Chofer de un camión recorre 4.500 kilómetros para adoptar a un pitbull y evitar que sea sacrificado

Por Louise Bevan
17 de Agosto de 2019 Actualizado: 18 de Agosto de 2019

¿Hasta dónde llegarías para evitar una tragedia? Para el georgiano Mario Rodríguez, terminó siendo una enorme cantidad de 4.506 km.

Después de que Mario perdió a su amado pitbull, King, su esposa, Sabrina, notó una súplica de ayuda del otro lado del país que tocó su corazón. El Animal Care Centers of NYC estaba pidiendo un hogar para un perro llamado Hickory, un alegre pitbull de 2 años de edad que se parecía extrañamente al perro que la familia Rodriguez había perdido. Pero el refugio estaba a punto de estallar y Hickory iba a ser sacrificado.

“Todos en nuestra familia crecieron con la raza”, dijo Mario a The Dodo. “Son unas criaturitas de amor”, agregó. Mario, un camionero, fue inmediatamente atrapado por la historia de Hickory, pero sabía que estaría manejando a contrarreloj; Hickory estaba al otro lado del país en Nueva York. “Le dije a mi esposa: ‘Necesito ir a buscarlo'”, dijo. “Estoy en una misión para rescatar a este perro”, señaló.

El camionero con visión hacia el futuro solicitó un trabajo en el área del estado de Nueva York, y su empleador se vio obligado a hacerlo. Mario llamó al refugio para pedirles que lo retengan a Hickory; estaba en camino, y el perro tenía un hogar si solo podían aguantar unos días. “Estaba empujando a través del tráfico y llamando al refugio todos los días”, admitió Mario, aterrorizado de que no llegara lo suficientemente rápido. “¡Aún está aquí, Mario, aún está aquí!”, respondió el equipo del refugio.

(Foto cortesía de Welcome to Hickory’s world/Página web | InstagramFacebook)

El viaje terminó llevando al conductor estoico seis días y seis noches enteras. Mario llegó al refugio del ACC de Brooklyn con el peso de la expectativa de una semana sobre sus hombros, pero no se sintió decepcionado. “Estacioné mi camión y entré corriendo”, recordó, explicando cómo el entusiasmado personal del refugio lo llevó a las perreras para conocer a su nuevo amigo. “Tan pronto como Hickory me vio, literalmente casi saltó por la puerta de la perrera”, dijo Mario. “Dije, ‘¡Eso es, amigo! ¡Nos vamos a casa!'”, agregó.

“Parecía que me estaba esperando […] Tuvimos una conexión instantánea”, señaló.

(Foto cortesía de Welcome to Hickory’s world/Página web | InstagramFacebook)

Después de que el papeleo de la adopción fue completado y la fianza se hizo oficial, la pareja comenzó su épico viaje de regreso a Georgia. Pero esta vez, iban a divertirse. Hickory subió al camión, aparentemente ansioso por conocer a su nueva familia. Cuando llegaron a casa, Hickory conoció a sus “hermanos pitbull”, Cooper y Angel; los tres se enamoraron inmediatamente, jugando en el patio como niños emocionados. “Fue un espectáculo para ver”, dijo Mario.

(Foto cortesía de Welcome to Hickory’s world/Página web | InstagramFacebook)

Hickory incluso jugó suavemente con el miembro más joven de la familia, el nieto de Mario. Pero para Hickory, el vínculo que más significó fue con el hombre que condujo 4.506 km para rescatarlo. Como tal, a la familia se le ocurrió una gran idea; ¡Hickory sería el compañero de viaje permanente de Mario!

(Foto cortesía de Welcome to Hickory’s world/Página web | InstagramFacebook)

¿Cómo trata la vida en la carretera a la pareja aventurera?

Francamente, les encanta. “Está viendo tantas cosas que nunca antes había experimentado”, dijo Mario sobre la nueva vida de Hickory, que está documentada con cariño en la página de Facebook del perro para que todos la disfruten. “Hemos parado en lugares todo el tiempo, como el parque o las granjas del oeste donde ha conocido algunos caballos”, agregó. Mario incluso está ahorrando un centavo por cada kilómetro que conducen; el dinero se está destinando a los gastos de adopción de otros perros en riesgo como Hickory.

(Foto cortesía de Welcome to Hickory’s world/Página web | InstagramFacebook)

Después de algunos años más de vida en la carretera, Mario sueña con comenzar su propio rescate de pitbull después de retirarse. “Hickory valía cada una de esos kilómetros”, dijo.

Un osito quería pasarla bien con estos chicos

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS