China apunta a las élites occidentales a través de Twitter, Facebook y YouTube

Periodistas, académicos y políticos necesitan una mejor protección: cortar el acceso de Beijing a los servidores extranjeros

Por Anders Corr
06 de Enero de 2022 9:02 PM Actualizado: 06 de Enero de 2022 9:02 PM

Análisis de noticias

Beijing está explotando sistemáticamente los datos de las redes sociales del mundo —incluyendo Facebook, Twitter y YouTube— para entender mejor las opiniones políticas y las redes de la élite, y para compilar una lista de objetivos extranjeros.

El objetivo del Partido Comunista Chino (PCCh) es utilizar sofisticados algoritmos, macrodatos, inteligencia artificial, microobjetivos y cuentas de redes sociales compradas para la alerta temprana de las tendencias de la opinión pública contra el PCCh, para influir en el público mundial hacia las posiciones favorables al PCCh, y para introducir divisiones dentro de los grupos críticos con Beijing, lo que hace que las personas se enfrenten entre sí cuando se están uniendo contra el régimen totalitario y genocida.

Los “medios de comunicación estatales, los departamentos de propaganda, la policía, el ejército y los reguladores cibernéticos” de Beijing utilizan sofisticados sistemas de datos, según un reporte de investigación publicado el 1 de enero por Cate Cadell en The Washington Post. El informe se basa en “cientos de documentos de licitación, contratos y archivos de empresas chinas”.

Los sistemas de datos, cada uno de los cuales cuesta cientos de miles de dólares, incluyen “una vigilancia cada vez más técnica para el aparato de censura de China”. Recopilan una red de “objetivos extranjeros” en Occidente y buscan “mantener el control sobre Internet”, según el Post.

Incluyen “un programa de software de los medios de comunicación estatales chinos de 320,000 dólares que explota Twitter y Facebook para crear una base de datos de periodistas y académicos extranjeros; un programa de inteligencia de la policía de Beijing de 216,000 dólares que analiza las conversaciones occidentales sobre Hong Kong y Taiwán; y un cibercentro en Xinjiang, donde vive la mayor parte de la población uigur de China, que cataloga el contenido en el idioma de este grupo minoritario mayoritariamente musulmán en el extranjero”, según el informe.

Empresas, medios de comunicación estatales y media docena de universidades chinas figuran en la lista de proveedores de software del régimen para estos fines. Una empresa de Shanghai afirma utilizar “tecnología avanzada de análisis de inteligencia artificial y minería de datos” que cubre más del 90 por ciento de las redes sociales extranjeras de Estados Unidos, Europa y los países vecinos de China, según el reporte.

Un analista de Beijing que trabaja para el Departamento Central de Propaganda de China dijo al Post que con los nuevos sistemas de datos “podemos entender mejor la red oculta de personal antichino”. El Departamento recopiló perfiles de políticos, académicos y periodistas individuales.

Los sistemas “recogen y almacenan automáticamente los datos de Facebook y Twitter en tiempo real en servidores nacionales chinos para su análisis”, según cuatro fuentes del Post en Beijing. Esto parece una violación de las normas de Twitter y Facebook que prohíben la recopilación automática de datos, salvo en casos de autorización previa. Twitter también prohíbe la extracción de datos para inferir las características políticas, étnicas o raciales de los usuarios, una norma que, al parecer, el régimen está violando ahora.

Los medios de comunicación estatales de China afirmaron en 2014 que más de dos millones de personas trabajaban en el análisis de la opinión pública. Los nuevos sistemas funcionan a veces las 24 horas, e incluyen equipos de especialistas en inglés y política exterior. En 2018, según los medios estatales, la industria de análisis de opinión en internet del régimen estaba valorada en miles de millones de dólares y crecía al 50% anual.

Un documento de licitación de China Daily de 2020 citado en el reporte es para una “plataforma de análisis de personal extranjero” de 300,000 dólares. La plataforma extraerá información de Twitter, Facebook y YouTube sobre “conocidos periodistas de medios de comunicación occidentales” y otro “personal clave de los círculos políticos, empresariales y mediáticos”.

El software debe “trazar un mapa de las relaciones entre el personal objetivo y descubrir ‘facciones’ entre el personal, midiendo sus ‘tendencias hacia China’ y construyendo un sistema de alarma que señale automáticamente las ‘declaraciones e informes falsos sobre China'”, según el Post.

La Unidad de Mando de Inteligencia de la Policía de Beijing pagó 30,570 dólares a People’s Daily Online para “rastrear las redes sociales extranjeras y elaborar informes sobre ‘personal y organizaciones clave’ no especificados”, según el informe, “recopilando información sobre sus ‘circunstancias básicas, antecedentes y relaciones'”.

Estos sistemas monitorean principalmente los medios de comunicación nacionales chinos, según las fuentes del Post, incluyendo “tendencias virales altamente sensibles en internet”. Pero, desde mediados de 2019, también vigilan las redes sociales extranjeras. Los informes a la Administración del Ciberespacio de China deben incluir detalles personales de los usuarios de las redes sociales, según el Post.

“El propósito final del análisis y la predicción es guiar e intervenir en la opinión pública”, escribió un analista de opinión pública de People’s Daily llamado Liao Canliang. El Post citó al analista escribiendo en un artículo: “Los datos públicos de los usuarios de las redes sociales pueden utilizarse para analizar las características y preferencias de los usuarios, y luego guiarlos de forma específica”.

Esto también se conoce como “microobjetivos”, utilizado por Cambridge Analytica para moldear la opinión pública de Estados Unidos antes de las elecciones presidenciales de 2016.

Twitter suspendió 23,000 cuentas en 2020 que supuestamente estaban vinculadas al PCCh por su uso encubierto en la difusión de propaganda contra las protestas prodemocráticas de Hong Kong.

En diciembre, Twitter eliminó otras 2048 cuentas que coordinaban sus contenidos para debilitar la defensa de los derechos humanos de los uigures y otros musulmanes turcos en la región de Xinjiang. El Departamento de Estado de Estados Unidos y otras entidades gubernamentales de Europa y Gran Bretaña han reconocido el genocidio en curso contra los uigures en esa zona.

Muchos de los sistemas marcan el contenido “sensible” relacionado con las minorías étnicas en China, y pueden vigilar a los usuarios individuales de las redes sociales a lo largo del tiempo.

“Un sistema de 43,000 dólares adquirido por la policía del condado de Shangnan, en el centro de China, incluía un sistema de recolección de ‘información sensible extranjera’ que solicitaba traductores uigures y tibetanos”, según el Post.

Las cuentas que Twitter cerró desde 2020 son una “pequeña fracción” de la mensajería artificial en las redes sociales a favor de Beijing, según los expertos citados por el Post.

Muchos de los contratos policiales desde 2020 afirman que “People’s Daily fue elegido para llevar a cabo la vigilancia en base a su capacidad técnica para recopilar datos en el extranjero”, según el Post.

El reporte cita que el Departamento de Policía de Guangdong dijo en 2020 que People’s Daily es “el único del sector que despliega servidores en el extranjero. Es una organización de servicios de opinión pública que puede vigilar y recopilar más de 8000 medios de comunicación en el extranjero sin ‘derribar la muralla'”.

El uso de servidores de datos en Occidente por parte del régimen chino sugiere a una posible contraestrategia contra la invasiva campaña de influencia y vigilancia de las redes sociales de Beijing: la prohibición legal por parte de China del uso de servidores fuera de su propio Gran Cortafuegos. Si Beijing no permite el uso libre de Twitter, Facebook y YouTube por parte de sus propios ciudadanos, ¿por qué debería Occidente permitir que China abuse de estas plataformas fuera de sus fronteras?


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.