Cerrar una prisión estatal es una idea “imprudente”, dice jefe de policía de California

Por The Epoch Times
03 de Enero de 2020 4:59 PM Actualizado: 03 de Enero de 2020 4:59 PM

El sueño del gobernador de California Gavin Newsom de cerrar una prisión estatal podría convertirse rápidamente en una pesadilla, dijo uno de los jefes de policía más importantes del estado. Cerrar una prisión podría ocasionar más hacinamiento en las cárceles y más personas indigentes, y poner más presión sobre las cárceles y la policía del condado, señaló.

“La idea de cerrar una prisión en este momento de la historia de nuestro sistema de justicia criminal en California, francamente, es una idea imprudente”, dijo Ron Lawrence, presidente de la Asociación de Jefes de Policía de California.

Newsom lleva mucho tiempo condenando lo que él llama exceso de encarcelamiento, y ha hecho hincapié en alternativas a la cárcel con un enfoque en la rehabilitación. Pero Lawrence sostiene que el cierre de las instalaciones estatales solo conducirá a que los criminales sean liberados y no rehabilitados.

“Arresto a alguien aquí en mi ciudad, tal vez por agresión o tal vez por vandalismo, o tal vez por robo”, dijo Lawrence, quien sirve como jefe de policía en Citrus Heights del Condado de Sacramento. “Los llevo a la cárcel [del condado], pero como la cárcel está llena (…) la cárcel se da vuelta y los saca”.

Incluso hay un disuasivo para que la policía local registre a criminales porque cada vez que uno de sus oficiales lo hace, Lawrence tiene que pagar a la oficina del sheriff del condado unos cuantos cientos de dólares —solo para verlos de vuelta en las calles demasiado pronto.

“Si sé que se van a dar la vuelta y liberar a alguien, y que me van a cobrar en el presupuesto de laciudad, también podría liberarlos yo mismo”, dijo.

Esta situación es el resultado de las reformas carcelarias que han tenido lugar en los últimos años en el estado, indicó Lawrence. Las reformas han aliviado la carga del hacinamiento a nivel de condado. Y teme que los planes de Newsom —revelados en una entrevista en vídeo por el consejo editorial del Fresno Bee sobre la reforma de la justicia penal— agravarán el problema.

Un ayudante del sheriff revisa las esposas de los reclusos en la Cárcel Central de Hombres de Los Ángeles
Un ayudante del sheriff revisa las esposas de reclusos en la Cárcel Central de Hombres de Los Ángeles, en el centro de Los Ángeles, el 19 de mayo de 2004. (Robyn Beck/AFP vía Getty Images)

Newsom dijo que le gustaría cerrar una de las 34 prisiones estatales de California, aunque no especificó cuál. Ya había decidido en octubre de 2019 eliminar progresivamente todas las prisiones estatales de propiedad privada. Esas prisiones tienen una población de presos más pequeña que las grandes prisiones estatales. Las prisiones privadas representaban alrededor de 1200 del total de 124,000 presos del estado en diciembre de 2019. En cambio, la prisión estatal de San Quintín tiene 4200 reclusos.

“Me gustaría ver, en mi vida y espero que en mi cargo, que cerremos una prisión estatal”, dijo Newsom. “Pero no se puede hacer eso a la ligera. Y no se puede hacer sin el apoyo de los sindicatos, el apoyo de estas comunidades, el personal, y eso requiere una alternativa que pueda satisfacer las necesidades y deseos de todos”.

Newsom dijo que las 10 a 20 horas semanales que su oficina dedica a decidir si libera o no a los presos en libertad condicional, ha sido una fuente de inspiración para la reforma penitenciaria.

“Ha habido momentos en los que hemos sabido que la decisión que tomamos sobre la libertad era también una sentencia de muerte”, dijo Newsom. Muchos presos en libertad condicional no tienen recursos para prosperar o incluso sobrevivir después de su liberación, dijo. Culpó de ello al fracaso del sistema penitenciario, que según él carece de una rehabilitación efectiva.

Una alternativa al encarcelamiento han sido los 43 Campos de Fuego del estado. Son instalaciones de mínima seguridad donde los reclusos varones reciben entrenamiento de respuesta a emergencias y trabajan para combatir incendios y protegerse contra inundaciones durante emergencias. También realizan otros servicios comunitarios. En la actualidad hay unos 3000 reclusos en estos campos.

Una historia de hacinamiento

En 2009, cuando la población de reclusos del estado había alcanzado el 180 por ciento de la capacidad de diseño del sistema penitenciario, muchos reclusos no estaban recibiendo atención médica y de salud mental de rutina.

Los reclusos de la Prisión Estatal de Mule Creek interactúan en un gimnasio que fue modificado para albergar a los prisioneros en Ione
Los reclusos de la Prisión Estatal de Mule Creek interactúan en un gimnasio que fue modificado para albergar a los prisioneros en Ione, California, el 28 de agosto de 2007. (Justin Sullivan/Getty Images)

Un tribunal federal ordenó al estado reducir su población de reclusos a 137.5 por ciento de su capacidad, decisión que fue confirmada por la Corte Suprema en 2011. Ese año, los legisladores estatales aprobaron la iniciativa de Realineamiento de la Seguridad Pública, que vio el traslado de muchos reclusos estatales a cárceles de condado.

En lugar de construir una nueva prisión estatal para reducir el hacinamiento, la realineación significó trasladar a “malos elementos y criminales acérrimos” de prisiones estatales a cárceles de condados, dijo Lawrence.

“Pregúntele a cualquier sheriff de condado en el estado y le dirán que la tasa de violencia y la sofisticación criminal en sus cárceles de condado han aumentado exponencialmente”, señaló.

Las cárceles de condado fueron diseñadas para mantener a reclusos durante un año—no más, dijo Lawrence. “Pero ahora (…) tienes a prisioneros en los sistemas de cárceles de condado durante años. Por lo tanto, es un clima totalmente diferente”.

Lawrence también cuestiona por qué el Estado se detuvo en un 137.5 por ciento de su capacidad en su mandato. “El 137.5 por ciento de la capacidad, nunca lo he entendido”, comentó. “¿Por qué no 100 por ciento?”.

El Estado ha alcanzado el 134.7 por ciento, superando el mandato pero quedando muy por debajo de la capacidad que las prisiones fueron diseñadas para manejar.

Presupuesto y objetivos

Newsom dijo en su conversación con Fresno Bee que está proponiendo 75 millones de dólares en su presupuesto para el periodo 2020-21 para apoyar las reformas en las cárceles del condado. Eso puede aliviar algo de la tensión adicional si se cierra una prisión estatal.

Si bien no mencionó el ahorro de costos como la razón para cerrar una, la financiación ha sido el punto central de muchas discusiones similares en años pasados. El costo de alojar a un solo recluso en una prisión estatal es, en promedio, de unos 81,000 dólares al año en California.

Hace veinte años, los legisladores se enfrentaron a la idea de vender la prisión estatal de alta seguridad de San Quintín a promotores inmobiliarios por un valor estimado de 2000 millones de dólares, dada su vista a la bahía de San Francisco. Pero un objetivo más probable para Newsom es el Centro de Rehabilitación de California (CRC) de seguridad media en Norco, dijo en una entrevista con el Sacramento Bee, Matt Cate, exsecretario del Departamento de Correcciones y Rehabilitación de California (CDCR, por sus siglas en inglés) que ahora es consultor.

El CRC, que se considera en un estado de deterioro y cuyo cierre estaba previsto para 2012, tiene actualmente unos 3300 reclusos. Sin embargo, según Reuters, sigue abierto para aliviar el hacinamiento en el sistema penitenciario estatal.

The Fresno Bee/Eric Zamora

*****

Descubre:

Mujer en EE.UU. recibe desesperada nota de SOS de un chino encarcelado en campo de trabajo forzado

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.