Católicos y judíos demandan a Cuomo por elevar restricciones de asistencia a actividades religiosas

Por Matthew Vadum
11 de Octubre de 2020
Actualizado: 11 de Octubre de 2020

Católicos y judíos están demandando al gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, a través de dos demandas federales distintas por restricciones a la asistencia a servicios religiosos que, según ellos, violan sus derechos constitucionales.

“La nueva ‘Cluster Action Initiative’ del gobernador es un abuso de poder completamente arbitrario y asombroso, justo cuando pensamos que no podía ser peor”, dijo en una declaración Christopher Ferrara, asesor especial de Thomas More Society, un bufete de abogados de interés público que se enfoca en la protección de libertades religiosas.

“Es una flagrante violación del derecho de nuestros clientes al libre ejercicio de la religión bajo la Primera Enmienda, incluido su derecho a no sufrir una discriminación religiosa tan explícita y descarada”.

La firma de Ferrara representa a dos sacerdotes católicos, dos estudiantes de escuelas católicas y cuatro judíos ortodoxos en una demanda presentada en la Corte de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Norte de Nueva York.

La Diócesis Católica Romana de Brooklyn también está demandando al estado de Nueva York, en la Corte de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York, por la nueva orden del gobernador demócrata, Cuomo, que restringe algunas misas bajo techo en la ciudad de Nueva York a 10 personas. Violar la orden puede resultar en multas de 15,000 dólares.

La diócesis afirma que el nuevo edicto de salud pública promulgado para combatir un nuevo aumento en las infecciones, “reducirá arbitrariamente la capacidad” en las iglesias.

“Si se mantiene esta última orden ejecutiva, los feligreses no podrán ir a misa este domingo, aunque la Diócesis ha hecho todo lo posible para garantizar condiciones seguras en sus iglesias”, dijo el abogado de la diócesis, Randy Mastro, en una declaración la semana pasada.

“Por lo tanto, a esta comunidad religiosa se le negará su derecho más fundamental —el libre ejercicio de la religión— sin razón legítima alguna”.

El intento de la iglesia de obtener una orden de restricción temporal contra el estado fue rechazado por el juez Eric Komitee, quien escribió en su orden publicada el 10 de octubre que “el gobierno tiene una amplia libertad para manejar la propagación de enfermedades mortales”.

El obispo Nicholas DiMarzio dijo en un comunicado que la diócesis estaba decepcionada por el fallo, pero que en última instancia espera prevalecer en la demanda que se inició en nombre de los 1.5 millones de católicos que se congregan en la diócesis.

“Buscamos lo que es justo. Y hemos mantenido a los feligreses seguros y continuaremos haciéndolo. Por lo tanto, no hay razón para esta última interferencia con nuestro derecho de la Primera Enmienda de celebrar la misa juntos, por lo que continuaremos presionando a las cortes y a nuestros funcionarios electos para ponerle fin lo antes posible”.

“Pido a todos los católicos que se unan a mí en oración continua por el fin de este terrible virus”, agregó.

Cuomo, amenazó con cerrar los templos o iglesias si no respetaban las restricciones destinadas a combatir el virus del PCCh que causa la enfermedad en ocasiones mortal COVID-19. Los judíos ortodoxos, en particular, dicen que Cuomo los ha atacado injustamente, afirmación que el gobernador niega.

“Sabemos que las instituciones religiosas han sido un problema”, dijo Cuomo el 5 de octubre. “Sabemos que las reuniones de celebración [religiosa] son eventos de gran difusión. Sabemos que ha habido reuniones masivas en acuerdo con instituciones religiosas en estas comunidades durante semanas. Por semanas”.

Cuomo dijo que las iglesias y sinagogas se cerrarían si dejaran de limitar las reuniones religiosas al 50 % de su capacidad interior.

Pero el 6 de octubre, Cuomo emitió una nueva política llamada “Cluster Action Initiative”, básicamente cerrando iglesias y sinagogas en varias “Zonas Rojas” recientemente creadas en la ciudad de Nueva York y en otras partes del Estado. También cerró por completo las escuelas religiosas tanto en las “Zonas Rojas” como en las recientemente designadas “Zonas Naranja”, según Thomas More Society.

Las “Zonas Rojas” más restrictivas seleccionan los templos y limitan las reuniones religiosas hasta un 25 % de la capacidad, pero restringen ese número a 10 personas. Las “zonas naranjas” limitan los templos al 33 % de su capacidad, pero no permiten más de 25 personas, y las “zonas amarillas” limitan los templos al 50 %.

Mientras tanto, las empresas designadas como esenciales están exentas en todas las zonas, incluidas las tiendas minoristas, las fábricas, los refugios, los viajes en avión y muchas otras actividades que generalmente involucran multitudes de personas en espacios reducidos.

La mayoría de los negocios “no esenciales” pueden reabrir en la “Zona Naranja” y todos los negocios que no son esenciales, incluidos los comedores en interiores, pueden reabrir en la “Zona Amarilla”, todo sin limitaciones de capacidad. Solamente los templos son señalados con limitaciones especiales, afirma el bufete de abogados.

Ferrara calificó de “absurdo” el nuevo decreto ejecutivo de Cuomo que, entre otras cosas, cierra las escuelas católicas y judías.

“Es la antítesis de una restricción estrictamente adaptada para la religión y la expresión, que es lo que exige la Constitución, dado el papel de las escuelas religiosas en la transmisión de sus respectivas creencias a los niños. Cuomo afirma que esto durará solo 14 días, pero vimos cómo funcionó la última vez que subió a su trono de emperador y comenzó a lanzar interminables mandatos”.

En una entrevista, un portavoz de Cuomo dijo que el gobernador no está apuntando a grupos religiosos y está tratando de proteger la salud pública.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El comunismo socavó la moralidad de la ley de Estados Unidos

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS