Cazador arriesga su vida al rescatar a un lobo gris atrapado en una trampa para coyotes

Por La Gran Época
31 de Enero de 2019 Actualizado: 31 de Enero de 2019

Este cazador de Wisconsin suele atrapar a animales salvajes en el bosque, pero un día se sorprendió al encontrarse cara a cara con una bestia salvaje. Su trampa para coyotes atrapó a otro animal, solo que más grande y poderoso.

El pasatiempo de John Oens siempre fue a cazar y atrapar a animales salvajes en el bosque. En sus 30 años de experiencia, atrapó a varios animales tales como linces de Canada, zorros rojos,  coyotes y gatos monteses. Sin embargo, un día John capturó a un inesperado animal, se trataba de un lobo gris norteamericano.

La trampa que John eligió, cuando se usa correctamente, no hiere al animal, ya que no tiene dientes. Está diseñada para capturar animales de tamaño pequeño o mediano. La trampa mantiene su pata atrapada sin causar heridas y solo una mano humana puede liberarla.

Un día del año 2015, él fue al bosque con su padre y un amigo y, antes de que se acercaran a la trampa, escucharon sonidos y pensaron que podría tratarse de un coyote.

Pero John se quedó paralizado al ver a un lobo, algo que nunca se imaginó que ocurriría.

Era un animal hermoso, pero John sabía que tenía que liberarlo, porque los lobos están en la lista federal de especies en peligro de extinción de los Estados Unidos. Además, es ilegal cazarlos en Wisconsin, lo cual podría llevar a una multa de 25.000 dólares y hasta 6 meses en la cárcel.

Tenía que liberar al lobo, esto no sería una tarea simple porque aunque los lobos normalmente evitan a los humanos y por lo general no atacan (aun, así el peligro de ataques existe), debía acercarse lo suficiente para liberar al animal salvaje de la trampa, un animal que está lo suficientemente aterrorizado, podría ser complicado y bastante peligroso.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Jim Cumming/ Shutterstock)

Por suerte, el padre de John tuvo la idea de usar un pedazo de madera para usar como barrera entre John y el lobo. Un pequeño hueco al fondo del trozo de madera haría que la pata del lobo pudiera caber lo suficiente como para que John se acercara y lo liberara la trampa.

El animal se asustó al ver a John con el trozo de madera frente a él. Se asustó aún más cuando se acercó sobre su pata. Comenzó a morder la madera. Una vez que la pesada tabla estaba en posición, John liberó la trampa, soltando la pata del lobo y permitiendole escapar hacia el bosque.

Mira la aventura de John con el lobo a continuación:

Pescadores rescatan a ardillas que se ahogaban en un lago

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS