Censura de Trump por las big tech aviva temores en la seguridad global

Los países pueden verse obligados a desarrollar sus propias plataformas en lugar de depender de un puñado de empresas estadounidenses que pueden eliminarlos, dicen los expertos
Por Bowen Xiao
12 de Enero de 2021
Actualizado: 12 de Enero de 2021

La rápida y generalizada expulsión del presidente Donald Trump de plataformas de redes sociales tiene consecuencias más amplias y globales, obligando a otros países a evaluar sus canales de comunicación en cuanto a los posibles riesgos para la seguridad nacional, dicen los expertos.

Líderes mundiales como el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, la canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro interino australiano Michael McCormack han condenado las recientes acciones de algunas de las mayores empresas tecnológicas del mundo, argumentando que las empresas violaron los protocolos de libre expresión y tienen demasiado poder. Otros, como el crítico del Kremlin Alexei Navalny, han acusado su censura de Trump de estar motivada por políticas partidistas.

Expertos dijeron a The Epoch Times que esta censura por parte de las big tech podría causar que los países consideren desarrollar sus propias plataformas en lugar de depender de un puñado de empresas privadas de EE. UU. que tienen la capacidad de cortar la comunicación a millones de personas. También se han planteado preocupaciones éticas, así como qué hacer con la Sección 230, una ley obsoleta que protege a las plataformas de los litigios por el contenido que sus usuarios publican, que según los críticos y los legisladores debe ser derogada o reformada.

Cualquier decisión impulsada por la ideología de censurar el discurso político va a tener ramificaciones, dijo Steven Mosher, presidente del Instituto de Investigación de la Población y miembro fundador del Comité sobre el Peligro Actual: China.

Mosher dijo que las empresas están “subestimando enormemente” el número de personas dentro y fuera de los gobiernos en el extranjero que apoyan a Trump.

“Provocará un movimiento masivo de sus plataformas hacia otras plataformas existentes y nuevas que se crearán”, dijo Mosher a The Epoch Times. “De hecho, en unos años, podríamos estar hablando de cómo destruyeron su propio modelo de negocios. Esta medida les costará a ellos y a sus accionistas decenas de miles de millones de dólares”.

Harsh Madhusudan, un inversionista de mercados públicos radicado en la India, escribió en un posteo de Twitter: “Debemos construir nuestras propias plataformas de redes sociales. Esto es demasiado poder en manos de una empresa privada”. Muchos expresaron opiniones similares.

Twitter ha suspendido permanentemente la cuenta de Trump, mientras que Facebook e Instagram lo han bloqueado para que no postee en sus plataformas al menos hasta que se complete la transición al presidente electo Joe Biden. Snapchat y Twitch también han desactivado la cuenta de Trump. Mientras tanto, Stripe, que maneja los pagos y las transacciones en muchos sitios web, ha dicho que ya no procesará los pagos para la campaña de Trump.

Twitter perdió 5000 millones de dólares en valor de mercado después de que suspendiera la cuenta de Trump, mientras que sus acciones cayeron hasta un 12 por ciento el 11 de enero.

Las consecuencias globales de las expulsiones de plataformas por parte de las big tech son importantes, según el experto en privacidad digital Attila Tomaschek. Si Twitter y otras plataformas quieren enviar un mensaje de que las incitaciones a la violencia no serán toleradas, “deberían ser consistentes en sus respuestas en lugar de elegir qué líderes mundiales deberían tener voz… y cuáles no”, dijo.

“Es curioso por qué, entonces, otras cuentas de alto perfil, que han pedido mucho más directamente a la violencia en el pasado reciente, no han sido expulsados de las plataformas de la misma manera”, dijo Tomaschek a The Epoch Times, señalando al líder de Irán, el ayatolá Ali Hosseini Khamenei.

Las big tech, como empresas privadas, son libres de operar sus plataformas como les parezca, señaló, incluyendo el establecimiento de políticas de seguridad y la suspensión de los usuarios que violen cualquier política o que infrinjan de alguna manera los términos del servicio.

Censura dirigida

Aunque es poco probable que las empresas de redes sociales como Facebook y Twitter suspendan a los líderes extranjeros en el futuro próximo, lo cual crearía una atención mediática más negativa, las recientes medidas contra Trump “demuestran que tienen el poder para hacerlo”, dijo Andrew Selepak, profesor de redes sociales de la Universidad de Florida.

“Los políticos de derecha en otros países deberían ser los más preocupados de que estas plataformas parezcan tener como objetivo a individuos y políticos que son conservadores o promueven ideologías de derecha”, dijo Selepak a The Epoch Times.

La censura de Trump por parte de las big tech podría ser usada como justificación para que algunos países prohíban potencialmente a Twitter y a Facebook, dijo Selepak, quien señaló que muchos quieren crear su propio Silicon Valley.

Otros países, en particular aquellos con gobiernos más autoritarios, podrían realizar acciones de censura similares, como la creación de sus propias “redes sociales nacionalistas en algunas partes del mundo” que frustran la comunicación abierta, dijo Selepak.

Con una probable Casa Blanca y un Congreso controlados por los demócratas, es poco probable que se tomen medidas para cambiar la Sección 230. Aunque la legislación de la ley está obsoleta, los políticos han proporcionado pocas alternativas a la ley, dijo Selepak.

“En su lugar, los políticos han cedido su autoridad a las grandes empresas de tecnología para permitirles decidir cómo se monitorearán y vigilarán las redes sociales”, dijo Selepak.

Si bien los editores pueden ser considerados responsables de cualquier contenido que publiquen, las plataformas de redes sociales están protegidas por el artículo 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, que establece que “ningún proveedor o usuario de un servicio informático interactivo será considerado como editor o portavoz de ninguna información proporcionada por otro proveedor de contenido informativo”.

Ryan Mauro, analista de seguridad nacional y becario Shillman de Clarion Project y director de Clarion Intelligence Network, cuestionó si la suspensión de Twitter se refería realmente a la seguridad. Twitter podría establecer un retraso en los tuits de Trump para que puedan bloquear aquellos que consideren que pueden inspirar violencia, señaló.

“¿No habría sido eso más inteligente, más justo, menos peligroso para la libertad de expresión y mejor para el valor de las acciones de Twitter?” Mauro le dijo a The Epoch Times. “Cancelar la cultura y la censura contribuye poderosamente a la radicalización que Twitter dice que quiere combatir”.

Según Mauro, uno de los factores importantes en la radicalización son las cámaras de eco donde los afines pueden reunirse, tramar y reforzar sus realidades alternativas. Es mejor para los extremistas o para aquellos que podrían ser influenciados por el extremismo estar en un foro donde sus ideas puedan ser desafiadas, y estar expuestos a información que pueda desradicalizarlos.

“Hay un fuerte argumento para destruir la capacidad de los grupos terroristas designados como ISIS para comunicarse a través de las redes sociales, pero esas son acciones dirigidas”, dijo Mauro. “Esta medida es amplia y establece un peligroso precedente”.

El abogado constitucional de Los Ángeles, Robert Barnes, dijo que ningún país debería permitir que las plataformas de redes sociales censuren el discurso dentro de sus fronteras, especialmente el discurso de sus funcionarios electos.

“La creación de plataformas alternativas será crítica, tanto en EE. UU. como en el extranjero”, dijo Barnes a The Epoch Times.

“Es probable que Twitter se enfrente a una demanda colectiva de los inversionistas porque su conducta puede ser considerada como un fraude en el mercado que cuesta a los accionistas 4000 millones de dólares”, dijo.

Barnes dijo que “hace mucho tiempo” que Estados Unidos debería haber enmendado la Sección 230 para que la protección de las actividades de la Primera Enmienda sea una condición para la inmunidad de los monopolios de las redes sociales”.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao_

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Secretario Pompeo: El Partido Comunista Chino está ‘dentro de casa’

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS