Chica con síndrome de Down recibe la propuesta de matrimonio más dulce de su vida

Por La Gran Época
26 de Noviembre de 2018 Actualizado: 06 de Abril de 2019

Esta pareja con síndrome de Down se conoció cuando solo tenían 3 años de edad. A pesar que se separaron para vivir en diferentes estados por muchos años, seguían enamorados. Ahora, la feliz dama recibe por fin la linda propuesta de su príncipe azul que siempre esperó.

Sarah Lloyd y Nick Stanford, ambos con síndrome de Down, se conocieron hace décadas cuando tenían apenas 3 años. Después de crecer, se mudaron y se separaron, pero siempre se recordaron.

Sarah dijo que desde chica siempre supo con quién se iba a casar. Ella dijo a KTBC-TV, “Tengo este sueño con él y me va a gustar conocerlo. Es mi príncipe azul”.

Su príncipe azul, Nick era su verdadero amor desde la infancia.

Sarah describe a su hombre como: “Mi novio es fuerte, valiente y un luchador”.

Después de años de separación, él por fin se armó de valor y regresó a Austin, Texas para buscar a Sarah. “Pensé que era hora de hacerlo oficial y casarse”, dijo Nick. “Así que le pedí su mano en matrimonio”.

¡Sarah está encantada de que su sueño de la infancia se hizo realidad!

Un espectador captura el momento épico de esta pareja recién comprometida

La feliz pareja compartió un beso y un abrazo

“Cuando se puso de rodillas, de verdad no sabía lo que haría”, dijo Sarah. “Quedé sorprendida cuando me propuso matrimonio”.

Este momento romántico y conmovedor fue capturado por Chick-fil-A y sus encantadoras fotos fueron publicadas en la página de Facebook del restaurante, que tiene casi 10.000 visitas en Imgur.

La pareja planea casarse en 2019: “Lo veo en mi futuro, él solo desea ser algo que pueda ser y en su corazón quiere estar conmigo”, confesó Sarah.

Este genial chico con síndrome Down gana el concurso de la calabaza más grande



Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS