Cárcel de Ohio abordará las enfermedades mentales mientras va disminuyendo la crisis de opioides

A medida que la crisis de los opioides disminuye, el sheriff del condado de Montgomery está presionando para que haya otras opciones, además de la cárcel para los enfermos mentales.
Por Charlotte Cuthbertson
24 de Enero de 2020
Actualizado: 24 de Enero de 2020

DAYTON, Ohio — Las cárceles de todo el país se enfrentan a un aluvión de problemas.

Casi todos los reclusos están en prisión por delitos relacionados con drogas o alcohol; más de un tercio tiene una enfermedad mental diagnosticada; el número de camas de salud mental del estado se ha desplomado; el número de reclusos se ha incrementado; y muchas cárceles se han enfrentado a recortes presupuestarios.

El problema más apremiante no es nuevo; ha estado creciendo constantemente, pero la crisis de los opioides ha ayudado a ponerlo en primer plano. Es una enfermedad mental.

En un día cualquiera se pueden contabilizar alrededor de 750,000 personas en las cárceles en todo Estados Unidos.

“En todas las cárceles de nuestro país, alrededor del 30 al 40 por ciento de las personas… son diagnosticadas con enfermedades mentales”, dijo el presidente de la Asociación Nacional de Sheriffs, el Sheriff Daron Hall del condado de Davidson, Tennessee.

Si se añade el número de presos adictos a las drogas, la proporción se dispara al menos al 90 por ciento, dijo Hall. La adicción a las drogas y los problemas relacionados con la salud mental a menudo coexisten y es difícil analizar cuál está impulsando a cuál.

“La cárcel es la institución de salud mental más grande en cualquier comunidad”, dijo. “Y eso es simplemente malo. Es malo para todos. Las cárceles no son buenos lugares para tratar algo tan complicado como una enfermedad mental”.

Hall dijo que la desinstitucionalización de los hospitales de salud mental, que comenzó en la década de 1960, no ha funcionado y, en cambio, ha provocado el problema de hoy.

“La realidad es que no lo desinstitucionalizamos, simplemente lo re-institucionalizamos en cárceles y prisiones”, dijo. “En los años 60, nuestro país dijo que las personas con enfermedades mentales e internadas en hospitales eran estigmatizadas. Bueno, piénselo, ahora los estigmatizamos dos veces: ahora es un criminal y sigue siendo un enfermo mental”.

Cambiar el enfoque

Hace tres años, el condado de Montgomery, en el suroeste de Ohio, se vio abrumado por tantas sobredosis de opioides. Frente a tal situación el forense local se vio obligado a contratar unidades portátiles de congelación para almacenar todos los cuerpos.

Los subordinados del sheriff enfrentaron múltiples casos de sobredosis, tanto que cuando salían de un caso continuaban inmediatamente con otro. La cárcel, repleta de adictos, funcionaba como un centro de abstinencia de opioides y una unidad de salud mental.

“Fue algo al revés”, dijo el sheriff del condado de Montgomery, Rob Streck. “Hubiera sido bueno atacar los problemas de salud mental primero antes de atacar la adicción, pero estábamos perdiendo a demasiadas personas para enfrentarlo de esa manera”.

Las muertes por sobredosis de drogas ahora están por debajo del pico que tuvo en 2017. El condado de Montgomery, con una población de poco más de medio millón de personas, tuvo 566 muertes por sobredosis en 2017, una de las tasas de mortalidad por sobredosis per cápita más altas de la nación. Pero en 2019, ese número casi se redujo a la mitad, 290 muertes.

La cárcel, que era una puerta giratoria de arresto, liberación, arresto, liberación durante el punto cumbre de la crisis, ahora se ha convertido en un bastión de esperanza para los adictos.

El sheriff del condado de Montgomery, Rob Streck, en su oficina en Dayton, Ohio, el 30 de octubre de 2019. (Charlotte Cuthbertson / The Epoch Times)

El verdadero cambio comenzó en medio de la crisis, cuando Teresa Russell fue contratada como coordinadora de tratamiento de la cárcel. En abril de 2018, Russell había puesto a disposición tratamientos asistidos por medicamentos, como Vivitrol y Suboxone, los cuales bloquean el efecto de los opioides y ayudan a controlar los antojos.

Dos exadictos fueron contratados como compañeros de apoyo para hablar con los reclusos sobre las opciones de tratamiento. Cada uno de ellos se conecta con más de 100 adictos por mes, y el programa ha demostrado ser muy exitoso.

Muchos reclusos ahora salen de la cárcel equipados con planes sólidos y personalizados para su vida como exconvictos, además se les ofrecen enlaces directos a programas comunitarios que ayudan con asuntos como vivienda, rehabilitación de drogas, seguros y trabajos.

“Cómo solían salir de la cárcel hace tres años y cómo salen de la cárcel ahora es un cambio total”, dijo Streck. “Sabemos que [el programa] está cambiando algunas vidas”.

En años pasados, los presos simplemente serían llamados al mostrador de liberación, recibirían sus pertenencias y se irían, dijo Streck.

“No nos importaba a dónde fueras. No nos importaba cómo llegabas allí. Qué medicamento ibas a tomar contigo, incluso si tuvieras un medicamento que estabas tomando adentro”, dijo.

“Simplemente no era lo que hacía la cárcel. Ahora somos exactamente lo opuesto a eso”.

Ningún lugar a donde ir

En Dayton, la sede del condado de Montgomery, las instalaciones de salud mental han estado perdiendo dinero durante años y, en consecuencia, cerrando.

A finales de 2017, Day-Mont Behavioral Health Care cerró. Proporcionó tratamiento de salud mental a más de 600 personas en el lado oeste de Dayton.

En julio de 2018, el Hospital Good Samaritan cerró. Tenía 60 camas en una unidad de comportamiento cerrada y también se encontraba en la zona socioeconómica baja del oeste de Dayton.

“No hay ningún lugar bueno en este momento para conseguir a alguien [que brinde asistencia para tratar la adicción]”, dijo Streck, “y luego terminan automedicándose”.

El Good Samaritan Hospital está siendo desmantelado después de cerrar en Dayton, Ohio, el 1 de noviembre de 2019. (Charlotte Cuthbertson / The Epoch Times)

El ayudante del sheriff del condado de Montgomery, Matt McIntosh, dijo que el allanamiento de morada es el cargo más común para las personas que arresta, las cuales probablemente son enfermos mentales.

Por ejemplo, si el dueño de un negocio llama al 911 para reportar un disturbio. “No pueden tener a estas personas [enfermos mentales] sentados allí acosando y gritando a cada cliente que entra”, dijo McIntosh. Entonces, el ayudante del sheriff arresta a estas personas y las lleva a la cárcel, porque no hay otra opción. “Es una situación horrible para todos”.

Hall dijo que la mayoría de los países modernos identificarían a esa persona como alguien con un problema que necesita ayuda.

“Nuestro país lo ve así, tenemos que llevarlo a la cárcel porque es una violación. Hay algo criminal en ello”. La razón por la que hacemos eso es que no hay alternativas “, dijo. “Somos la unidad de estabilización en este momento”.

Hace dos años, se esperaba que la Asociación de Hospitales del Área Metropolitana de Dayton tuviera una unidad de estabilización de crisis en funcionamiento, pero aún no se ha construido.

“Ese es nuestro próximo gran impulso: para que alguien que está teniendo un colapso de salud mental, en lugar de ser puesto en la cárcel, tenga un lugar a donde ir para ser estabilizado por un verdadero personal médico que se ocupe de eso”, dijo Streck.

Sobredosis que no se contabilizan

A nivel nacional, el número de muertes por sobredosis de drogas en 2018 mostró un descenso por primera vez en casi 30 años, según datos provisionales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Aun así, las muertes relacionadas con los opiáceos se “subestiman enormemente”, según Scott Weiner, profesor asistente de la Facultad de Medicina de Harvard y autor de un estudio sobre sobredosis.

Él estima que muchas muertes no figuran como relacionadas con los opioides en los certificados de defunción. “Si alguien muere por una sobredosis, primero se detiene su respiración, luego su corazón se detiene y [los médicos] podrían nombrar la causa de la muerte como un paro cardiopulmonar”, dijo en un evento el 30 de octubre de 2017.

El número de personas que sufren una sobredosis y sobreviven también es imposible de discernir. El bloqueador de opioides Narcan ahora ampliamente accesible, y muchas personas no se molestarán en llamar al 911 si pueden revivir a la persona ellos mismos, dijo Streck.

“Ni siquiera sabemos la mayoría de las sobredosis que ocurren en este momento”, dijo.

Cuando llaman, los agentes no lo registran como una sobredosis si es evidente que la persona fue revivida antes de llegar, dijo McIntosh. En estos casos, las asistentes de Sheriff no pueden demostrar que sufrieron una sobredosis.

Matt McIntosh, asistente del sheriff del condado de Montgomery, , responde a una presunta sobredosis de drogas en el estacionamiento de una estación de servicio en el municipio de Harrison de Dayton, Ohio, el 1 de noviembre de 2019. (Charlotte Cuthbertson / The Epoch Times)

En promedio, los asistentes del Sheriff del condado de Montgomery responden a un par de sobredosis por turno.

El 1 de noviembre de 2019, McIntosh respondió a una llamada del 911 sobre una sospecha de sobredosis por opioides en el área de estacionamiento de una estación de servicio.

Al llegar, encontró a un joven inconsciente en el asfalto, al lado de la puerta abierta de una vieja camioneta blanca. Estaba pálido y su respiración era dificultosa. Una mujer agitada, probablemente drogada con metanfetaminas, gritaba pidiendo ayuda, mientras otra mujer miraba, llorando. El conductor estacionó la camioneta y salió corriendo cuando el hombre comenzó a aplicarse una sobredosis.

Mientras McIntosh hacía las averiguaciones de lo que estaba sucediendo en el lugar, llegaron los oficiales del Departamento de Bomberos del Municipio de Harrison. Cargaron al hombre en su ambulancia y le administraron 2 miligramos de Narcan, que lo revivieron de inmediato.

Los agentes registraron la camioneta y encontraron una pipa de metanfetamina, una pequeña bolsa que, presuntamente, llevaba metanfetaminas y tres cápsulas que cargaban una presunta mezcla de fentanilo o heroína-fentanilo.

El hombre fue llevado a un hospital cercano para recuperarse, la camioneta fue confiscada y las dos mujeres fueron dejadas en libertad después de dar sus declaraciones.

Patrullando Dayton

Mientras McIntosh continuaba patrullando las calles, señaló varios lugares de recientes tiroteos fatales en Fort McKinley, Dayton.

“Ellos llaman a este [lugar un] mini Detroit”, dijo.

En la mayoría de sus turnos nocturnos, McIntosh incauta, al menos, una pistola ilegal en las calles.

“Las armas son lo más importante. Eso es lo que buscamos con más ahínco que la droga”, dijo.

Cuando no responde a las llamadas al 911, McIntosh rastrea las calles, donde viven reconocidos traficantes de metanfetaminas.

“Yo golpeo las casas de metanfetaminas para ver si hay algún coche nuevo allí. Sé quién se supone que debe estar allí, quién no se supone que debe estar allí”, dijo.

Si ve un vehículo fuera de lugar, lo seguirá y realizará una parada del vehículo. Necesita una causa probable para detener el vehículo y permiso para registrarlo, pero la mayoría de las personas no alcanzan a exponer una causa probable para su detención.

El asistente del sheriff del condado de Montgomery, Matt McIntosh, hace una inspección en un vehículo en el municipio de Harrison de Dayton, Ohio, el 1 de noviembre de 2019. (Charlotte Cuthbertson / The Epoch Times)

Otras veces, se topa con problemas por casualidad.

“Casi tuvimos que dispararle a alguien la otra noche”, dijo.

McIntosh dijo que él y su compañero estaban haciendo un seguimiento a una llamada del 911 en Harrison Township, que terminó siendo una falsa alarma.

“Luego, al otro lado de la calle, escuchamos a este tipo gritarle a la gente en la acera. Estaba muy oscuro afuera. Yo dije: “¿Qué hay en su mano?”, Y comenzamos a cruzar la calle, le doy luz y él estaba apuntándole con una escopeta a estas personas.

“Entonces nuestra postura le indicaba al hombre, ‘Hey, suelta el arma'”

“Y él nos mira y dice:” [improperio] tú “.

“Estaba pensando: ‘Voy a tener que dispararle a este tipo’”.

“Entonces corrió y metió el arma en su automóvil muy rápido y salió con las manos en alto”.

McIntosh nunca sabe con qué se encontrará y tiene que estar preparado para cualquier cosa.

Dayton y sus agentes locales de aplicación de la ley han tenido que enfrentar algunos años difíciles.

Además de ser una de las áreas más afectadas por sobredosis de drogas en el país, un tornado arrasó el condado cuando finalizaba mayo de 2019, matando a una persona y dañando al menos 500 hogares. Las lonas azules descoloridas que se agitan en los techos y las casas abandonadas selladas con tablas son un recordatorio de la destrucción seis meses después.

Dayton también fue el sitio de un tiroteo masivo el 4 de agosto de 2019. Fuera de un bar, Connor Betts, de 24 años, disparó y mató a nueve personas e hirió a otras 27, antes de ser ejecutado por la policía.

El forense local determinó que Betts tenía cocaína, Xanax y alcohol en su organismo.

Teresa Russell, coordinadora de tratamiento en la cárcel del condado de Montgomery, en Dayton, Ohio, el 30 de octubre de 2019. (Charlotte Cuthbertson / The Epoch Times)

El ascenso de fentanilo

Alrededor del 75 por ciento de todas las sobredosis de drogas están relacionadas con los opioides, incluidas las píldoras recetadas, la heroína y el fentanilo.

Los carteles de las drogas ahora están mezclando fentanilo en todo, incluidas las pastillas para el dolor falsificadas, que se fabrican para parecerse a la oxicodona. Es posible que un usuario no sepa que la píldora contiene fentanilo, lo que aumenta el riesgo de adicción o muerte.

El fentanilo es un opioide sintético desarrollado originalmente como analgésico y anestésico. Es de 50 a 100 veces más potente que la heroína y tan solo dos miligramos pueden convertirse en una dosis mortal.

El fentanilo ilícito proviene principalmente de China y México, según un informe de 2018 publicado por la Administración de Control de Drogas (DEA). El fentanilo de alta pureza a menudo se vende en línea y se envía por correo directamente desde China a los consumidores de Estados Unidos a través del sistema postal. Otras veces se envía a granel desde México.

En agosto de 2019, la marina mexicana interceptó un cargamento de 25 toneladas de fentanilo procedente de China y con destino a Culiacán, Sinaloa, la base de operaciones del cartel de Sinaloa en México.

Antes de 2015, el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) no había incautado fentanilo en la frontera entre Estados Unidos y México, pero la cantidad ha aumentado considerablemente en los últimos años.

En el año fiscal 2019, los agentes fronterizos incautaron 2.545 libras de fentanilo en los puertos de entrada, incluida una incautación récord en enero de 2019.

Los oficiales de CBP en el puerto de entrada de Nogales, Arizona, descubrieron cerca de 254 libras de fentanilo con un valor aproximado de USD 3.5 millones y casi 395 libras de metanfetamina valoradas en USD 1.1 millones.

Los contrabandistas ocultaron 400 paquetes de drogas dentro de un compartimento especial del piso de un remolque cargado con pepinos, dijo CBP.

Un puerto de entrada en la frontera entre Estados Unidos y México en Nogales, Arizona, el 23 de mayo de 2018. (Samira Bouaou / The Epoch Times)

En Dayton, Ohio, el fentanilo es barato y omnipresente.

A juzgar por la cantidad incautada por las fuerzas del orden público en el condado de Montgomery, muchas cosas se están abriendo camino desde la frontera sur sin ser detectadas.

En 2019, los agentes incautaron 94 libras de fentanilo, junto con 26 libras de mezcla de heroína-fentanilo y alrededor de 2.500 pastillas para el dolor con opioides.

“Hay grandes cantidades. Quiero decir, acabamos de recibir 20 kilos [44 libras] de fentanilo”, dijo el sheriff Streck, refiriéndose a una redada de drogas realizada en octubre de 2019.

“Hace ocho años, si hubieras recibido 20 kilos de algo, habrías sido noticia a nivel nacional. Ahora lo incautamos cada dos meses”.

La DEA predice que el fentanilo continuará fluyendo hacia Estados Unidos en grandes cantidades, ya que es más barato y más fácil de producir que la heroína.

“Con la cocaína y la heroína… esos productos son caros porque hay que procesarlos”, dijo Streck. Pero tanto el fentanilo como las metanfetaminas se pueden fabricar fácilmente en un laboratorio.

El surgimiento de la metanfetamina

Streck dijo que el cartel de Sinaloa ha impulsado directamente la proliferación de metanfetaminas en su condado.

“Sabíamos hace un par de años que esa sería la tendencia”, dijo. “Porque cuando nuestros grupos de trabajo arrestaban a alguien, empezaban a decirnos que el cártel decía: ‘Puedes tener un [kilo] de fentanilo, pero tienes que tener seis libras de metanfetamina, y no nos devuelvas la metanfetamina'”.

Dijo que ahora hay menos heroína en las calles, pero que el fentanilo, la metanfetamina y la cocaína son abundantes. El fentanilo incluso se mezcla con la metanfetamina y la cocaína, dijo.

Casi toda la metanfetamina en Estados Unidos proviene de México, a diferencia de mediados de la década de 2000, cuando los laboratorios locales eran omnipresentes.

En el año fiscal 2019, CBP incautó más de 68,000 libras de metanfetamina en los puertos de entrada a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México. Eso es mucho más que las 20,000 libras incautadas en el año fiscal 2014.

Aunque la metanfetamina no está matando a sus usuarios tan fácil y rápidamente como los opioides, como un psicoestimulante, trae sus propios desafíos.

Los asistentes del Sheriff del Condado de Montgomery responden a una llamada en el municipio de Harrison de Dayton, Ohio, el 29 de octubre de 2019. (Charlotte Cuthbertson / The Epoch Times)

El 1 de noviembre de 2019, el despachador del 911, en el condado de Montgomery, transmitió una llamada en la que describían a un hombre que empuñaba un cuchillo en un camino, gritando y actuando como loco.

McIntosh y varios asistentes del Sheriff respondieron; un par de ellos tenía sus tasers listos. El hombre no tenía un cuchillo, pero McIntosh dijo que estaba actuando como si hubiera tomado metanfetaminas. McIntosh conocía al hombre y dijo que normalmente estaba tranquilo, pero supuso que las drogas lo volverían loco durante un par de días antes de que abandonaran su organismo.

No había nada que pudieran hacer y ningún lugar a donde llevarlo, así que después de hablar brevemente con él, los agentes se fueron.

Los diputados están descubriendo que, a diferencia de los opioides, que generalmente hacen que las personas sean pasivas, los usuarios de metanfetamina pueden ser agresivos y, a veces, atacar físicamente a los oficiales.

La metanfetamina también está causando brotes psicóticos en los usuarios, según Russell.

Al trabajar con presos adictos en la cárcel del condado, ella ha visto un cambio en cómo los afecta la metanfetamina. Hace tres años, cuando los usuarios de metanfetamina se desintoxicaban durante varios días, la psicosis desaparecería, dijo.

Ella dijo que, según el director médico del departamento local de salud mental, los químicos que ahora se usan en la metanfetamina están accionando interruptores en el cerebro “que, realmente, no están volviendo a funcionar”.

“Así que la gente puede desintoxicarse ahora, [y] a veces vemos que están completamente desintoxicados, pero esa psicosis ya no se va”, dijo.

La metanfetamina se ha hecho tradicionalmente con ingredientes como tabletas de efedrina de venta libre, baterías de litio, líquido de campamento y líquido de paquetes fríos. Ahora, se están agregando ingredientes como el aerosol para avispas, lo que aumenta enormemente la potencia.

Russell dijo que está trabajando con la salud pública y con los hospitales para descubrir cómo tratar la psicosis bajo las complicadas reglas de para el tratamiento, la clasificación y seguros.

“Existe una necesidad médica cuando se trata de facturar servicios médicos”, dijo. “Entonces, ¿tratas a alguien que está experimentando psicosis como un paciente de salud mental? ¿O es porque es un problema inducido por sustancias? Bueno, ¿y si las sustancias ahora han salido del cuerpo y sigues mostrando psicosis? “.

Mayor Matt Haines, administrador de la cárcel y seguridad de la corte para la oficina del sheriff, en la Cárcel del Condado de Montgomery en Dayton, Ohio, el 8 de diciembre de 2017. (Charlotte Cuthbertson / The Epoch Times)

Servicios de apoyo

El enfoque ahora es abordar los problemas de salud mental subyacentes, lo mejor que lo pueda hacer una cárcel, además del tratamiento de la adicción y de los esfuerzos de estabilización.

Pero a menudo, es una carrera contra el tiempo. Estas cárceles están diseñadas para retener a las personas mientras esperan juicio o, si son sentenciadas, por hasta un año. En el condado de Montgomery, la mayoría de los reclusos se encuentran entre seis y 20 días.

Russell descubrió que los planes sólidos para apoyar al convicto, cuando sale de la cárcel, y las buenas relaciones con los proveedores de la comunidad eran la clave para un cambio real.

“Si no tienes la mano de esta persona en el proceso de llevarlos allí y conseguir que se registren y entren en los servicios, la probabilidad de que regresen es bastante alta”, dijo Russell. “Y efectivamente, eso es exactamente lo que vimos”.

Ahora, tres planificadores de alta, quienes organizan la ayuda para cuando el recluso sale de la cárcel, analizan la lista de los reclusos recién condenados todos los lunes y descubren sus necesidades. Verifican el estado del seguro del recluso, el estado de la vivienda, los medicamentos y cualquier evaluación que hayan tenido recientemente.

Luego, cuando el planificador de alta le pregunta al recluso qué necesita y el recluso dice: “Nada”, el planificador puede recordarles que llegaron sin hogar y que podrían necesitar ayuda con la vivienda, por ejemplo.

“¿Dónde vas a vivir? ¿A dónde vas? ¿Quién es su médico de cabecera que continuará con sus medicamentos para la presión arterial? ¿Necesitas una referencia para eso? ¿Sabía que su seguro ha caducado?”, Dijo Russell.

“Obtienen ese plan de alta y lo firman. Firman que lo entienden.

“Estamos tratando de cerrar todos los agujeros. No es perfecto porque hay mucha gente yendo y viniendo y tenemos muy poco personal para eso. Pero hay muchas personas en la comunidad que quieren asociarse y ayudar”.

Streck dijo que los jueces federales de otras partes del país han trasladado a los reclusos a su cárcel debido al trabajo que están haciendo.

“Hemos hecho algunas cosas realmente buenas y se ha corrido la voz”, dijo. “Intentaremos cualquier cosa. Quiero decir, si es algo seguro, que se pueda hacer y que pueda ayudar a alguien, lo haremos, lo intentaremos”.

Para ayuda

Línea de ayuda nacional de SAMHSA

1-800-662-HELP (4357)

Samhsa.gov

Aclaración: El artículo ha sido actualizado para aclarar más detalladamente el propósito del Vivitrol y de Suboxone.

Sigue a Charlotte en Twitter: @charlottecuthbo

Historias de convicción

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

TE RECOMENDAMOS