Joven calva tiene un “milagroso” cambio después que un conserje de la escuela toca su cabeza

Por Chris Ford
27 de Julio de 2019 Actualizado: 28 de Julio de 2019

Andrea Roussel nunca había experimentado la alegría de cepillarse el cabello, ya que simplemente no lo había tenido desde que era una niñita. Pero un extraño ayudó a cambiar todo eso de una manera muy inusual. Podrías llamarlo un milagro.

La mayoría de nosotros damos por sentado que nuestro cabello es lo que se conoce como nuestra “gloria suprema”. Muchas mujeres disfrutan experimentando con muchos estilos y colores diferentes. Excepto aquellos entre nosotros que no tienen pelo debido a la quimioterapia o alguna otra condición médica.

Andrea Roussel nació con abundante cabello, pero en el lapso de dos años, su cabello se cayó en parches, y para cuando tenía 4 años, ya estaba totalmente calva. Se le diagnosticó alopecia, una enfermedad autoinmune incurable que causa la caída del cabello.

“Siempre recuerdo haber sido calva”, dijo Andrea a CBN.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Alon Za/Shutterstock)

Las primeras pelucas que usó fueron enmalladas y tuvieron que ser pegadas con cinta adhesiva, y Andrea dijo que parecían falsas. Más tarde, sus padres encontraron una empresa especializada en pelucas hechas a medida, que “eran bastante caras, pero eran hermosas”, dijo Andrea.

“En mi cabeza, pensé: ‘Bueno, nadie sabe que tengo una peluca y nadie lo sabe'”. Y para mí, tenía cabello…. Tenía un cabello castaño rojizo perfecto en el que podía poner lazos, y aprendí a hacer trenzas francesas. Era como un accesorio; era como un zapato”.

Andrea admite que no le molestaba mucho no tener pelo.

“Me salía con facilidad y repetidamente, no era gran cosa para mí. No podía entender que era algo tan significativo tener 16 años y ser una chica caminando calva”.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Jeffrey F Lin/Unsplash)

Cuando Andrea jugaba hockey en el equipo de la escuela, optó por usar un pañuelo en lugar de una peluca.

Fue entonces cuando su vida cambió. Caminaba por el gimnasio un día después de la práctica, cuando oyó que alguien le gritaba: “Disculpe, señorita”. Era el conserje de la escuela, Greg. Él asumió que ella se había sometido a quimioterapia para el cáncer y perdió su cabello.

“Le expliqué, como a todos los que he tenido en 20 años, que no tenía cáncer, que solo sufría de alopecia y que no era gran cosa. Y él dijo, ‘Bueno, Dios piensa que el cabello también es importante. ¿Te importa si sigo rezando?’ Y yo estaba como, por supuesto”.

“Sentí compasión por ella”, dijo Greg.

“Así que se quitó los guantes, lo que supongo que recuerdo tan vívidamente, porque nadie había ido a ponerme las manos encima o incluso había rezado por mi pelo porque de nuevo yo estaba bien, estaba sana”, recuerda Andrea.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: Liderina/Shutterstock)

Poco después de este encuentro, sus compañeras de equipo en el equipo de hockey se habían dado cuenta de que le habían salido pestañas, y no solo eso, de forma asombrosa, le empezó a salir cabello en toda la cabeza.

“A finales de octubre, era tan evidente. Quiero decir, estaba por toda mi cabeza como si un bebé estuviera saliendo… pelusa de melocotón. Siguió creciendo, y volví a reunirme con Greg, el conserje, y dije: “¡Sigue orando, mira!”.

“Ir veinte años completamente calvo y luego que crezca es algo completamente significativo”, dijo.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: shutter_o/Shutterstock)

Ese fue un encuentro interesante que Andrea, que ahora entrena en una escuela secundaria cristiana en Louisville, sin duda no lo olvidará en su vida.

“Estaba horrorizada… no sabía que algo así podría pasarle a alguien”

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS