China se apoya en Twitter y Facebook para contrarrestar las críticas internacionales sobre Xinjiang

Por Frank Fang
12 de Abril de 2021
Actualizado: 12 de Abril de 2021

El régimen comunista de China se ha vuelto más activo tanto en Twitter como en Facebook para difundir propaganda y desinformación con el fin de silenciar la condena internacional a su persecución contra los uigures y otras minorías en Xinjiang, según un informe reciente.

La campaña de desinformación es un esfuerzo conjunto entre funcionarios del Partido Comunista Chino (PCCh) los medios de comunicación estatales de China y actores en Internet favorables al PCCh, según un informe publicado por los investigadores de Australian Strategic Policy Institute (ASPI) el 30 de marzo.

El PCCh está cometiendo un genocidio contra los uigures de la región de Xinjiang, en el extremo occidental de China, sometiéndolos a esterilizaciones forzadas, abortos forzados, torturas, trabajos forzados y separación de los niños de sus familias. Además, el régimen comunista recluyó a más de un millón de uigures en campos de internamiento.

Beijing defendió estos campos como “centros de formación profesional”. El 31 de marzo, en una sesión informativa diaria, Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, se refirió a la acusación de genocidio como una “acusación [que] difama la política étnica de China y el desarrollo y progreso de Xinjiang”.

Mientras que los funcionarios del PCCh y los medios de comunicación estatales de China pueden difundir abiertamente sus mensajes en Facebook y Twitter, la comunidad civil china no tiene acceso a estas plataformas, ya que ambas están prohibidas por el régimen.

Facebook y Twitter

El informe encontró que los diplomáticos chinos y las cuentas de los medios de comunicación estatales mencionaron al mes Xinjiang unas 250 veces tanto en Facebook como en Twitter antes de 2019. Desde entonces, el número de menciones aumentó bruscamente en ambas plataformas, superando cada una de ellas las 750 menciones durante varios meses en 2020.

El informe analizó 272,875 publicaciones públicas en Facebook y 958,416 tuits en Twitter entre el 1 de enero de 2014 y el 1 de febrero de 2021. También examinó el contenido con hashtags relacionados con Xinjiang en TikTok, una popular plataforma para compartir vídeos que es propiedad de ByteDance, con sede en Beijing.

Beijing tuvo más éxito en Facebook que en Twitter. Según el informe, las cuentas de Facebook de los medios de comunicación estatales de China —incluida la rama internacional de CCTV, CGTN, el China Daily, el Global Times y el People’s Daily— estuvieron constantemente entre las 10 cuentas que más me gusta tuvieron en sus publicaciones que mencionan a Xinjiang entre 2018 y 2020.

Para el año 2020, las publicaciones de Facebook de CGTN que mencionan a Xinjiang tuvieron un total de más de 5.78 millones me gusta, un aumento de alrededor de 2.9 millones en 2019 y 414.067 en 2018, según el informe.

El People’s Daily mostró una tendencia similar. Según el informe, tuvo 183,040 me gusta en total para todas sus publicaciones en Facebook que mencionaran a Xinjiang en 2018. Pero la cifra aumentó a más de 1.68 millones en 2020.

En un esfuerzo por remodelar la narrativa internacional, Beijing está tratando de impulsar diferentes tipos de propaganda en Facebook y Twitter, incluyendo afirmaciones de que los medios y organizaciones occidentales no son independientes, acusando a las fuerzas antichinas de llevar a cabo una campaña de desprestigio y publicando historias sobre cómo los uigures “apoyaron” las políticas del PCCh en Xinjiang.

Por ejemplo, a mediados de marzo, Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, tuiteó un vídeo de Douyin que mostraba a los habitantes de Xinjiang disfrutando de una vida “pacífica”. Douyin es el nombre de la versión china de TikTok.

En TikTok, los autores del informe descubrieron que un vídeo con el título “Free Uyghur” y 2831 me gusta ocupaba el puesto 129 en la página de hashtags de Xinjiang en marzo. Mientras tanto, tres vídeos que mostraban los bellos paisajes de Xinjiang se situaron entre los 10 primeros, aunque con menos de 600 likes cada uno.

Medios de comunicación marginales

El informe de ASPI también revela que los medios de comunicación estatales chinos y los diplomáticos chinos estuvieron “aprovechando los medios de comunicación marginales”, mientras que los actores favorables al PCCh “amplificaban” las cuentas de las redes sociales chinas afiliadas al Estado. Uno de estos medios era el estadounidense The Grayzone.

Según el informe, los medios marginales son “fuentes de comunicación que pueden carecer de políticas editoriales y prácticas periodísticas claramente definidas, como la distinción entre noticias y opinión”.

The Grayzone, creado por un periodista estadounidense, se describe como “un sitio web de noticias independiente que produce periodismo de investigación original sobre política e imperialismo”.

El informe descubrió que The Grazyone fue citado en inglés al menos 253 veces por CGTN, Global Times y Xinhua, y 61 veces más en artículos del People’s Daily Online, entre diciembre de 2019 y febrero de 2021.

En marzo del año pasado, Hua Chunying acudió a Twitter para acusar a funcionarios estadounidenses no identificados de “desprestigiar a China” por lo que dijeron sobre Xinjiang, mientras tuiteaba un artículo de The Grayzone. Él añadió que sus comentarios eran “la mentira del siglo”.

El informe advierte que algunas organizaciones de medios de comunicación marginales “son vulnerables a la manipulación”.

“Esto incluye la manipulación por parte de los medios de comunicación estatales de los países autoritarios, que encuentran su contenido útil para crear la percepción de que existen valoraciones ‘independientes’ que favorecen sus intereses”.

YouTube

El informe de ASPI también descubrió que las autoridades de Xinjiang subcontrataron su campaña de desinformación a una empresa llamada Changyu Culture, que comenzó a subir vídeos a su canal de YouTube en septiembre de 2020. Se descubrió que la empresa estaba afiliada al Departamento de Trabajo del Frente Unido (UFWD) del PCCh.

El UFWD es una agencia ejecutiva del PCCh que está detrás de los esfuerzos de “Frente Unido” de Beijing para persuadir a las organizaciones o individuos a difundir la propaganda del partido tanto dentro como fuera de China. En octubre del año pasado, el Departamento de Estado estadounidense designó a la Asociación Nacional para la Unificación Pacífica de China, con sede en Washington y controlada por el UFWD, como misión extranjera por su “influencia maligna” en Estados Unidos.

Muchos de los vídeos de Changyu Culture en YouTube mostraban biografías positivas de uigures supuestamente asistiendo a los “centros de formación profesional” de Xinjiang, según el informe.

El informe descubrió que los medios de comunicación estatales chinos, China.org.cn y China Daily, habían compartido los vídeos de Changyu en sus sitios web y páginas de Facebook.

“El mensaje diplomático y de los medios de comunicación estatales del PCCh está vinculado al objetivo del partido de mejorar su llamado poder discursivo”, concluye el informe, con el fin tanto de “ganar tracción con las audiencias en Occidente, como de distraer y distorsionar las investigaciones de los abusos de los derechos humanos en Xinjiang por parte de la sociedad civil internacional”.

El poder del discurso es un concepto según el cual un país puede aumentar su influencia geopolítica expresando sus conceptos e ideas y, en última instancia, teniendo el poder de dictar las normas y los sistemas que forman la base del orden mundial.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS