China: Sospechas de sustracción forzada de órganos incluyen una larga lista de adolescentes desaparecidos

Cada vez es más frecuente encontrar los cuerpos de los desaparecidos sin sus órganos

Por Shawn Lin y Lynn Xu
12 de Febrero de 2024 6:36 PM Actualizado: 12 de Febrero de 2024 6:45 PM

Miles de jóvenes desaparecen cada año en China. La lista de desapariciones ha alimentado las sospechas de que niños y adolescentes alimentan el próspero negocio chino de los trasplantes de órganos.

Se carece de cifras exactas, pero en 2013 se estimó que 200,000 niños y adolescentes desaparecían en China cada año. Según una lista reciente que circula por las redes sociales, entre el 20 y el 28 de enero desaparecieron al menos diez personas, con edades comprendidas entre los 10 y los 35 años. La mitad eran adolescentes.

El repunte de las desapariciones se ve acentuado por una lista de noviembre de 2022, en la que se detallaban un total de 21 desapariciones en cuatro meses. Los desaparecidos tenían edades comprendidas entre los 8 y los 17 años.

Los padres, preocupados, esperan que sus hijos regresen sanos y salvos, pero temen lo peor, que el cuerpo de sus seres queridos aparezca sin órganos, algo cada vez más frecuente.

Encuentran el cadáver de un adolescente sin riñones

El 3 de enero, un posteo de Weibo describía el caso de Xie Changyang, de 15 años, desaparecido el 2 de junio de 2022. Su cuerpo mutilado fue hallado en un río meses después. El post incluía un enlace a un vídeo realizado por el padre del chico, en el que pedía justicia en el misterioso caso.

El mensaje fue rápidamente censurado, pero no antes de que llegara a las redes sociales internacionales.

Huang He, uno de los familiares de Xie, utilizó un seudónimo por temor a represalias y declaró a The Epoch Times que el joven de 15 años había estudiado artes marciales durante seis años y era muy fuerte.

Según Huang, Xie estudiaba en una escuela de formación profesional y técnica cerca de su casa, en Xi’an, provincia noroccidental china de Shaanxi. El 1 de junio de 2022, la escuela se trasladó a un remoto suburbio a unos 12 kilómetros de distancia.

Un día después, Xie desapareció.

Huang recordó que la escuela solía estar bajo una estricta dirección, y los alumnos solo podían ir a casa con permiso. Sin embargo, el 2 de junio, los alumnos fueron informados de que podían irse a casa después de clase, ya que al día siguiente era festivo, el Festival del Bote del Dragón.

Extrañamente, la escuela no informó a los padres de antemano, dijo Huang.

La madre de Xie trabaja en un restaurante y termina a las 10 de la noche. Su padre, camionero, no llegaría a casa hasta medianoche. Como ninguno de los dos podía llevar a Xie del colegio a casa, le dijo a su madre que volvería en autobús. Ese fue el último contacto que sus padres tuvieron con él.

The Epoch Times no pudo ponerse en contacto con la escuela para obtener comentarios.

Los padres de Xie denunciaron la desaparición de su hijo al día siguiente, según Huang. Veinte días después, la policía dijo que no había encontrado nada. Después se negaron a seguir investigando. Finalmente, más de seis meses después, accedieron a investigar tras las reiteradas peticiones de la familia de Xie.

En mayo de 2023, la policía comunicó al padre de Xie que una prueba de ADN había identificado como su hijo un cadáver mutilado hallado en un río de la zona varios meses antes.

Sorprendentemente, cuando el padre de Xie vio el cadáver, le faltaban la cabeza, el cuello y las extremidades. Además, según el informe de la autopsia publicado en las redes sociales, le faltaban los dos riñones.

Según el informe, la cabeza, el cuello y las extremidades del fallecido “se desprendieron de forma natural por la fuerza de la gravedad tras la descomposición”. La policía dijo que descartaba la posibilidad de una muerte violenta.

Sin embargo, Huang sigue sin estar convencido. Sospecha que la policía está encubriendo la verdadera causa de la muerte. “El cuerpo llevaba tanto tiempo en el agua; ¿lo tiraron, lo empujaron o se cayó él solo?”.

“Es un ser humano, no un animal; al menos dejen que el niño tenga el cuerpo entero”, dijo Huang.

Su raro grupo sanguíneo le convirtió en objetivo

La noche del 14 de octubre de 2022, Hu Xinyu, de 15 años, desapareció de su internado en la provincia china de Jiangxi. La policía local y miles de voluntarios lo buscaron infructuosamente.

Fotos de Hu Xinyu, incluida una imagen captada por una cámara de seguridad de la escuela poco antes de que el adolescente desapareciera. (Foto Wiki)

Improbablemente, al cabo de tres meses, la policía local anunció que Hu se había suicidado ahorcándose con los cordones de los zapatos, a sólo unos cientos de metros de la escuela.

El caso de Hu sigue suscitando una gran atención a medida que salen a la luz nuevos datos.

En un artículo publicado el 29 de enero en The Epoch Times, el comentarista Zhou Xiaohui citó a funcionarios del Partido Comunista Chino (PCCh), quienes afirmaron que fuentes del sistema de seguridad pública de Jiangxi confirmaron que Hu fue efectivamente sometido a extracción de órganos, y que “esto no es un secreto dentro del gobierno de Jiangxi”.

La escuela del adolescente, la policía de Jiangxi y los medios de comunicación fueron cómplices, alegó el Sr. Zhou.

Basándose en diversas fuentes, entre ellas la familia de Hu y su diario, Zhou detalló la cronología probable del trágico caso, empezando por un reconocimiento médico escolar que reveló que el adolescente tenía un grupo sanguíneo poco común. Posteriormente, parece que fue elegido como fuente de órganos para una persona poderosa que necesitaba un trasplante. Lo más probable es que su colegio fuera cómplice del acuerdo, según Zhou, quien señaló que Hu fue admitido en el colegio privado a pesar de no aprobar el examen de ingreso.

Se dice que el precio de los órganos de Hu ascendió a la astronómica cifra de 100 millones de yuanes (14 millones de dólares).

Elogios a los donantes con muerte cerebral

Coincidentemente, en enero se produjo una oleada de publicidad en los medios de comunicación chinos controlados por el Estado sobre los donantes de órganos con muerte cerebral.

El 21 de enero, el Guangzhou Daily informó de que una niña de 3 años había sufrido un accidente de coche la víspera de su tercer cumpleaños. La niña, Xixi, sufrió graves lesiones en la cabeza y fue declarada en muerte cerebral, informaba el periódico, que señalaba que su madre donó el hígado, los riñones y las córneas de Xixi.

El mismo día, Huasheng Online, del Hunan Daily, informó sobre Chen Haidong, de 48 años, cuya familia “decidió donar sus órganos después de que una repentina hemorragia cerebral le provocara la muerte cerebral”.

El 11 de enero, el Qilu Evening News publicó en Weibo que Ding Shaotong, estudiante universitario de 20 años, se había caído mientras montaba en bicicleta, lo que le había provocado graves lesiones y un diagnóstico de muerte cerebral. El reportaje elogiaba a los padres de Ding, que “ayudaron a su hijo a donar” su corazón, pulmones, hígado, riñones y córneas, dando una nueva vida a siete receptores.

El 10 de enero, el mismo medio informaba que Xiaojun, un chico de 16 años de la provincia de Jiangsu, había sufrido un accidente de coche y se le había declarado muerte cerebral. “Sus padres donaron sus pulmones, hígado, riñones y córneas a seis pacientes.

El 5 de enero, los medios de comunicación chinos informaron de que los padres de un joven de 22 años residente en Hubei habían donado “todos los órganos y tejidos sólidos que pueden utilizarse: corazón, pulmones, riñones, hígado, páncreas y córneas”, así como el hígado de su hijo, tras ser declarado en muerte cerebral.

Los internautas chinos cuestionaron el gran número de muertes cerebrales de las que informan los medios de comunicación chinos y pusieron en duda que los accidentes que provocaron la muerte cerebral fueran auténticos. “¿Puede una caída provocar también muerte cerebral?”, preguntaba uno en las redes sociales.

Pacientes con muerte cerebral y sustracción forzada de órganos

Un gran número de hospitales de China continental han sido acusados de sustracción forzada de órganos de presos de conciencia, grupos perseguidos como los seguidores de Falun Gong y otras personas desaparecidas.

El 2 de enero, Chen Jingyu, especialista en trasplantes de pulmón y vicepresidente del Hospital Popular de Wuxi, declaró en Weibo que en 2023 había realizado 370 trasplantes de pulmón. En otras palabras, si hubiera trabajado todos los días, habría realizado más de un trasplante al día. El doctor Chen se jactó anteriormente de que los órganos donados por pacientes con muerte cerebral eran la “única fuente de órganos” del hospital.”

La muerte cerebral se define generalmente como el cese irreversible de todas las funciones del cerebro. Los pacientes con muerte cerebral son de vital importancia para la industria de los trasplantes de órganos.

“Desde el punto de vista del trasplante de órganos, los pacientes con muerte cerebral son cuerpos vivos”, dijo Wang Zhiyuan, jefe de la Organización Mundial para Investigar la Persecución de Falun Gong, explicando que los pacientes con muerte cerebral dependen de un ventilador para mantener la respiración y los latidos del corazón durante cierto tiempo tras la pérdida de la función cerebral y el cese de la respiración espontánea.

Tras la muerte cardiaca, los órganos dejan rápidamente de ser aptos para el trasplante por falta de circulación sanguínea. Aunque los pacientes con muerte cerebral están legalmente muertos, la función cardíaca y pulmonar continúa con la ayuda de máquinas, manteniendo los órganos frescos hasta el momento en que se extraen del cuerpo del paciente.

En 1968, un informe de la Facultad de Medicina de Harvard definió la muerte cerebral como un “nuevo criterio de muerte”. Según el informe, los criterios obsoletos para determinar la muerte limitaban el suministro de órganos disponibles para trasplantes. La nueva definición -cada vez más controvertida- abrió toda una nueva fuente de órganos para trasplantes.

Wang declaró a The Epoch Times que “el PCCh ha creado todo un sistema de ‘recolección de vivos’ para matar a personas, que se ha convertido en una cadena de industria negra, no solo para renovar la vida de altos funcionarios del PCCh, sino también para vender órganos a otros países”.

“El PCCh no puede detener este sistema por sí mismo debido a los enormes beneficios que conlleva. Además, su codicia no hace más que aumentar, y los objetivos de la extracción de órganos vivos se están extendiendo ahora al público en general.”

“Cualquiera en la China continental podría ser la próxima víctima del crimen del PCCh de la extracción de órganos vivos”, dijo Wang.

Xin Ning contribuyó a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.