Cazador de cometas capta increíble foto con aurora boreal, Vía Láctea y Neowise en Montañas Rocosas

Por Michael Wing
25 de Febrero de 2022 1:44 PM Actualizado: 25 de Febrero de 2022 1:44 PM

La vida es el viaje, no el destino. Y Stanley Aryanto está disfrutando mucho del paisaje en el camino.

Este ávido fotógrafo de Indonesia, de 34 años, ha sido testigo de un acontecimiento astronómico que pocos podrían imaginar: una noche en las Montañas Rocosas canadienses, en la que retrató cielos verdes y púrpuras “danzantes”, el raro cometa Neowise y un impresionante tapiz de estrellas de la Vía Láctea, todo ello esto al mismo tiempo en un panorama celeste.

La búsqueda del espectáculo, dijo, habla del significado de la vida misma.

Aryanto había dejado su trabajo de ingeniero mecánico en Australia Occidental para tomar su cámara y capturar la belleza del mundo, viajando para cumplir su misión: buscar las perspectivas más elusivas, extraordinarias y espectaculares posibles.

(Cortesía de Stanley Aryantoy/The Wicked Hunt Photography)

Esto lo llevó a las Montañas Rocosas canadienses, donde captó el panorama más espectacular de su vida una noche estrellada. Pero, como muchas cosas en la vida, ese viaje comenzó con un fracaso.

Para poder captar el cometa, Aryanto tuvo que encontrar un sitio lo suficientemente alto como para divisar el horizonte. “La primera excursión que hice fue a la Torre de Babel, bastante popular, junto al lago Moraine”, dijo Aryanto a The Epoch Times. “Llegamos allí a la hora de la puesta de sol, vimos el Neowise durante unos 10 o 15 minutos antes de que se cubriera de nubes y eso fue todo”.

Estaba ligeramente descontento.

El fotógrafo, que ahora vive en Bali, había elegido un estilo de vida nómada para dedicarse a la fotografía y llevaba un año y medio viviendo en el lago Louise. En ese momento, se iba a ir en 11 días, y el tiempo se le acababa para cumplir su misión.

Así que, después de escuchar el reporte meteorológico que anunció que el cielo se despejaría alrededor de la medianoche, y localizar un punto de observación en Google Maps a unos cinco kilómetros de distancia, en Tent Ridge, en Kananaskis, él y un amigo emprendieron el viaje. Con 18 kilos de equipo, escaló la cima rocosa en medio de un cielo nublado.

(Cortesía de Stanley Aryantoy/The Wicked Hunt Photography)

“Llegamos allí arriba entre media a una hora antes de la puesta de sol”, dijo. “La luz se abrió paso e iluminó las nubes, así que fue perfecto, fue un atardecer impresionante”.

“Pero para ver el Neowise, esperaba que el tiempo fuera el adecuado”.

El fotógrafo preparó una cámara con time-lapse y un trípode. Sin embargo, al mirar la pantalla de previsualización, notó un brillo verde en el horizonte y, al principio, pensó que la cámara estaba averiada. Hasta que lo comprendió: era la aurora boreal.

“Me dije: ‘¡Vaya, esta va a ser una buena noche!”, recuerda.

Mientras el cielo se oscurecía, apareció ante ellos el tenue resplandor del cometa Neowise, cuando las nubes desaparecieron repentinamente, justo como había predicho el pronóstico del tiempo, y el brillo de la aurora se intensificó.

(Cortesía de Stanley Aryantoy/The Wicked Hunt Photography)
(Cortesía de Stanley Aryantoy/The Wicked Hunt Photography)

“Fue increíble”, dijo Aryanto. “Durante toda la noche, estuve emocionado, corriendo de un lado a otro, simplemente feliz, saltando. Me decía: ‘¡Esta es la mejor noche de mi vida!

“Y así fue, literalmente”.

No solo la aurora boreal y el cometa Neowise inundaron el panorama de la silueta de la montaña al mismo tiempo, sino que la Vía Láctea se elevó por el sur en una fenomenal aparición. Luego, increíblemente, Aryanto observó una rara cinta de color verde y púrpura en lo alto, un fenómeno relacionado con la aurora conocido por el acrónimo STEVE.

(Cortesía de Stanley Aryantoy/The Wicked Hunt Photography)

El encuentro, único en la vida, en la cima esa noche fue un trofeo de aventura para Aryanto. Se habría quedado hasta el amanecer si no fuera porque había prometido irse con su amigo, así que partieron a las 3 de la madrugada.

Recordando el momento, el fotógrafo dice que todavía no puede creer lo que ocurrió y tuvo que pellizcarse para asegurarse que no estaba soñando.

“Apenas regresamos, y regreso de la montaña, recibí muchas notificaciones”, dijo. “De mis amigos, y también de mis aplicaciones, que decían: ‘Alerta de aurora’, y yo decía: ‘Sí, estuve allí'”.

Como lección de vida, Aryanto se siente obligado a desafiarse siempre a sí mismo para obtener su próxima foto, recordando al mismo tiempo que el fracaso no es algo que se deba despreciar.

“No importa cómo sea el camino, mientras se pueda hacer, siempre hay algo positivo”, dijo. “Este es un ejemplo: si esa foto que tomé en la Torre de Babel fue acertada, probablemente no buscaría con tanto empeño la siguiente oportunidad”.

“Hay que confiar en el viaje, hay que confiar en la lucha”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.