China principal carcelero: encabeza la lista con el mayor número de periodistas detenidos

Por Jocelyn Neo
13 de Abril de 2020
Actualizado: 13 de Abril de 2020

A principios de año, cuando el brote del virus del PCCh estaba en su punto más alto en China, hubo varios informes de ciudadanos, periodistas chinos, que fueron detenidos por exponer la situación real de la pandemia en el epicentro de Wuhan.

Sin embargo, esa información no sería una sorpresa para quienes han estado siguiendo las noticias. De hecho, incluso antes de que el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), conocido comúnmente como el nuevo coronavirus, causara estragos a escala mundial, China había tomado como objetivo a los periodistas que no se autocensuraban mientras informaban.

En 2019, el régimen comunista chino era el principal carcelero de periodistas de Asia, seguido de Vietnam, también un país comunista. El primero detuvo a 48 periodistas y el segundo tenía a 12 personas tras las rejas, según el informe anual del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), con sede en Nueva York. En el mismo informe se señala que al menos 250 periodistas están encarcelados en todo el mundo.

Un oficial hace un gesto frente a una de las carreteras bloqueadas por la policía para restringir la salida de personas de Wuhan en la provincia central de Hubei de China el 25 de enero de 2020, durante el brote de virus mortal que comenzó en esa ciudad. (©Getty Images | Hector RETAMAL / AFP)

Detención y encarcelamiento a periodistas

Durante años, el régimen comunista ha sido conocido por restringir la libertad de expresión. China se clasificó en el puesto 177 de 180 países en la encuesta sobre la libertad de prensa de 2019 de Reporteros sin Fronteras.

Sophia Huang Xueqin, periodista independiente que trabajaba para varios medios de comunicación chinos y activista del movimiento #MeToo, fue detenida en octubre de 2019. Había escrito en su blog sobre su experiencia de participar en las protestas de Hong Kong. La joven de 32 años fue acusada de “buscar peleas y provocar problemas”, una acusación común utilizada contra aquellos que el régimen considera una amenaza, según el informe del CPJ.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


“(Beijing) teme que las protestas en Hong Kong puedan inspirar desafíos al gobierno en el continente, y cualquier expresión de ideas de libertad y democracia es una amenaza a su control del poder”, comentó Wang Yaqiu, un investigador de Vigilancia de los Derechos Humanos y amigo de Sophia Huang, en una declaración, informó CNN.

Sophia Huang, que tenía la intención de empezar a estudiar derecho en la Universidad de Hong Kong, fue liberada en enero de 2020, según los informes de los medios de comunicación; sin embargo, la policía siguió conservando su pasaporte, su teléfono móvil y su ordenador.

Un manifestante marcha con una pancarta durante un mitin contra una controvertida propuesta de ley de extradición en Hong Kong el 9 de junio de 2019. (©Getty Images | PHILIP FONG/AFP)

Después de que el régimen comunista comenzara a ampliar los campos de reeducación en la provincia de Xinjiang, donde se ha detenido a un gran número de uigures y a otros musulmanes, algunos periodistas también fueron encarcelados por el trabajo periodístico que habían realizado años atrás, según el informe del CPJ.

“De los cuatro afiliados a la editorial estatal Kashgar, que publicaba libros y periódicos sobre temas como la política y la evolución jurídica y demográfica, dos editores se habían jubilado al menos una década antes”, señaló el CPJ.

La policía antidisturbios china vigila la protesta de una mujer musulmana de etnia uigur en Urumqi, en el extremo occidental de la provincia de Xinjiang. (©Getty Images | PETER PARKS)

El régimen también ha arrestado a periodistas en el pasado por escribir para la edición china de The Epoch Times. Diez periodistas de “Epoch Times” fueron arrestados el 16 de diciembre de 2000 en la ciudad de Zhuhai, provincia de Guangdong, y algunos fueron sentenciados a 10 años de prisión.

The Epoch Times informó que uno de ellos, Huang Kui, posiblemente había recibido una sentencia de cinco años por estar cubriendo noticias internacionales, mientras que otros se centraron en asuntos de China, y en particular en la persecución del régimen comunista al grupo espiritual Falun Dafa. Desde entonces, Huang Kui ha escapado de China y ahora vive en los Estados Unidos.

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una antigua disciplina espiritual de mente y cuerpo basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. La práctica fue prohibida en julio de 1999 por el régimen chino después de que el número de personas que lo practicaban llegara a 70 millones —más que los miembros del PCCh—en un plazo de cinco años desde su presentación al público en China.

Práctica de grupo de practicantes de Falun Dafa en Guangzhou (China) antes del 20 de julio de 1999. (©The Epoch Times)

Según un informe del CPJ de 2014, otros dos periodistas independientes que contribuyeron a The Epoch Times también fueron arrestados y sentenciados.

Yang Tongyan, conocido por su seudónimo Yang Tianshui, fue condenado a 12 años de prisión en 2006 por cargos de “subversión a la autoridad del Estado”. Había contribuido a The Epoch Times y Boxun News, otro sitio web estadounidense.

Otro periodista, Qi Chonghuai, fue sentenciado a cuatro años en 2008 por cargos de “fraude y extorsión”. Qi y su colega, Ma Shiping, habían criticado a un funcionario local de la provincia de Shandong en un artículo publicado por The Epoch Times.

Severos controles a periodistas

Además de encarcelar a los periodistas que han criticado abiertamente el régimen autoritario, el PCCh también emitió un nuevo código de ética para los periodistas, que establece las normas que deben seguirse. El código se actualizó por última vez en 2009.

El nuevo código establece que los periodistas tienen que “servir al pueblo de todo corazón” y ser leales al “Partido, a la patria y al pueblo”, informó CNN.

Según el medio de comunicación, el código también exige que los periodistas tengan “la mentalidad correcta al cubrir cuestiones relacionadas con los asuntos internos”, “muestren una buena imagen” para las noticias destinadas al mundo y “construyan activamente un puente entre China y el mundo exterior”.

El código, que se dividió en siete secciones, también pedía a los reporteros que “interpretaran vívidamente el camino, la teoría, el sistema y la cultura de China, al contar historias de China, (el) Partido Comunista de China, el socialismo con características chinas y el pueblo chino para que el mundo comprenda mejor a China”, incluyendo “guiar las opiniones públicas en Internet” con las nuevas tecnologías.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


***

Descubra

Tribunal confirma que China continúa sustrayendo órganos por la fuerza

TE RECOMENDAMOS