China confirma que detuvo a un empleado del Consulado Británico de Hong Kong

Por Frank Fang
21 de Agosto de 2019 Actualizado: 21 de Agosto de 2019

Se confirma que un empleado desaparecido del consulado británico en Hong Kong fue detenido durante un viaje de trabajo a la ciudad de Shenzhen, la ciudad de China continental que limita con Hong Kong.

En la noche del 21 de agosto, aproximadamente 50 hongkoneses se reunieron fuera del consulado británico para expresar su apoyo a Simon Cheng, ciudadano de Hong Kong y empleado del departamento de Scottish Development International del consulado británico, que había desaparecido desde principios de agosto.

Según la radio pública de Hong Kong RTHK, Tamsin Heath, el vicecónsul general británico, se reunió con los organizadores de la manifestación y fue citado diciendo que el gobierno británico está actualmente en contacto con la familia de Cheng.

Activistas con pancartas se reúnen afuera del edificio del Consulado General Británico en Hong Kong el 21 de agosto de 2019. (Anthony Wallace/AFP/Getty Images)

Desaparecido

La desaparición de Cheng fue reportada por primera vez por el medio de comunicación de Hong Kong, HK01, el 20 de agosto en base a un recuento de la novia de Cheng, una mujer taiwanesa identificada solo como Lee.

Según Lee, Cheng dejó su hogar en Jordania, un área en el distrito Yau Tsim Mong de Hong Kong, el 8 de agosto por la mañana para asistir a un evento comercial en la vecina ciudad china de Shenzhen. Alrededor del mediodía, ingresó a la ciudad a través de su puerto de Luohu.

Alrededor de las 10 p.m., Lee dijo que recibió un mensaje de texto de Cheng, diciendo que todavía viajaba en el Express Rail Link, un tren de alta velocidad que conecta Hong Kong con China continental. Después de eso, todo contacto con Cheng se perdió, según Lee.

Cheng no se presentó a trabajar al día siguiente. El consulado contactó con su familia, según Lee. HK01 informó que su periodista acompañó a Lee y a un miembro no identificado de la familia de Cheng para reunirse con Nicola Barrett, cónsul del consulado británico.

Posteriormente, la familia emitió una declaración el 21 de agosto, explicando que después de que el Departamento de Inmigración de Hong Kong se comunicó con la Oficina Económica y Comercial de Hong Kong en la provincia de Guangdong, la provincia donde se encuentra Shenzhen, informó a la familia de Cheng verbalmente que Cheng había sido “detenido administrativamente “, pero no proporcionó información sobre por qué, dónde o durante cuánto tiempo estuvo detenido.

Un póster que muestra un retrato del trabajador del consulado británico Simon Cheng, afuera del Consulado Británico en Hong Kong el 21 de agosto de 2019. (Chris McGrath/Getty Images)

“Hasta ahora, no hemos recibido ninguna Notificación de Detención Administrativa, que se supone que debe enviarse dentro de las 24 horas de la detención de una persona. Simplemente nunca hemos recibido ninguna documentación que confirme que Simon haya sido detenido formalmente por las autoridades”, se lee en el comunicado.

La familia agregó que había obtenido la confirmación de su abogado de que el caso de Cheng estaba siendo manejado por la Oficina de Seguridad Pública Municipal de Shenzhen. Sin embargo, el abogado no pudo verificar dónde se encontraba recluido, luego de comunicarse con tres centros de detención en el área de Shenzhen, estaciones de policía en Shenzhen y Guangzhou (otra ciudad cercana a Hong Kong) y la Oficina de Seguridad Pública del Ferrocarril de Guangzhou.

“Nos sentimos muy indefensos y estamos muy preocupados por Simon. Esperamos que Simon pueda regresar a Hong Kong lo antes posible”, declaró la familia.

China

Horas después, en una conferencia de prensa diaria el 21 de agosto, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, confirmó que Cheng estaba bajo detención administrativa de 15 días en Shenzhen bajo sospecha de violar la Ley de Castigo de la Administración de Seguridad Pública de China, que castiga a quienes “perturban el orden público” o “ponen en peligro la seguridad pública”.

En China, los individuos pueden ser retenidos en atención administrativa por hasta 15 días, sin juicio ni cargos penales.

Geng agregó que Cheng es ciudadano de Hong Kong y no ciudadano británico; por ello, su caso fue un “asunto interno”.

Geng no proporcionó ningún otro detalle y sugirió que las personas lleven sus preguntas a las autoridades chinas “relacionadas”.

Las llamadas de La Gran Época al departamento de seguridad pública de la provincia de Guangdong no fueron respondidas hasta el cierre de la publicación.

El 20 de agosto, un portavoz de la Oficina Británica de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth dijo que estaba “extremadamente preocupado” por los informes de los medios de comunicación sobre la desaparición de Cheng.

La ONG británica Hong Kong Watch, también en un comunicado el 20 de agosto, instó a China a “liberar de forma inmediata e incondicional a Simon Cheng y garantizar su acceso a asesoría legal, a representación diplomática y a su familia durante su detención”.

Personas colocaron pancartas afuera del Consulado Británico en Hong Kong en una manifestación para apoyar a Simon Cheng el 21 de agosto de 2019. (Guo Weili/La Gran Época)

En una página de Facebook creada en apoyo de Simon Cheng el 20 de agosto, muchos usuarios dejaron comentarios que hacen referencia a las protestas en curso en Hong Kong.

Un usuario llamado Man Shun Tam escribió: “¡Este caso demuestra muy claramente por qué las personas de HK se opusieron desde un principio a la introducción de la Ley de Extradición!”

Otra usuaria, Christina Lai, dijo: “Antes de que se apruebe el proyecto de ley de extradición, [el régimen chino] ya ha enviado a alguien a China”.

En Hong Kong, millones de personas han salido a las calles desde principios de junio en protesta contra un proyecto de ley de extradición que permitiría a cualquier país, incluida China continental, buscar la extradición de sospechosos criminales. Muchos expresaron temor de que ellos o cualquier persona en Hong Kong fueran vulnerables a ser extraditados y juzgados en China, donde no existe un estado de derecho.

Te puede interesar

Cómo el comunismo en China hace 20 años intenta eliminar a 100 millones de chinos

TE RECOMENDAMOS