China usa como “arma” los datos personales de los estadounidenses, dice experto

Por Rita Li y David Zhang
12 de Enero de 2022
Actualizado: 12 de Enero de 2022

Un experto en inteligencia cibernética dijo que China “está utilizando como arma la información personal [de los estadounidenses]” a través de datos robados e inteligencia artificial (IA) y pidió a Estados Unidos que tome medidas recíprocas contra el régimen chino.

“Vemos una China que no le está diciendo al mundo que está debilitada [económicamente]”, dijo Bob Gourley, pionero de la inteligencia cibernética y exdirector de tecnología de la Agencia de Inteligencia de Defensa. “Va a generar mucho estrés y presión en ellos [tener que] buscar nuevas fuentes de ingresos”.

“Estas nuevas fuentes de ingresos son cosas que incluyen la explotación de la propiedad intelectual, más ransomware, más robos electrónicos directos”, le dijo a NTD a principios de este mes. “Veo que el futuro cercano tendrá muchos de los peligros de la vigilancia china”, dijo.

Esa vigilancia se utiliza en la IA que ayuda a coordinar y correlacionar los datos de los usuarios, y puede utilizarse para analizar y atribuir cosas a un individuo, según Gourley.

“Esta es una amenaza real cuando un estado de vigilancia como China enfoca [su] poder de cómputo en esto”.

Gourley dijo que los estados de vigilancia de alta tecnología pueden aprovecharse de los datos de las redes sociales del mundo, y calificó estas acciones como una “nueva amenaza” para el mundo actual. A través de los datos que la gente comparte públicamente, la IA puede elaborar un perfil de lo que cualquier persona ha estado haciendo, dónde está y con quién se relaciona.

Aunque el régimen comunista en China ha cortado el acceso a Facebook, Twitter, Google y YouTube a sus propios ciudadanos, sus funcionarios, los medios estatales y los piratas informáticos pueden usarlos abiertamente y se han vuelto más activos tanto en Twitter como en Facebook, según un informe de un grupo de expertos publicado el año pasado.

Facebook reveló en marzo de 2021 que había impedido que los piratas informáticos chinos usaran la plataforma de redes sociales para rastrear a los activistas uigures que viven en el extranjero, incluidos periodistas y disidentes que viven en Estados Unidos, Australia, Canadá, Siria, Turquía y Kazajstán.

Algunos comprometieron los dispositivos de los usuarios y otros crearon cuentas falsas de Facebook para hacerse amigo de un objetivo y engañarlo para que hiciera clic en un enlace malicioso que pudiera comprometer su dispositivo.

Un hombre de seguridad pasa frente a un stand de Google en la primera Exposición Internacional de Importaciones de China, en Shanghái, China, el 5 de noviembre de 2018. (Johannes Eisele/AFP/Getty Images)

“Si esto nos hace tímidos y temerosos de hablar, nos perjudica”, dijo Gourley. “Proteger nuestra libertad de expresión requiere mitigar esta amenaza de vigilancia global de China”.

Dijo que Estados Unidos debería tratar la información privada como si fuera un arma contra la vigilancia global de China sobre las personas.

“Porque se están armando con nuestra información personal”, dijo.

Iniciativa de la Franja y la Ruta Digital

Si bien China recopila información pública en las redes sociales, también obtiene acceso a datos privados al proporcionar TI y potencia informática a los países receptores, según Gourley.

“[Los países] tienen que pagar por ello, firman contratos a largo plazo”, dijo Gourley. “Pero cuando eso se implementa, rara vez entienden el hecho de que China ahora tiene acceso a sus datos”.

Hace una comparación con la Iniciativa de La Franja y la Ruta de China (BRI), un plan de infraestructura global respaldado por el estado chino que, según los críticos, tenía como objetivo aumentar el poder geopolítico del país en el extranjero en nombre de la cooperación económica.

El experto en inteligencia describió tales inversiones y asociaciones como una “versión digital” menos conocida del BRI, para obtener datos extranjeros.

“Esta iniciativa digital de la Franja y la Ruta está alimentando el estado de vigilancia con datos, y esos datos, por supuesto, son el combustible para la inteligencia artificial, que es una solución clave para sus necesidades de vigilancia”, dijo.

Los datos robados pueden potenciar la IA del régimen tanto con fines lucrativos como militares.

A principios del año pasado, el Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad (NCSC) dijo que Beijing ha utilizado inversiones en compañías estadounidenses de biotecnología y asociaciones con hospitales y universidades para obtener acceso a datos genéticos y de atención médica de EE.UU.

Esto se produce en un momento en el que el gigante chino de la genética BGI Group ha sido objeto de escrutinio por sus agresivos esfuerzos para impulsar sus kits de pruebas para COVID-19 y apoyar a los laboratorios de todo el mundo, lo que ha suscitado preocupaciones sobre la seguridad de los datos.

Según el NCSC, grandes cantidades de información genómica pueden impulsar los avances en el vanguardista campo de la medicina de precisión, lo que permitiría a China superar a Estados Unidos y convertirse en líder mundial de la biotecnología. Estos datos también pueden ser utilizados como arma para seleccionar individuos en el país para operaciones de inteligencia y militares.

Cámaras de seguridad en la plaza de Tiananmen antes de la tercera sesión plenaria de la primera sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional (APN), en el Gran Salón del Pueblo, el 11 de marzo de 2018, en Beijing, China. (Etienne Oliveau/Getty Images)

El plan quinquenal más nuevo de China que cubre el período hasta finales de 2025 menciona la “investigación genética y biotecnológica” como un área clave esencial para la seguridad y el desarrollo nacional.

“Todo eso requiere una base de talento técnico sofisticado”, dijo Gourley. “Esa misma base de talento técnico sofisticado se está aplicando hoy a la vigilancia, todo lo cual está relacionado bajo el control del Partido Comunista Chino”.

“Y creo que realmente eso se volverá verdaderamente peligroso dentro de los próximos dos o tres años”, agregó.

Instó al gobierno de EE.UU. a comenzar a pensar en esa asimetría y cortar el acceso de Beijing a servidores extranjeros.

“Si hay reglas en China sobre el acceso abierto de nuestros sistemas, ¿no deberíamos implementar las mismas reglas aquí? Creo que es una pregunta muy justa”.

La semana pasada, el organismo de control del ciberespacio de Beijing dijo que, a partir del 15 de febrero, las empresas de plataformas chinas que tienen los datos personales de más de un millón de usuarios pasarán por una revisión de seguridad cibernética antes de cotizar acciones en el extranjero.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS