China avanza en la vigilancia estricta de ciudadanos y disidentes en nombre de la gestión urbana

Por Frank Fang
22 de Octubre de 2020
Actualizado: 22 de Octubre de 2020

El régimen chino ha creado nombres que suenan inocentes para una agencia gubernamental que lleva a cabo una vigilancia masiva de los ciudadanos. La agencia también participa en la persecución de grupos religiosos.

La agencia se llama “centro de gestión integral”, y los funcionarios que la operan son conocidos como “administradores de cuadrículas”. El sistema se hizo famoso en los últimos meses, ya que los medios de comunicación estatales chinos han promocionado sus contribuciones para contener la propagación del virus del Partido Comunista Chino (PCCh), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus.

The Epoch Times ha obtenido múltiples documentos gubernamentales filtrados que muestran el enorme esfuerzo de Beijing para establecer tales centros y llenar estos puestos de trabajo, así como el enorme presupuesto asignado a estos esfuerzos. El objetivo final es imponer un estrecho control sobre la sociedad, según muestran los documentos.

Transición

La primera sucesión de “administradores de cuadrículas” surgió a principios de la década de 2000. El régimen chino los consideró como un “sistema de control civil basado en la comunidad”, con ciudades y pueblos divididos en subsecciones más pequeñas llamadas “cuadrículas”.

Entre los deberes de un administrador de cuadrícula está el de ser “un promotor de la línea y las políticas del Partido”, según un aviso del gobierno local.

Shangai fue una de las primeras ciudades chinas en incorporar el sistema de cuadrículas. En 2003, el gobierno municipal anunció un plan de desarrollo a 20 años, en el que dijo que el “sistema de gestión de cuadrículas” se utilizaría para asignar los recursos de la ciudad, como los servicios públicos y las zonas verdes públicas.

En 2008, el gobierno de Shanghái pregonó el éxito del sistema para resolver los problemas urbanos, como la eliminación eficiente de la basura en las zonas públicas. Un administrador de cuadrícula se encargaría de patrullar unas 10 cuadrículas, cada una de ellas de unos 10,000 metros cuadrados.

Adquirió importancia política en abril de 2015, cuando la Oficina General del Comité Central del PCCh y el Consejo de Estado de tipo gabinete emitieron un documento sobre la construcción de un sistema que pudiera “fortalecer la seguridad pública en la sociedad”. Al incorporar estas redes y oficinas de policía juntas, estos nuevos “centros de gestión integral” controlarían a los ciudadanos.

Cuando el régimen chino puso en marcha el Proyecto Dazzling Snow en 2016 para cubrir todo el campo con cámaras de seguridad avanzadas, estos centros se convirtieron en puestos de mando para llevar a cabo una vigilancia mejorada de inteligencia artificial. El equivalente urbano de este proyecto se llama Skynet.

Los dos proyectos, junto con el Golden Shield—una vasta infraestructura de monitoreo y censura en línea que incluye el infame “Gran Firewall”—se convirtieron en las herramientas orwellianas de Beijing para convertir el país en un estado de vigilancia de alta tecnología.

Vigilancia

El sistema de cuadrículas es, de hecho, una forma que tiene el régimen chino de seguir las actividades de los residentes y asegurarse de que no disientan contra el Partido.

En un documento filtrado con fecha 15 de mayo de 2016, el gobierno municipal de la ciudad de Dalian, en el noreste de China, esbozó los pasos para la construcción de estos centros de gestión: deben ampliar su alcance “más profundamente entre las familias” y ser capaces de “vigilar activamente el orden social” y ayudar a los comités locales del Partido y los organismos gubernamentales.

Los administradores de la cuadrícula deben patrullar las principales calles, edificios y lugares públicos al menos dos veces al día. Deben estar siempre al tanto de las “opiniones públicas” y “descubrir a tiempo cualquier riesgo de seguridad y factores inestables en sus redes”, según el documento.

En otro documento filtrado de Dalian, el gobierno municipal dijo que se destinarían casi 500 millones de yuanes (unos 73 millones de dólares) para construir 32,000 nuevos “puestos de vigilancia de seguridad pública”.

The Epoch Times también obtuvo varios documentos gubernamentales filtrados que muestran la escala masiva de este sistema.

En la ciudad de Daqing, había un “centro de gestión integral” a nivel de ciudad, 10 centros a nivel de condado, 138 centros a nivel de municipio y 770 centros a nivel de pueblo. La ciudad tenía una población de 2.7 millones de habitantes a finales de 2019.

Los 770 centros de los pueblos estaban a cargo de 6,690 cuadrículas y tenían 7,404 administradores de cuadrículas, según el documento filtrado.

Otro documento filtrado mostró que Mudanjiang, una ciudad de unos 2.6 millones de habitantes a finales de 2019, estaba dividida en 4124 cuadrículas y tenía un total de 1027 centros a nivel de pueblo con 4282 administradores de cuadrículas.

Este año, el régimen chino se ha apoyado en estos centros y administradores de cuadrículas para monitorear a los ciudadanos y hacer cumplir las reglas de cuarentena. El 3 de febrero, el gobierno provincial de Guangdong, en el sur de China, dio una conferencia de prensa, diciendo que los “centros de gestión integral” locales eran vitales para detener la propagación del virus.

Persecución

Pero los centros y administradores tienen en secreto deberes que violan gravemente los derechos humanos.

Por ejemplo, en mayo de 2019, un centro de administración en Wuchang, un distrito de la ciudad de Wuhan en el centro de China, fue responsable de llevar a una practicante local de Falun Gong de nombre He Xiaoling a un centro de lavado de cerebro, según Minghui.org. 10 días antes, fue arrestada y detenida por la policía local por su fe.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una antigua práctica espiritual con ejercicios de meditación. La práctica fue enormemente popular en China en la década de 1990, pero los practicantes de la disciplina se convirtieron en blanco de una persecución a nivel nacional a partir de julio de 1999. Minghui.org es un sitio web con base en Estados Unidos que monitorea la persecución.

Más recientemente, a principios de septiembre, Minghui informó que un administrador de cuadrícula de apellido Yang acosó a un practicante de Falun Gong llamado Zhang Zhengyou en su casa del condado de Huili, en la provincia de Sichuan, en el sur de China.

Bitter Winter, una revista en línea que cubre la persecución religiosa en China, informó en enero de 2019 que las autoridades locales de Lhasa, capital de la región del Tíbet, amenazaban a los budistas tibetanos para que abandonaran su religión si querían seguir recibiendo los beneficios de subsistencia del gobierno.

Para asegurarse de que los ciudadanos cumplieran, Bitter Winter declaró que el gobierno de la ciudad nombró a administradores de cuadrícula para mantener a los tibetanos bajo vigilancia de 9 de la mañana a 9 de la noche, citando fuentes no identificadas.

Bitter Winter también publicó un informe en septiembre de 2019 basado en entrevistas con varios administradores anónimos. Un administrador de la provincia de Shandong, en China oriental, dijo que su trabajo incluía la vigilancia de disidentes, personas que habían sido liberadas recientemente de la prisión y minorías religiosas, entre ellas las que practicaban Falun Gong.

A los administradores de cuadrículas se les entregaron teléfonos inteligentes especiales emitidos por el gobierno para que informaran sobre lo que veían. En algunas zonas de la provincia de Fujian, en el sur de China, los administradores de cuadrículas fueron recompensados por informar sobre estos disidentes, según Bitter Winter. Se les daba 1000 yuanes (unos 140 dólares) por cada disidente religioso que fuera descubierto y detenido posteriormente.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

“Arrestados en casa” tras intentar reclamar justicia

TE RECOMENDAMOS