China abre nuevo frente en guerra comercial, manipulando su moneda

La medida de China para devaluar su moneda marca la última escalada en la continua disputa comercial con los Estados Unidos
Por Emel Akan
07 de Agosto de 2019 Actualizado: 07 de Agosto de 2019

WASHINGTON—China ha recurrido a la manipulación de la moneda, permitiendo que el yuan caiga frente al dólar estadounidense, en un aparente esfuerzo por mitigar el efecto de la guerra comercial en la economía china.

Estados Unidos calificó a Beijing de manipulador de divisas, luego de que el renminbi chino se debilitara a su nivel más bajo desde 2008, cayendo por debajo del nivel de 7 por dólar, que se había considerado crucial para evitar una corrida en el yuan.

Al mantener su moneda subvaluada, China puede hacer que sus exportaciones sean baratas y las importaciones caras, obteniendo así una ventaja competitiva en el comercio internacional.

Los gobiernos utilizan sus propias monedas nacionales como una herramienta comercial, para impulsar las exportaciones y generar excedentes comerciales. Washington ha luchado durante mucho tiempo para disuadir la manipulación de la moneda, argumentando que ha llevado a la pérdida o el desplazamiento de millones de empleos estadounidenses.

La manipulación de la moneda se convirtió en un tema candente en el comercio internacional, particularmente entre 2003 y 2013. Más de USD 250 mil millones de saldos comerciales cambiaron anualmente de países deficitarios a excedentes debido a las desalineaciones monetarias durante ese tiempo, dijo Fred Bergsten, miembro senior y director emérito del Instituto Peterson para la Economía Internacional, en un informe.

Dijo que casi 20 países, incluida China, estaban interviniendo fuertemente en los mercados de divisas como parte de sus estrategias comerciales. La manipulación de la moneda era una práctica más común para los países fabricantes, principalmente en Asia, exportadores de petróleo y centros financieros.

“Como resultado, los Estados Unidos perdió al menos un millón de empleos, especialmente durante la Gran Recesión, cuando el desempleo ya era alto. Los países europeos también perdieron mucho”, escribió.

Aunque la manipulación de la moneda se ha ralentizado en los últimos años, la práctica continúa.

En mayo, el Departamento del Tesoro emitió su informe semestral al Congreso que analizaba el tipo de cambio y las políticas económicas de sus principales socios comerciales. El Departamento, en ese informe, no nombró a ningún país manipulador de divisas. Sin embargo, puso a ciertos socios comerciales en una lista de monitoreo que incluía a China, Japón, Corea, Alemania, Italia, Irlanda, Singapur, Malasia y Vietnam.

Manipulador de divisas

El último movimiento de Beijing para debilitar su moneda frente al dólar estadounidense llevó al Departamento del Tesoro el 5 de agosto a designar a China como manipulador de divisas.

Un comunicado de prensa señaló que el secretario del Tesoro Steven Mnuchin “se comprometerá con el Fondo Monetario Internacional para eliminar la injusta ventaja competitiva creada por las últimas acciones de China”.

Lo que significa la designación de manipulador de divisas en la práctica está por verse, según Stephanie Segal, directora adjunta y miembro principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

“Las acciones sobre la moneda han dado paso a una nueva etapa en la guerra comercial entre Estados Unidos y China que corre el riesgo de salirse de control sin un esfuerzo concertado para volver a encaminar las negociaciones”, escribió Segal en un informe. “Ahora que se han tomado medidas escaladoras en los niveles más altos de ambos gobiernos, no está claro cómo ninguno de los lados se retira”.

La medida de China se produjo inmediatamente después del anuncio del presidente Donald Trump de imponer aranceles del 10 por ciento a las importaciones chinas adicionales por un valor de USD 300 mil millones. En una serie de tuits la semana pasada, Trump acusó al régimen chino de no cumplir su promesa de comprar más productos agrícolas estadounidenses. También dijo que China no ha cumplido su compromiso de detener el flujo del opioide sintético fentanilo hacia los Estados Unidos.

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, defendió la acción del Tesoro y dijo que “verter dinero y devaluar monedas” no debería ser la respuesta. Señaló que Beijing había devaluado el yuan en al menos un 10 por ciento en los últimos 15 meses.

“Estamos en buena forma económicamente. Y, francamente, el mayor perdedor es China en este momento”, dijo a los periodistas el 6 de agosto.

Inversores extranjeros huyeron de China

Durante más de una década, el banco central de China mantuvo el tipo de cambio entre 6 y 7 yuanes por dólar. Y el 5 de agosto, el yuan cayó casi un 2 por ciento en un día, llegando a 7.053 por dólar.

Trump denunció el movimiento de China para devaluar el yuan, a través de Twitter, declarando: “¡Esta es una violación importante que debilitará en gran medida a China con el tiempo!”

En otro tuit del 6 de agosto, escribió: “¡Grandes cantidades de dinero de China y otras partes del mundo están llegando a los Estados Unidos por razones de seguridad, inversión y tasas de interés!”

“Estamos en una posición muy fuerte. Las compañías también están llegando a los Estados Unidos en grandes cantidades. ¡Una cosa hermosa de observar!”

Tras el anuncio de nuevos aranceles del 10 por ciento sobre los USD 300 mil millones restantes de exportaciones chinas a fines de la semana pasada, China vio más de USD 2 mil millones en salidas de capital no residentes, con casi USD 1 mil millones en salidas el 2 de agosto, según datos compilados por el Instituto de Finanzas internacionales.

La respuesta del Departamento de Tesoro “marca la última escalada en la disputa comercial y monetaria en curso entre Estados Unidos y China”, dijo Todd Elmer, estratega de divisas de Citigroup, en una nota a los clientes.

“La decisión de la administración Trump de etiquetar a China como manipulador de divisas marca la primera vez en las últimas décadas que el [Departamento] de Tesoro ha utilizado esta designación, siendo China, Taiwán y Corea del Sur los últimos países en ser nombrados en 1994, 1992 y 1989, respectivamente”, escribió.

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS