China endurece las restricciones de viaje debido al virus del PCCh mientras se acerca el Año Nuevo Lunar

Por Nicole Hao
08 de Febrero de 2021
Actualizado: 08 de Febrero de 2021

A medida que se acerca el Año Nuevo chino, las autoridades chinas están endureciendo las restricciones en un intento por frenar la propagación del virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

En la ciudad nororiental de Changchun, las fuentes dijeron que las autoridades locales no informaron del brote.

El 4 de febrero, el secretario del Partido del Primer Hospital de la Universidad de Jilin en Changchun, Lü Guoyue, anunció a la gente que la instalación envió a 314 médicos para hacerse cargo del Hospital de Enfermedades Infecciosas de Changchun, un hospital designado para tratar el COVID-19 pacientes desde el 25 de enero.

Zhou Xiaohui, el columnista en la edición en chino de The Epoch Times y comentarista de asuntos de China, dijo que las fuentes en Changchun le dijeron que el personal del hospital de enfermedades infecciosas de Changchun tuvo que ser reemplazado porque tuvieron que ser puestos en cuarentena luego de varios diagnósticos positivos entre ellos por COVID-19.

La provincia de Jilin, donde Changchun es la capital, anunció nuevas infecciones el 7 de febrero, sin embargo, no ha anunciado ningún brote en grupo dentro del Hospital de Enfermedades Infecciosas de Changchun.

Control estricto

En los últimos días, los gobiernos de las ciudades chinas iniciaron más restricciones para disuadir a las personas de viajar durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar. Estos incluye a regiones que no anunciaron infecciones recientemente.

La provincia de Jiangxi no ha anunciado públicamente ninguna nueva infección durante meses. Sin embargo, el condado de Anyi en la capital provincial de Nanchang anunció repentinamente prohibiciones para viajar el 3 de febrero.

“Desde el 3 de febrero, todos los complejos residenciales, edificios independientes y pueblos deben ser controlados (…) Desde el 12 de febrero hasta el 26 de febrero, durante el período de Año Nuevo, ningún visitante puede ingresar a estos complejos residenciales y aldeas”, anunció el gobierno. “Todos los bares de internet y bares de karaoke deben estar cerrados a partir del 3 de febrero”.

El gobierno también prohibió que las farmacias vendieran medicamentos que se utilizan para tratar el resfriado o la fiebre.

“Cualquier residente que tenga fiebre debe visitar los hospitales del municipio, el hospital del pueblo del condado o el hospital de medicina china del condado”, anunció el gobierno. Esta es una medida para garantizar que las autoridades registren a todas las personas que posiblemente podrían estar presentando síntomas de COVID-19.

La ciudad de Hailun, en la provincia de Heilongjiang, anunció el 2 de febrero que a nadie se le permitiría salir de sus hogares, excepto aquellos que necesiten visitar el hospital para recibir tratamiento y aquellos que deban hacerse las pruebas por COVID-19.

El distrito de Beilin en la ciudad de Suihua, también en Heilongjiang, anunció el 3 de febrero que solo los vehículos de emergencia, el personal médico, la policía y el personal del gobierno que tienen un pase pueden circular por las carreteras. Otros serían detenidos y castigados. Pero la ciudad no especificó qué tipo de castigo.

Condiciones difíciles

Algunos ciudadanos se quejaron de que fueron obligados a permanecer encerrados sin previo aviso, sin darles tiempo para comprar artículos de primera necesidad.

El residente de la ciudad de Harbin, Wang Yue (seudónimo), dijo a The Epoch Times en edición en chino a través de una entrevista telefónica que lo llevaron a un centro de cuarentena porque un empleado de la gasolinera que visitó antes fue diagnosticado con COVID-19. Por lo tanto, las autoridades creen que estaba posiblemente infectado.

“Me enviaron al hotel Dadingzishan el 1 de febrero para ponerme en cuarentena”, explicó Wang. Inicialmente, las autoridades dijeron que podía irse el 4 de febrero. Sin embargo, le dijeron que el personal del gobierno debía acompañarlo de regreso a su casa.

“Llamé a la oficina de la comunidad varias veces y se negaron a recogerme y dijeron que estaban ocupados. Luego llamé al CDC, nadie contestó el teléfono”, continuó Wang. Dos días después, finalmente lo llevaron a casa.

Otra residente de Harbin dijo que planeaba ir de compras, pero de repente descubrió que la puerta de su apartamento estaba sellada por fuera el 3 de febrero. “No nos habían notificado en absoluto”, se quejó la residente.

Mientras tanto, Zhou Liang trabaja en Harbin pero su familia vive en Suihua.

Zhou dijo a The Epoch Times en chino que planeaba irse a casa el 22 de enero, y consultó con los funcionarios del gobierno de Suihua y Harbin y dijeron que podía irse a casa directamente si mostraba un resultado negativo en la prueba de ácido nucleico por COVID-19 tomada en las últimas 72 horas.

Sin embargo, Zhou fue llevado inmediatamente a un centro de cuarentena después de bajarse del tren en Suihua. Tras una cuarentena de 14 días, le dijeron a Zhou que tenía que ponerse en cuarentena en casa por otros 14 días.

El personal del gobierno selló su casa inmediatamente después de enviarlo a casa.

“Los cinco miembros de mi familia están encerrados en casa”, dijo Zhou. “¡No preparamos comida!”

Zhou dijo que un hombre que volvió a Suihua en el mismo tren que él tenía que estar en cuarentena durante 14 días antes de tomar el tren, y luego tenía que estar en cuarentena durante otros 28 días en Suihua.

“No hay ninguna política que mencione estas reglas de cuarentena. No puedo entender por qué nos hicieron esto”, dijo Zhou.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS