CIDH reconoce violaciones masivas y graves de DDHH del régimen de Cuba contra su pueblo

Por Jesús de León – La Gran Época
20 de Junio de 2019 Actualizado: 20 de Junio de 2019

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó un nuevo informe sobre Cuba, en el que denunció la existencia de violaciones masivas, graves y sistemáticas de los derechos humanos del pueblo cubano por parte del régimen.

CIDH, al presentar el informe aseguró este martes en Miami, que ni la llegada al poder del nuevo presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ni la nueva Constitución han favorecido la democracia ni el respeto a los derechos humanos en la isla.

Tras presentar el informe de 2018 ante un público cubano, Antonia Urrejola, relatora de Cuba en la CIDH, dijo a Efe que “persisten” las mismas demandas que este organismo de la Organización de Estados Americanos (OEA) ha hecho durante décadas.

En el informe de este año, la CIDH al evaluar la situación de derechos humanos en Cuba decidió incorporar al país en el capítulo IV B de su informe, que se refiere a una “violación grave de los elementos fundamentales y las instituciones de la democracia representativa, previstos en la Carta Democrática Interamericana”.

Una mujer de la organización de derechos humanos Damas de Blanco es arrestada durante una marcha el 20 de marzo de 2016 en La Habana, en vísperas de la visita del expresidente estadounidense Barack Obama, donde los opositores al régimen le pidieron que promoviera el “cese de la represión y el uso de la violencia física contra todos los activistas políticos y de derechos humanos”. Foto de ADALBERTO ROQUE/AFP/Getty Images.

Asimismo, la CIDH describió la situación actual en Cuba como de “violaciones masivas, graves y sistemáticas de los derechos humanos garantizados en la Declaración Americana, la Convención Americana, o los demás instrumentos de derechos humanos aplicables”.

También resaltó el ejercicio abusivo del poder por parte del régimen que socava o contraría el Estado de Derecho expresado por ejemplo en la infracción sistemática de la independencia del Poder Judicial o en la falta de subordinación de las instituciones del Estado a la autoridad civil legalmente constituida.

En ese sentido, el embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo presente en el evento, manifestó que “Cuba es el violador más grande de derechos humanos en el hemisferio. No solo de los cubanos, (sino de) los nicaragüenses y los venezolanos”.

Urrejola explicó que el informe tuvo en cuenta los procesos de elección de Díaz-Canel, que asumió en abril de 2018 en reemplazo de Raúl Castro, y de la nueva Constitución, promulgada el pasado abril.

Enfatizó que “las voces contrarias al gobierno terminan siendo suprimidas ante la existencia de un partido único”.

La CIDH determinó que perdura la prohibición de asociarse con fines políticos y las arbitrarias restricciones a la libertad de expresión, entre otras limitaciones a los derechos fundamentales.

El Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro (C), Nicolás Maduro (izq) y el presidente cubano Miguel Díaz-Canel, durante la XVI Cumbre del ALBA-TCP, en el Palacio de Convenciones en La Habana, el 14 de diciembre de 2018. (YAMIL LAGE/AFP/Getty Images)

De igual forma, el organismo dijo que “persiste la persecución selectiva y deliberada contra periodistas (…) que difunden información y opiniones sobre temas de interés público que el Estado considera contrarias a su discurso” y “advierte con preocupación una intensificación de los procesos de criminalización” contra activistas.

Según Urrejola, “el proceso de socialización y debate en torno al proyecto de Constitución, adoleció de serias falencias” y de herramientas democráticas, como un “debate pluralista”.

Memorial Cubano para rendir tributo a las víctimas y mártires del régimen tiránico castro-comunista en Cuba. Crédito de memorialcubano.org

Urrejola precisó que aunque es “un avance de la letra escrita”, la nueva Constitución carece por ejemplo de “una independencia del poder judicial” que garantice que se hagan efectivos los derechos que reconoce.

Tribunal que juzgue crímenes del castrismo  

Previo a la presentación del informe, la comisión Justicia Cuba anunció también en Miami que solicitó a la CIDH que “respalde la creación de un tribunal que juzgue los delitos de lesa humanidad que ha cometido el castrismo”.

El jurista mexicano René Bolio, que preside esa comisión internacional, dijo a Efe que se trata de una corte que “juzgue y condene a los criminales que hoy están en Cuba, que han cometido estos delitos no solo en Cuba sino en Nicaragua y Venezuela” y que la comisión ha documentado desde su creación hace dos años.

“Vamos a analizar lo que esta iniciativa puede significar en la protección de los derechos humanos”, dijo a Efe Esmeralda Arosemena, presidente de la CIDH.

Al respecto, Urrejola agregó que la Comisión va a analizar la petición, aunque considera que los tribunales apropiados para estos casos son la Corte Penal Internacional y el Estatuto de Roma.

Aclaró que la CIDH determina violaciones de derechos humanos de estados, no de personas, y que en este caso podría por ejemplo llamar a Cuba a ratificar el Estatuto de Roma, pues no lo ha hecho.

Por su parte, Bolio señaló que han documentado infinidad de casos, pero que hay al menos cinco de ellos con todas las pruebas que evidencian la “violación sistemática de derechos humanos por la dictadura castrista con el único objeto de permanecer en el poder”.

El jurista además adelantó que el Congreso de Chile va a someter a votación por estos días la creación del tribunal que juzgue los crímenes del castrismo y que espera el apoyo de la CIDH.

Sin embargo, Urrejola señaló que desconoce el proceso que avanza en Chile.

Por otro lado, Bolio lamentó que este informe de la CIDH “no ha tenido retroalimentación del régimen, que no ha querido ni siquiera defenderse como lo suelen hacer con mentiras”.

“La violación de los derechos humanos en Cuba viene por los castristas incluso antes de tomar el poder, más de sesenta años, que van desde los fusilamientos arbitrarios, los juicios sumarios, hasta las deportaciones, las cárceles, las torturas y todo lo clasificado como delitos de lesa humanidad”, dijo.

Dictadura del partido comunista

En el informe, CIDH observó que durante 2018 hubo dos acontecimientos relevantes en el contexto sociopolítico de Cuba, “el cambio de gobierno y el inicio del proceso de reforma constitucional”.

El 19 de abril de 2018, Raúl Castro Ruz fue relevado por Miguel Díaz-Canel de la Presidencia del Consejo de Estado y de ministros de la República de Cuba.

Sin embargo, Raúl Castro mantuvo la dirección del Partido Comunista, y como expresó el presidente electo: “ (Raúl) encabezará las decisiones de mayor trascendencia para el presente y el futuro de la nación”, por lo que no se prevén cambios significativos en la conducción del país, según el informe de CIDH.

En opinión de la Secretaría General de la OEA, la elección del presidente Díaz-Canel es una “transición ilegítima”, catalogando de “dictadura” a su sistema de gobierno.

Tanto en el cambio de gobierno como en el inicio del proceso de reforma constitucional existieron hechos que constituyeron un serio obstáculo en el goce de los derechos participativos de las personas que se encuentran bajo la jurisdicción del Estado cubano, tales como restricciones arbitrarias al derecho de reunión, la presencia de un único partido (Partido comunista), la prohibición de asociarse con fines políticos, y la negativa a incorporar propuestas provenientes de grupos disidentes al régimen, entre otras acciones.

Se añaden las persistentes restricciones a los derechos políticos, de reunión y asociación, y a la libertad de expresión y de difusión del pensamiento.

“Las vulneraciones masivas a los derechos a la libertad, a la seguridad e integridad de la persona, a la protección contra la detención arbitraria, a la inviolabilidad del domicilio y circulación de la correspondencia, a la residencia y tránsito, a las garantías judiciales mínimas y a la protección judicial, continúan limitando de manera sistemática los derechos humanos de los habitantes en Cuba”.

Ello se hace más evidente en el caso de los defensores de derechos humanos, líderes sociales y políticos, y periodistas independientes, así como afrodescendientes, mujeres, entre otros grupos históricamente vulnerables, dice el informe.

El 18 de enero de 2019, la Comisión envió al régimen de Cuba una copia del borrador preliminar de este informe con plazo de un mes para recibir sus observaciones. El régimen no presentó sus observaciones. La CIDH aprobó el presente informe el 14 de marzo de 2019.

Kimberly Breier, actual subsecretaria de Estado para Asuntos del hemisferio occidental, manifestó en Twitter su apoyo y conformidad con el informe.

“El informe anual de CIDH reconoce violaciones masivas graves y generalizadas de los derechos humanos que el gobierno de Cuba comete contra su pueblo. Estados Unidos apoya el trabajo incansable de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para exponer la tiranía del régimen”, dijo.

*****************************

A continuación:

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS