menos del 10%; para 2014, era más de un tercio. En Estados Unidos, los embarazos fuera del matrimonio promediaban el 40% en 2014, y alcanzaban el 71% entre los afroamericanos. Entre los 140 millones de nacimientos en el año 2016 en todo el mundo, alrededor del 15% –o 21 millones– fueron de embarazos fuera del matrimonio. [27]

Familias monoparentales, embarazos fuera del matrimonio y divorcio suelen estar estrechamente relacionados con la pobreza. Tales familias, a su vez, incrementan la carga del sistema de asistencia social.

d. Videojuegos

Actualmente muchos niños pasan incontables horas jugando videojuegos. Los desarrolladores de videojuegos hacen juegos cada vez más realistas, dinámicos e interactivos. También son cada vez más violentos y eróticos. Tanto niños como adultos se vuelven adictos a los videojuegos fácilmente, lo que se ha convertido en un gran problema para padres, escuelas e incluso el gobierno.

Los videojuegos son ahora una forma de cultura popular que sigue a la gente desde la niñez hasta la adultez, ¿pero qué tipo de cultura es? Es una cultura de destrucción, no diferente de las drogas. Aquellos que son adictos a los videojuegos no pueden ver las desventajas que conllevan de manera sobria y objetiva. Simplemente consideran a los juegos como algo divertido e interesante y no paran, siempre que haya un nivel más que pasar, otro personaje al que matar o un puntaje nuevo que superar. 

Además, casi todos los videojuegos de hoy, desde la mecánica del juego y la trama hasta la estética, giran en torno a la violencia y su objetivo es asesinar, o tienen contenido erótico. En pocas palabras, los mensajes que transmiten apelan a la naturaleza demoníaca en el hombre. Todo esto es inapropiado y dañino para los adolescentes y jóvenes. Provocar emoción con la matanza, la destrucción, la violencia y las peleas puede insensibilizar a los jóvenes, al presentarles pensamientos y comportamientos no sanos, e incluso puede contribuir a que algunos cometan crímenes.

Los juegos por Internet son incluso más adictivos. En el pasado, los juegos eran usados para pasar el tiempo cuando la gente estaba sola y se sentía aburrida. Hoy en día, los juegos online se han convertido en un deporte de competencia y una actividad social de por sí, especialmente para los niños. Dado que un gran número de jugadores interactúa en el juego, rápidamente se sienten cautivados por el mundo virtual del juego.

Se invierten grandes cantidades de energía y capital en tales juegos, y los niños que no los juegan pueden ser los raros en su círculo de amigos. Entonces, casi en contra de su voluntad, los padres se sienten obligados a permitir que sus hijos se unan a la comunidad de juegos online, y luego observar cómo sus hijos desarrollan una adicción. Lo videojuegos toman tiempo que debería ser utilizado para estudiar, hacer actividades al aire libre y socializar de forma normal. En cambio, los niños se convierten en prisioneros de los videojuegos.

El académico Erik Hurst contó que permitía su hijo de 12 años de edad jugar videojuegos por solo unas horas los fines de semana luego de finalizar su tarea. Pero si el niño hubiese podido hacer lo que quisiera, habría jugado sin parar, sin ducharse ni comer para continuar jugando. [28]

Investigaciones académicas mostraron que los videojuegos llegan a ocupar y dominar todo el tiempo libre de los jóvenes. Los datos sugieren que los adultos jóvenes, especialmente aquellos en grupos de bajos ingresos y con menores niveles de educación, cada vez encuentran más su felicidad en los videojuegos, reduciendo el tiempo que pasan en sus trabajos y en el mundo real [29]. Esto es un fenómeno común en Estados Unidos y en otros países desarrollados.

Hurst observó una tendencia de la sociedad actual en la que los videojuegos llevan a los adultos jóvenes a no querer entrar en el mercado laborar, y en cambio depender de sus padres para que los apoyen financieramente. Es poco probable que los videojuegos los ayuden a ganarse la vida, o que puedan mejorar sus habilidades o encontrar mejores empleos. Cuando estos jóvenes se conviertan en padres, sus hijos no podrán apoyarse en ellos para obtener una guía y apoyo. Así, los videojuegos llegaron al punto de socavar la vida humana normal.

Los videojuegos son drogas espirituales. A diferencia de las drogas duras como la heroína, que está prohibida en la mayoría de los países, el desarrollo de videojuegos es una gran industria. ¿Cuáles son las consecuencias? Las empresas están produciendo drogas que destruyen a la próxima generación, y los países que acogen a los videojuegos están saboteando su propio futuro.

La aparición de Internet y de los teléfonos móviles abrió un mercado aún más grande para la industria de los videojuegos. La firma de investigación Newzoo, en su informe de 2018 sobre el mercado mundial de videojuegos, pronosticó que los jugadores de videojuegos de todo el mundo gastarían USD 137,900 millones en videojuegos en 2018, lo que representa un incremento del 13.3 por ciento en relación al año anterior. También pronosticaron que más de la mitad de todos los ingresos de los videojuegos vendría del segmento móvil. Los ingresos de los juegos digitales conformarían al 91 por ciento del mercado global.

El informe también predice que el mercado de los videojuegos mantendrá su crecimiento de dos dígitos durante varios años. Mientras que el crecimiento del PIB en muchos países está luchando con cifras de un solo dígito, la industria de los videojuegos continúa su avance. Se espera que los videojuegos para celulares alcancen los USD 100,000 millones para 2021. Los tres países principales en el mercado de los videojuegos, según el informe, serán China, Estados Unidos y Japón, con China abarcando más del 25 por ciento del mercado mundial. [30]

Los juegos tradicionales, incluidos los deportes y otras actividades al aire libre, se ven limitados por el ambiente natural, el clima, el equipamiento y la fuerza física, y los jugadores normalmente no desarrollan una adicción a ellos. Los videojuegos no tienen tales restricciones. Los jugadores son invitados y tentados a sumergirse en el mundo virtual del videojuego sin parar, y dejan de dormir y de tomar descansos. Esto, además del hecho de que tales juegos raramente tienen algo edificante como para recomendarlos, significa que quienes los juegan están cada vez más bajo la influencia de factores negativos.

e. La cultura de violencia

En Estados Unidos, entre 1960 y 2016, la población total se multiplicó por 1.8, mientras que el número total de crímenes se multiplicó por 2.7 y el número de crímenes violentos creció 4.5 veces. [31]

Según el autor y criminólogo Grant Duwe, en los cincuenta años anteriores al tiroteo en la torre de la Universidad de Texas en 1966, hubo solo veinticinco tiroteos públicos en los que murieron cuatro o más personas. Desde entonces, los tiroteos masivos se fueron volviendo cada vez más fatales [32]. Desde el tiroteo masivo en Killeen, Texas, en 1991 que causó veintitrés muertes, hasta el tiroteo masivo en Las Vegas que mató a cincuenta y ocho personas en 2017, cada incidente ha sido más impactante.

Los incidentes terroristas alrededor del mundo se incrementaron de 651 por año en 1970 a 13,626 en 2016, veinte veces más. Desde el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001, la cantidad de ataques terroristas por año se multiplicaron por cinco para 2018. [33]

Muchos actos violentos que suceden en el mundo real reflejan el hecho de que los medios de comunicación masivos sumergen a la gente en una cultura de violencia. No solo la intensa música del heavy metal está llena de violencia, sino que la mayor parte del entretenimiento, incluyendo el cine, la televisión y los videojuegos, gira en torno a la violencia. Muchas producciones de cine y televisión presentan mafias, pandillas y piratas de forma positiva, haciendo que estos estereotipos negativos parezcan atractivos y respetables, de manera que las personas no solo ya no sienten repulsión hacia ellos, sino que comienzan a pensar en los crímenes y los criminales como algo admirable.

La aparición de los videojuegos dio a la gente otro canal para la glorificación de la violencia, el cual es interactivo y permite a los jugadores emplear la violencia en el mundo virtual. A diferencia del adoctrinamiento unidireccional de la violencia en el cine y la televisión, en los videojuegos los jugadores experimentan la violencia por sí mismos. Muchos de estos juegos contienen imágenes de cabezas decapitadas y cuerpos desmembrados, con sangre salpicando por todas partes –lo cual supera los límites normales del cine y la televisión.

En un estudio publicado en 2013, los investigadores analizaron películas producidas entre 1985 y 2012 y descubrieron que durante ese período, la cantidad de violencia con armas en las películas aptas para mayores de 13 años se había triplicado [34]. Un estudio posterior que analizó películas entre 2013 y 2015 mostró que esta tendencia continuó [35]. En 2008, el Centro de Investigación Pew descubrió que el 97 por ciento de los jóvenes entre 12 y 17 años jugaban videojuegos, y que dos tercios de ellos jugaban el tipo de juegos que tiende a tener contenido violento. [36]

Para enfrentar el problema del incremento de violencia en la sociedad, expertos, académicos y el público en general continúan proponiendo teorías y soluciones, desde leyes que impongan mayores restricciones y una mayor presencia de las fuerzas del orden, a ofrecer al público apoyo psicológico. Pero tales soluciones son semejantes a cortar las ramas de un árbol venenoso sin tocar su raíz.

f. Moda decadente

En la superficie de la sociedad actual, las varias formas de atuendos raros, comportamientos extraños y demás elementos comunes de la cultura popular parecen ser parte de la “libertad de expresión” o de la actual “tendencia de moda”, pero hay algo más detrás de ello. Al rastrear la fuente de estos fenómenos, se vuelve claro que está relacionado con la campaña del comunismo contra la tradición y la fe. Aunque estas tendencias puedan tener alguna resistencia inicial por parte de la sociedad, con el paso del tiempo la gente simplemente se acostumbra y ya no las encuentra extrañas, lo que lleva a que estos factores negativos sean aceptados como parte de la vida cotidiana y la cultura. 

Por ejemplo, la sociedad actual está acostumbrada a que las mujeres tengan el cabello corto. Este estilo se volvió popular con las flappers de Occidente durante los años 1920. Influenciadas por la primera ola del movimiento feminista y por el movimiento de liberación sexual (ver Capítulo 7), las flappers usaban vestidos cortos, llevaban el cabello corto, escuchaban jazz, usaban mucho maquillaje, bebían alcohol, fumaban tabaco y eran casuales sobre el sexo. Usar su cabello corto era una forma de expresar su desdén por los roles tradicionales de género y su búsqueda de la “emancipación” femenina.

Luego de que este estilo de cabello se hizo popular, una conocida cantante de ópera escribió: “El cabello por encima de los hombros es un estado mental y no simplemente una nueva manera de vestir mi cabeza. […] Considero que deshacernos de nuestro cabello largo es una de las muchas pequeñas cadenas que las mujeres han hecho a un lado en su camino a la libertad” [37].

Durante la Gran Depresión en los años 1930, este estilo de cabello corto en las mujeres gradualmente pasó de moda. No obstante, en los años 1960, cuando la rebelión contra las normas tradicionales fue nuevamente tendencia, regresaron tales estilos cortos de cabello para las mujeres.

De forma similar, el cabello largo en los hombres de la época contemporánea se originó en los beatnik y los hippies [38]. Aunque en siglos anteriores los hombres también llevaron el cabello largo, en Occidente los hombres usaron el cabello corto a partir de la Primera Guerra Mundial, y el movimiento de contracultura de los años 60 promovió el cabello largo en los hombres como una forma de rebelión.

Al principio, la mayor parte de la sociedad se resistía mucho a que los jóvenes se vistieran de manera antitradicional. Con el tiempo, la gente se acostumbró a las tendencias antitradicionales, y a los ojos de los progresistas, esto se debe a un incremento de la tolerancia social. No obstante, en las tradiciones de Oriente y Occidente, las diferencias entre hombres y mujeres no solo se reflejaban físicamente y en sus diferentes roles en la sociedad y en la familia, sino que también en la vestimenta, el estilo de cabello, la forma de hablar y los modales.

Junto con la desintegración de las distinciones de clase en la sociedad, el comunismo también apunta a eliminar las distinciones sexuales entre hombres y mujeres. De manera similar, los movimientos LGBT y feministas utilizan el lema de “igualdad” para desdibujar las diferencias entre los sexos en sus roles en la sociedad y la familia. La tendencia de la moda andrógina desdibuja y revierte aún más las diferencias en vestimenta. Estos factores sirven para preparar el camino para una mayor aceptación social de prácticas sexuales y estilos de vida que tradicionalmente han sido considerados desviados, y contribuir cada vez más a socavar la moral tradicional.

Durante miles de años, la moral en Oriente y Occidente ha dejado en claro la diferencia entre hombres y mujeres, y la idea de que masculino y femenino, como el yin y el yang, tienen sus roles correspondientes. El comunismo invierte el yin y el yang, con el ánimo de trastocar la moral tradicional y enfrentar a las personas entre sí en nombre de la liberación.

Dado este propósito, uno puede ver que a pesar de que en la superficie las varias desviaciones en la vestimenta y la moda pueden parecer meros cambios y desarrollos del gusto popular, en realidad apuntan a socavar la sociedad humana. Gran parte de la moda moderna enfatiza la lascivia, y se originó en el movimiento de contracultura de los años 60. [39]

Otro signo de decadencia cultural es el fenómeno groupie, popular entre las jóvenes, y otro derivado de la contracultura. En los años 60, cuando la música rock se volvió popular en Occidente, grupos de jóvenes obsesionadas con las estrellas de rock seguían sus presentaciones y les ofrecían servicios personales y sexuales a los integrantes de las bandas. Estas jóvenes se convirtieron en víctimas de una moda pasajera [40]. Actualmente, los jóvenes admiran a estrellas que promueven identidades sexuales confusas, entre ellos, estrellas masculinas de comportamiento afeminado, y viceversa. 

También está la subcultura punk que supuestamente es moda. Similar al movimiento hippie, el punk también se rebela contra la tradición y promueve el nihilismo. La mayoría de los hippies eran jóvenes rebeldes de familias tradicionales de clase media, mientras que el punk es más típicamente la rebelión de las clases más bajas contra las tradiciones sociales [41]. A fin de expresar sus exhaustivas actitudes antitradicionales, los punks suelen exhibir estilos de cabello bizarros y visten ropa harapienta, llena de puntas y hebillas. Se tiñen el cabello, se hacen tatuajes, se colocan piercings en todo el cuerpo y a veces exponen partes del cuerpo que la persona promedio tiende a cubrir. Los punks son una inspiración para muchas de las tendencias de moda de hoy.

Los punks abogan por el hedonismo, razón por la cual un popular lema punk es: “Vive rápido, muere joven y deja un lindo cadáver”. Esto refleja la tragedia de la pérdida de fe en lo divino y de ser engañado hasta caer en un abismo de hedonismo y materialismo. Aunque un nihilismo tan destructivo debería hacer sonar la alarma de la sociedad, la mayoría de las personas están tan inmersas en la cultura popular contemporánea que no pueden ver de qué se trata realmente.

La cultura contemporánea, desviada y retorcida, llena la vida cotidiana: imágenes fantasmagóricas o demoníacas en la ropa o en la música; imágenes feas para los tatuajes; juguetes y ornamentos grotescos para los niños; obras de literatura, cine y televisión llenas de demonios, fantasmas y horror sobrenatural –productos ampliamente consumidos por el público– y el contenido destructivo y nihilista que se puede encontrar en Internet. 

4. Recuperar las bases morales de la cultura humana

Todas las personas tienen el derecho a buscar la felicidad, pero ese derecho también conlleva la responsabilidad de mantenerse dentro de los parámetros morales. La búsqueda excesiva de placer inevitablemente trae sufrimiento, calamidad y tristeza.

La cultura tradicional de la humanidad no prohíbe la satisfacción razonable del deseo. No obstante, la cultura tradicional también enseña a la gente a controlar sus deseos y a elegir un estilo de vida sano. Valora la armonía con la naturaleza, el trabajo tradicional, las relaciones familiares armoniosas, una sociedad civil sana y la participación en el autogobierno y el manejo del Estado, así como el arte, literatura, deporte y entretenimiento en sus formas tradicionales. Todo esto trae felicidad y satisfacción, y beneficia al individuo en cuerpo y mente, así como a la sociedad en general.

Sin embargo, el propósito final del comunismo es destruir a la humanidad. Uno de los pasos en este proceso es la corrupción de la moral y la remoción de lo divino en la cultura humana. El objetivo, por lo tanto, es que la cultura y el estilo de vida popular estén llenos de negatividad y oscuridad. En las décadas pasadas, ese es el tipo de cultura popular que se ha creado en Oriente y Occidente. El egocentrismo, el hedonismo y el nihilismo se han vuelto algo común, son aceptados e incluso están de moda.

El sexo, las drogas, la música rock y los videojuegos estimulan y magnifican los deseos. Muchos se entregan a estas cosas para escapar de la miseria y la desilusión de la vida, pero nunca se detienen a reflexionar. Estas adicciones solo traen satisfacción momentánea, y le siguen más dolor y desastre. La drogadicción causa enfermedades, muerte y desórdenes de personalidad; las relaciones sexuales caóticas destruyen la familia, haciendo que la gente pierda la confianza y la calidez; y los videojuegos hacen que la gente se pierda en un mundo falso. Los adictos sienten que están en un carnaval de diversión, pero de hecho, simplemente son aprovechados por fuerzas externas, puesto que lo único que les espera es la muerte física y el deterioro espiritual.

Lo mismo es cierto para las sociedades y naciones. Cuando un gran número de personas es adicta al deseo y al placer, el desastre está al alcance de la mano.

Lo divino creó a la humanidad y otorgó a cada persona el libre albedrío. La gente no debe abusar de sus libertades, yendo por el sendero de la degeneración. En cambio, debería hacer buen uso de esa libertad y elegir retornar a la cultura y forma de vida tradicionales. Lo divino siempre cuidó y protegió al hombre. Pero que la gente pueda retornar al sendero correcto es algo que depende totalmente de la elección de cada individuo.

A continuación: Capítulo 15.

Actualizado el 24 de julio de 2020.

Referencias

1. George Washington, as quoted in “George Washington’s Rules of Civility and Decent Behavior in Company and Conversation,” Foundations Magazine, http://www.foundationsmag.com/civility.html.

2. Benjamin Franklin, The Autobiography and Other Writings on Politics, Economics, and Virtue, ed. Alan Houston (Cambridge, UK: Cambridge University Press, 2004), 68–69.

3. Xue Fei 薛飞, “‘Que nage shen jiu zao yige’: Hebei nainai miao luanxiang” “缺哪个神就造一个” 河北奶奶庙乱象 [“‘If a god is missing, just make one’: Chaos at the grandmother temple, Hebei”], The Epoch Times, August 10, 2017, http://www.epochtimes.com/gb/17/8/9/n9513251.htm. [In Chinese]

4. “Oxford Dictionary Adds Popular Chinese Terms,” China Daily, September 6, 2010, http://www.chinadaily.com.cn/business/2010-09/06/content_11259791.htm.

5. Loretta Chao, “The Ultimate Knock-Off: A Fake Apple Store,” The Wall Street Journal, July 21, 2011, https://blogs.wsj.com/chinarealtime/2011/07/21/the-ultimate-knock-off-a-fake-apple-store/.

6. Jack Kerouac, “The Birth of a Socialist,” in Atop an Underwood: Early Stories and Other Writings, ed. Paul Marion (New York: Penguin, 2000).

7. Roberto Franzosi, review of Jeremy Suri, Power and Protest: Global Revolution and the Rise of Détente, American Journal of Sociology 111, no. 5, (March 2006), 1589, https://www.journals.uchicago.edu/doi/full/10.1086/504653.

8. Meredith Box and Gavan McCormack, “Terror in Japan,” Asia-Pacific Journal: Japan Focus 2, issue 6 (June 25, 2004), 1570, https://apjjf.org/-Gavan-McCormack/1570/article.html.

9. Amy D. McDowell, “Contemporary Christian Music,” Oxford Music Online, 2013, https://doi.org/10.1093/gmo/9781561592630.article.A2234810.

10. White House, Ending America’s Opioid Crisis, accessed April 29, 2020, https://www.whitehouse.gov/opioids/.

11. US National Institute on Drug Abuse for Teens, Drug Facts: Marijuana, last revised December 2019, accessed April 29, 2020, https://teens.drugabuse.gov/drug-facts/marijuana.

12. US Drug Enforcement Administration, 2019 National Drug Threat Assessment, December 2019, 9, https://www.dea.gov/sites/default/files/2020-02/DIR-007-20%202019%20National%20Drug%20Threat%20Assessment%20-%20low%20res210.pdf.

13. National Institute on Drug Abuse, Overdose Death Rates, revised March 2020, accessed April 29, 2020, https://www.drugabuse.gov/related-topics/trends-statistics/overdose-death-rates.

14. Amanda Hoover, “110 Pounds of Fentanyl Seized at Port in Shipment from China,” New Jersey Advance Media, July 2, 2018, https://www.nj.com/news/index.ssf/2018/07/110_pounds_of_fentanyl_found_in_philadelphia_port.html.

15. “Zhongguo dupin baogao: quanguo xidu renshu yu 1400 wan” 中国毒品报告:全国吸毒人数逾1400万 [“China Drug Report: More than 14 million drug users nationwide”], BBC Chinese, June 24, 2015, http://www.bbc.com/zhongwen/simp/china/2015/06/150624_china_drugs_report. [In Chinese]

16. Zhang Yang 张洋, “Quanguo pohuo dupin xingshi anjian 14 wan qi” 全国破获毒品刑事案件14万起 [“140,000 Drug Criminal Cases Cracked Across China”] in “2017 nian Zhongguo dupin xingshi baogao 2017” 年中国毒品形势报告 [“China’s Drug Situation Report 2017”], People’s Daily, June 26, 2018, http://yuqing.people.com.cn/n1/2018/0626/c209043-30088689.html. [In Chinese]

17. “Things Are Looking Up in America’s Porn Industry,” NBC News, January 20, 2015, https://www.nbcnews.com/business/business-news/things-are-looking-americas-porn-industry-n289431.

18. “Boy, 12, Repeatedly Raped Sister After Becoming Fascinated With Internet Porn,” New Zealand Herald, November 7, 2016, https://www.nzherald.co.nz/world/news/article.cfm?c_id=2&objectid=11743460.

19. Inga Margrete Ydersbond, “The ‘Promiscuous’ and the ‘Shy’: Denmark and Norway: A Historic Comparative Analysis of Pornography Legislation,” NPPR Working Paper Series: The Politics of Commercial Sex (March 2012), https://www.duo.uio.no/bitstream/handle/10852/34447/NPPRWP201201.pdf?sequence=1.

20. Lars Gravesen, “Taxpayers Foot Bill for Disabled Danes’ Visits to Prostitutes,” The Daily Telegraph, October 2, 2005, https://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/europe/denmark/1499735/Taxpayers-foot-bill-for-disabled-Danes-visits-to-prostitutes.html.

21. Chen Jing 沉靜, “Fanrong changsheng de chaoji xingdaguo” 繁榮娼盛的超級性大國 [“Prosperous Prostitution in a Sex Industry Superpower”], The Epoch Times, September 25, 2009, https://www.epochtimes.com/b5/9/9/25/n2668274.htm. [In Chinese]

22. Takudzwa Hillary Chiwanza, “Thousands of Chinese Prostitutes Are Flocking to Africa for Lucrative Fortunes,” African Exponent, May 7, 2018, https://www.africanexponent.com/post/8965-chinese-prostitutes-have-joined-the-scramble-for-africas-fortunes.

23. Pat Fagan, “The Effects of Pornography on Individuals, Marriage, Family and Community,” Family Research Council (March 2011), accessed April 29, 2020, https://downloads.frc.org/EF/EF11C36.pdf.

24. US Congress, Senate, Subcommittee on the Constitution, Civil Rights, and Property Rights, Hearing on Pornography’s Impact on Marriage and the Family, 109th Cong., November 9, 2005, https://www.judiciary.senate.gov/imo/media/doc/manning_testimony_11_10_05.pdf.

25. David Shultz, “Divorce Rates Double When People Start Watching Porn,” Science, August 26, 2016, http://www.sciencemag.org/news/2016/08/divorce-rates-double-when-people-start-watching-porn.

26. George Akerlof, et al., “An Analysis of Out-of-Wedlock Childbearing in the United States,” in Explorations of Pragmatic Economics (New York: Oxford University Press, 2005), 120.

27. Joseph Chamie, “Out-of-Wedlock Births Rise Worldwide,” YaleGlobal Online, March 16, 2017, https://yaleglobal.yale.edu/content/out-wedlock-births-rise-worldwide.

28. Erik Hurst, “Video Killed the Radio Star,” Chicago Booth Review, September 1, 2016, http://review.chicagobooth.edu/economics/2016/article/video-killed-radio-star.

29. Mark Aguiar, Mark Bils, Kerwin Kofi Charles and Erik Hurst, “Leisure Luxuries and the Labor Supply of Young Men,” The National Bureau of Economic Research, Working Paper no. 23552 (June 2017): 1, http://www.nber.org/papers/w23552.

30. Tom Wijman, “Mobile Revenues Account for More Than 50% of the Global Games Market as It Reaches $137.9 Billion in 2018,” Newzoo, April 30, 2018, https://newzoo.com/insights/articles/global-games-market-reaches-137-9-billion-in-2018-mobile-games-take-half/.

31. “United States Crime Rates 1960–2018,” FBI UCS Annual Crime Reports, DisasterCenter.com, http://www.disastercenter.com/crime/uscrime.htm.

32. Bonnie Berkowitzand Chris Alcantara, “The Terrible Numbers That Grow With Each Mass Shooting,” The Washington Post, updated March 4, 2019, accessed April 29, 2020, https://www.washingtonpost.com/graphics/2018/national/mass-shootings-in-america/?utm_term=.f63cc1b03c0b.

33. “Global Terrorism Database,” University of Maryland: National Consortium for the Study of Terrorism and Responses to Terrorism, accessed on April 29, 2020, https://www.start.umd.edu/gtd/.

34. Jacque Wilson and William Hudson, “Gun Violence in PG-13 Movies Has Tripled,” CNN, November 11, 2013, http://www.cnn.com/2013/11/11/health/gun-violence-movies/index.html.

35. Assil Frayh, “Gun Violence Keeps Rising in PG-13 Movies, Study Says,” CNN, January 20, 2017, https://www.cnn.com/2017/01/20/health/gun-violence-pg-13-movies-study/index.html.

36. “Violent Video Games and Young People,” Harvard Mental Health Letter 27, no. 4 (October 2010), http://affectsofvideogames.weebly.com/uploads/6/4/3/3/6433146/medical_journal.pdf.

37. Mary Garden, “Why I Bobbed My Hair,” Pictorial Review, April 1927, 8.

38. “Long Hair for Men,” Encyclopedia of Fashion, accessed April 29, 2020, http://www.fashionencyclopedia.com/fashion_costume_culture/Modern-World-Part-II-1961-1979/Long-Hair-for-Men.html.

39. “Hip Huggers,” Encyclopedia of Fashion, accessed April 29, 2020, http://www.fashionencyclopedia.com/fashion_costume_culture/Modern-World-Part-II-1961-1979/Hip-Huggers.html.

40. Kathryn Bromwich, “Groupies Revisited: The Women with Triple-A Access to the 60s,” The Guardian, November 15, 2015, https://www.theguardian.com/music/2015/nov/15/groupies-revisited-baron-wolman-rolling-stone-pamela-des-barres.

41. Neil Eriksen, “Popular Culture and Revolutionary Theory: Understanding Punk Rock,” Theoretical Review 18 (September-October 1980), accessed via Marxists Internet Archive on April 29, 2020, https://www.marxists.org/history/erol/periodicals/theoretical-review/19801802.htm.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS