China aprueba 5 vacunas contra COVID-19 para “uso de emergencia” al agravarse el brote de neumonía

A la vez que relanza las medidas de control de COVID-19, Beijing sigue mostrándose reticente a admitir que el país está sufriendo un brote a escala nacional

Por Alex Wu
06 de Diciembre de 2023 6:55 PM Actualizado: 06 de Diciembre de 2023 6:55 PM

Cinco grandes empresas farmacéuticas chinas han anunciado recientemente que Beijing ha aprobado sus vacunas COVID-19 de nuevo desarrollo para “uso de emergencia” en medio del rápido empeoramiento del brote de neumonía en China. Mientras tanto, las autoridades han restablecido las medidas de control del COVID-19, incluidas las pruebas PCR y los códigos sanitarios, en varios lugares del país.

No obstante, las autoridades sanitarias del gobernante Partido Comunista Chino (PCCh) siguen proporcionando información contradictoria sobre el aumento de las infecciones por neumonía, especialmente entre los niños, desde mediados de octubre, absteniéndose de calificarlo de nuevo brote de COVID-19. Los expertos creen que el PCCh está intentando una vez más ocultar información, lo que recuerda a sus acciones al inicio de la pandemia a finales de 2019, para salvaguardar la seguridad política del régimen.

En menos de una semana, se han incluido cinco nuevas vacunas contra el coronavirus para uso de emergencia por parte de los departamentos gubernamentales. Las vacunas protegen contra las subvariantes de Omicron XBB -una variante del SARS-CoV-2 (el virus que causa el COVID-19)- que supuestamente están causando la epidemia en China, según informan varios medios de comunicación chinos.

Livzon Pharm y CanSino Biologics anunciaron el 3 de diciembre que las nuevas vacunas contra coronavirus que desarrollaron habían sido aprobadas para uso de emergencia.

Watson Biotech y CSPC Pharmaceutical Group emitieron declaraciones el 1 de diciembre, confirmando que el equipo de investigación y desarrollo del Grupo de Investigación Científica del Mecanismo Conjunto de Prevención y Control del Consejo de Estado había aprobado el uso de emergencia de las nuevas vacunas de ARNm variante del coronavirus que habían desarrollado.

Shenzhou Cell también anunció el mismo día que su nueva vacuna recombinante de proteína S trimérica variante del coronavirus Beta/Omicron (BA.1/BQ.1.1/XBB.1) también había sido aprobada por las autoridades sanitarias.

“Estas vacunas contra COVID-19 recién incluidas tienen una característica común: se dirigen contra cepas mutantes XBB”, declaró Guo Xinfeng, experto de la industria farmacéutica, a los medios de comunicación de China continental.

Expresó sus dudas sobre la eficacia de las nuevas vacunas, afirmando que aún existe el riesgo de un repunte de la epidemia de COVID-19 en China este invierno.

“Según la información divulgada por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China, la serie XBB de cepas mutantes prevalece actualmente en el mundo y en el país”, afirmó Guo.

Pruebas y códigos sanitarios en la RPC

Los pacientes, predominantemente niños, infectados por la misteriosa neumonía farmacorresistente que provoca “pulmones blancos”, un síntoma frecuente en los casos graves de COVID-19, siguen desbordando los hospitales de toda China.

Pacientes hacen cola para un control previo de urgencias en el nuevo edificio pediátrico del Hospital Xinhua de Shanghái, China, el 25 de septiembre de 2023. La sala de consultas externas de urgencias y atención nocturna está abarrotada de niños y familiares que esperan recibir tratamiento. (CFOTO/Future Publishing vía Getty Images)

Mientras tanto, los informes de los medios de comunicación chinos y los internautas indican que en muchos barrios -incluidos los de Sichuan, Guangzhou, Zhejiang, Hubei, Hebei, Shaanxi, y la ciudad de Tianjin- las autoridades han reactivado los códigos de salud, que se utilizaron para controlar y restringir los movimientos de la gente durante los bloqueos draconianos COVID-19 del régimen.

Además, megalópolis como Shanghai y Guangzhou han reintroducido las pruebas PCR.

Las autoridades sanitarias de Guangzhou anunciaron el 2 de diciembre que los pacientes deben tener un código sanitario verde para entrar en todos los centros médicos de la ciudad. El vídeo del anuncio se hizo viral, despertando la preocupación pública, ya que recuerda a los estrictos controles de la pandemia aplicados desde finales de 2019 hasta diciembre de 2022.

El profesor Tian Li, de la Escuela de Negocios de Harbin, en el norte de China, compartió un vídeo en las redes sociales chinas en el que revelaba que se le había exigido someterse a una prueba de PCR a su llegada a la conferencia internacional “Comprender China en 2023”, celebrada en Guangzhou el 1 de diciembre.

He Xiaopeng, fundador y presidente de Xpeng Motors, compartió su experiencia en el agregador de noticias chino Jinri Toutiao o “Titulares de hoy” el 1 de diciembre. Contó que cuando regresó del extranjero para asistir a una conferencia internacional en China, tuvo que someterse a una prueba PCR nada más bajar del avión en Shanghai. Como se había suprimido la política de pruebas obligatorias, se quedó perplejo y preguntó al personal del aeropuerto por qué le habían hecho la prueba. Le dijeron que había sido seleccionado al azar. Sin embargo, observó que todos los pasajeros del mismo vuelo debían someterse a la prueba PCR.

Pasajeros con mascarillas comprueban su código sanitario con una hoja sostenida por una empleada del aeropuerto (R) en el Aeropuerto Internacional de Pudong en Shanghái, China, el 11 de junio de 2020. (Hector Retamal/AFP via Getty Images)

Un empleado del Aeropuerto Internacional Pudong de Shanghái apellidado Ma dijo a Radio Free Asia el 4 de diciembre que muchos pasajeros extranjeros deben someterse a pruebas rápidas de COVID-19 a su llegada.

“En el aeropuerto, se dice que los pasajeros que llegan son sometidos a controles aleatorios [para las pruebas PCR]. Pero he visto que a algunas personas y a todo el vuelo se les hizo la prueba. Además, un amigo mío voló ayer a Australia y roció ese tipo de desinfectante [uno utilizado durante la pandemia] en el avión. Hacía mucho tiempo que no se rociaba. Los códigos sanitarios de muchos lugares ya se han relanzado en línea”.

Las autoridades de la ciudad de Yiwu -sede del mercado de Yiwu, uno de los mayores mercados mayoristas del mundo- emitieron un aviso el 1 de diciembre, aconsejando a los residentes que se aprovisionaran de víveres que pudieran durar más de 10 días. El aviso desató el pánico en las redes sociales, donde los residentes expresaron su preocupación ante la perspectiva de otra ronda de cierres por pandemia. Aunque el aviso fue retirado posteriormente de la página web del gobierno local, sigue siendo accesible a través de los informes de los medios de comunicación chinos y de los reposteos en las redes sociales.

Shi Tao, comentarista de actualidad residente en Estados Unidos, afirmó el 4 de diciembre en su programa de entrevistas de YouTube “Shi Tao Focus” que las recientes acciones de las autoridades sugieren que Beijing se está preparando discretamente para un posible brote de COVID-19 en todo el país y el consiguiente bloqueo.

El PCCh resta importancia al brote

A medida que la misteriosa neumonía sigue propagándose por China, cada vez son más los adultos infectados, incluidos enfermeros y médicos. Los informes indican que esta neumonía es resistente a los fármacos, por lo que los antibióticos habitualmente eficaces contra la neumonía por micoplasma resultan ineficaces en su tratamiento.

Unos niños reciben un goteo en un hospital infantil de Beijing el 23 de noviembre de 2023. La Organización Mundial de la Salud ha pedido a China más datos sobre una enfermedad respiratoria que se propaga en el norte del país. (Jade Gao/AFP vía Getty Images)

Las declaraciones oficiales del PCCh sobre el brote han sido contradictorias, atribuyendo la enfermedad a la gripe, el virus respiratorio sincitial, el rinovirus, el mycoplasma pneumoniae, el adenovirus y las infecciones cruzadas, al tiempo que restan importancia a la posibilidad de un nuevo brote de COVID-19.

El jefe de la diplomacia china, Wang Yi, dijo en una reunión de las Naciones Unidas en Nueva York el 29 de noviembre que el brote en China es un “fenómeno común” y está “bajo control efectivo”.

Beijing respondió a la petición de la Organización Mundial de la Salud de datos sobre el brote diciendo que no se han encontrado “patógenos inusuales o nuevos”.

El Dr. Dong Yuhong, colaborador de Epoch Times y especialista en enfermedades infecciosas, señaló cómo el sistema político autoritario del PCCh influye en la gestión de la información sobre epidemias.

“Bajo el gobierno unipartidista del PCCh, el régimen controla el flujo de información para mantener la llamada estabilidad social y su imagen. Especialmente bajo su actual líder, Xi Jinping, la política de respuesta a la pandemia de COVID-19 siguió inicialmente la política de control restrictivo ‘cero-COVID’ durante los tres primeros años. Posteriormente, las autoridades reabrieron completamente el país y detuvieron las pruebas. Con el tiempo, las acciones del PCCh han conducido a un encubrimiento prolongado y a brotes continuos”, declaró el Dr. Dong a la edición en chino de The Epoch Times el 4 de diciembre.

“Divulgar los datos de la epidemia en este momento podría dañar la imagen internacional del PCCh, desencadenando demandas de la comunidad mundial y de la población china para que el PCCh rinda cuentas, al tiempo que causaría pánico entre los dirigentes”, afirmó.

Dong subrayó que una falta continuada de transparencia en la información, ya sea encubriendo o restando importancia al brote, puede repetir lo ocurrido durante la pandemia de COVID-19. Esta repetición podría dar lugar a un nuevo brote. Esta repetición podría dar lugar a una nueva pandemia, dijo, que podría causar otra recesión en la economía mundial que se recupera lentamente.

Fang Xiao y Luo Ya han contribuido a este informe.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.