China ha creado más de 100,000 centros de “civilización” para inculcar propaganda del PCCh: Informe

Por Lorenzo Puertas
02 de Febrero de 2022 3:32 PM Actualizado: 02 de Febrero de 2022 3:32 PM

Para llegar a cada pueblo y barrio de China con su visión del socialismo, el líder del Partido Comunista, Xi Jinping, está construyendo una red masiva de centros de educación política y cultural en todo el país. Se han creado más de 100,000 de estos centros desde que se pusieron en marcha en 2018, según un informe publicado el 31 de enero por la organización sin ánimo de lucro Asia Society, con sede en Nueva York.

Llamados “Centros de Práctica de la Civilización de la Nueva Era”, estas instalaciones forman parte de un esfuerzo por llevar la ideología oficial de Xi —conocida como “Pensamiento Xi Jinping”— directamente a los ciudadanos chinos, según el informe, publicado en la revista ChinaFile de la Sociedad Asiática.

“Los centros están diseñados para ofrecer una combinación de servicios sociales y adoctrinamiento político, con el fin de acercar a los ciudadanos chinos al Partido”, afirma el informe.

Poco conocidos fuera de China, estos centros se están convirtiendo rápidamente en una parte importante del proyecto de propaganda interna del Partido Comunista Chino (PCCh), avanzando en sus objetivos de “propagandizar a las masas, educar a las masas, dirigir a las masas, servir a las masas”, añadía.

Los centros están ubicados tanto en zonas rurales como urbanas, implementando el plan del PCCh para lo que Xi Jinping ha llamado la “nueva era” de la historia china. “La agenda de los centros”, dice el informe de ChinaFIle, “incluye la formación de las personas en ‘nuevos’ ciudadanos con ‘nuevos’ hábitos, y la introducción de la doctrina conocida como ‘Pensamiento de Xi Jinping sobre el Socialismo con Características Chinas para la Nueva Era’ en los corazones y las mentes de las masas”.

Cada centro ofrece instrucción en una variedad de temas, desde la salud y la higiene, hasta la cocina y la planificación de fiestas. Otras actividades incluyen la organización de limpiezas de barrios, la entrega de alimentos a los pobres y el apoyo a los ancianos.

El adoctrinamiento político es también una parte importante de la agenda de los centros, que incluye presentaciones de películas patrióticas, conferencias sobre la teoría de Xi Jinping, clases de buena ciudadanía y debates sobre los logros del PCCh.

“Al entrelazar los servicios prácticos con la teoría del Partido”, afirma el informe, “el PCCh busca reafirmarse como fuente de bienestar y significado en la vida individual y colectiva”.

La “nueva era”

Los “Centros de Práctica de la Civilización de la Nueva Era” tienen sus raíces en un discurso pronunciado en 2013 por Xi en su calidad de secretario general del PCCh, durante el cual dijo que el desarrollo de China había entrado en una “nueva era”. Xi describió esta nueva era como el siguiente paso en la transformación de China de una nación agraria pobre a la potencia industrial del mundo.

Tras décadas de enriquecerse como la fábrica del mundo, Xi ha centrado su atención en los problemas internos de China, para abordar muchos de los problemas económicos y sociales causados por el rápido desarrollo del país. Una gran contradicción del comunismo chino, señalan los observadores, son los enormes desequilibrios de riqueza que existen ahora entre las ciudades costeras y el campo.

Eliminar esta desigualdad económica y construir lo que Xi llama “prosperidad común” son las nuevas prioridades del régimen chino. Esto supone un gran cambio con respecto al énfasis que el PCCh puso en el pasado en el rápido crecimiento económico basado en las exportaciones. Si bien el crecimiento económico de China ha sacado a cientos de millones de chinos de la pobreza extrema, también ha creado más millonarios y multimillonarios que en cualquier otro país de la Tierra fuera de Estados Unidos, en una nación donde 600 millones de personas viven con menos de 1000 yuanes (unos 157 dólares) al mes.

La creciente brecha de riqueza en China ha sido una gran vergüenza para el régimen, y una amenaza potencialmente seria para la legitimidad del PCCh.

“Desde 2017”, afirma el informe de ChinaFile, “la administración de Xi Jinping ha identificado la volátil mezcla de desigualdad socioeconómica y las crecientes expectativas de los ciudadanos como la actual ‘contradicción principal’ del país, un término utilizado en la teoría del Partido para etiquetar la causa raíz de los males de la sociedad que los líderes del país deben curar, o enfrentarse a ser derrocados”.

El régimen de Xi ya no solo se preocupa por el crecimiento económico, sino también por abordar las desigualdades que han surgido de ese crecimiento. Y los “Centros de Práctica de la Civilización de la Nueva Era” del PCCh están destinados a ser el centro de ese esfuerzo, tanto en la práctica como en la mente de los ciudadanos, a los que se les presentará un brazo del partido gobernante útil, generoso y centrado en lo local.

Inspiración maoísta

Según el informe, el funcionamiento de los centros depende en gran medida del trabajo de los voluntarios, procedentes principalmente de los miembros del PCCh: se espera que el 80% de los miembros del Partido Comunista dediquen su tiempo a las actividades de su centro local. También se anima a los ciudadanos locales a que ofrezcan su tiempo, y el gobierno se ha fijado como objetivo que el 13% de los residentes donen su tiempo.

Este tipo de voluntariado impuesto por el Estado es una parte importante del esfuerzo propagandístico, según el profesor Ming Hu de la Universidad de Nanjing, citado en el informe. “Los servicios voluntarios”, dijo, “absorben el interés de los ciudadanos por la participación pública… lo que contribuye a la estabilidad social y a la legitimidad del Estado”.

Desde los días de Mao Zedong, el primer líder del régimen, ha sido una tradición del PCCh presentar regularmente una nueva visión del futuro de China a largo plazo. Esta visión se comunica a los funcionarios del Partido y al público en general a través de eslóganes, publicaciones de propaganda y nuevos programas que intentan dar forma a un consenso nacional y hacer avanzar al país hacia los nuevos objetivos.

Para la redactora jefe de ChinaFile, Jessica Batke, autora del informe, los nuevos centros están muy en consonancia con esta tradición y recuerdan a las “unidades de trabajo” de la época de Mao, organizaciones que combinaban la propaganda comunista con el control del trabajo y los servicios sociales.

Las unidades de trabajo de Mao vinculaban a cada ciudadano directamente con el Partido Comunista nacional y hacían participar a cada trabajador en la aplicación de la política nacional del PCCh a nivel local.

“En muchos sentidos”, escribe Batke, “los Centros de Práctica de la Civilización de la Nueva Era parecen cualquier cosa menos nuevos. Continúan un esfuerzo de décadas para atender la salud espiritual de las masas… para inculcar un conjunto de valores socialistas compartidos”.

Si Xi puede crear su nueva China y construir un nuevo ciudadano chino de esta manera no se verá durante algún tiempo. “Los próximos años dirán”, afirma el informe en su conclusión, “si estos centros pueden o no asegurar el ‘progreso espiritual'” del pueblo cuando están controlados por “un Partido ateo preocupado sobre todo por su propia salvación”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.